Centro Bucodental / Artículos Relacionados

Azúcar, no es la mala del cuento

Más allá de su injusta fama como responsable de numerosos problemas de cariessobrepeso o diabetes, el azúcar posee cualidades que benefician la salud, siempre que su consumo sea moderado. Así que antes de renunciar a ella, conoce 10 secretos de esta delicia que agrada a niños y adultos:

  1. Lo primero que debes saber es que azúcar no es lo mismo que glucosa. La primera es un derivado de la caña o la remolacha, y la segunda la obtiene el organismo mediante el consumo de diversos alimentos, lo que significa que el azúcar puede convertirse en glucosa, pasar al torrente sanguíneo y proporcionar energía a las células del cuerpo.

  2. El azúcar es carbohidrato simple, por ello, resulta fuente de energía de rápido consumo que proporciona al organismo el “combustible” necesario para el funcionamiento de diferentes órganos, como el cerebro y los músculos. Esto explica por qué el desayuno suele incluir sabores dulces y es la comida más importante del día, ya que las numerosas horas de ayuno propician bajo nivel de glucosa en sangre.

  3. Posee importante efecto antidepresivo. Entiendes ahora, ¿por qué no hay fiesta sin pastel? Quizá parezca simple, pero en realidad, el azúcar, al activar un mecanismo fisiológico que aumenta la concentración de neurotransmisores cerebrales, ayuda a superar este estado y nos pone de muy buen humor.

  4. Cuando se agrega azúcar a cereales, yogurt o galletas, por ejemplo, suele mejorar su sabor, además, si se trata de alimentos que proporcionan otras sustancias importantes (como vitaminas y minerales), un poco de azúcar no disminuirá el nivel de nutrientes ni hará que el consumidor tenga que ir al dentista. En cambio, la falta de hábitos de higiene sí puede dar pie a problemas con la salud dental que deban ser atendidos urgentemente por el odontólogo, empezando por caries.

  5. Las evidencias científicas no han probado que exista relación entre el consumo de azúcar y el desarrollo de diabetes. En cambio, lo que se sabe es que deben evitarse todo tipo de alimentos de alta densidad energética, es decir, de alto contenido graso para reducir el riesgo no sólo de esta enfermedad, también de obesidad.

  6. Durante la infancia el consumo de azúcar es fundamental, puesto que las necesidades de energía de los niños en edad de desarrollo son muy grandes y este alimento ofrece excelente aporte para su actividad diaria, no obstante, esto no significa que deba consumirse sin control.

  7. También en la adolescencia y juventud, etapas de crecimiento y gran actividad física y mental, el azúcar es buena fuente de energía, por ello es preciso mantener una dieta equilibrada que incluya los hidratos de carbono, proteínas y grasas necesarias para evitar problemas de desnutrición o sobrepeso.

  8. En la edad adulta puede convertirse en “fiel acompañante”, siempre que no se caiga en el exceso o exista contraindicación médica. Las personas de edad avanzada, en las que el sentido del gusto ha comenzado a reducirse, probar comidas dulces puede animarlas a seguir alimentándose para combatir estados de debilidad o depresión.

  9. La mayoría de las dietas para adelgazar fracasan al poco tiempo de haberlas empezado porque no son apetecibles y se olvida la importancia de uno de los sentidos principales: el gusto. De hecho, se sabe que los seres humanos están programados para preferir los sabores dulces desde el nacimiento, así que cualquier régimen efectivo para bajar de peso no debe excluir este sabor.

  10. El azúcar pierde su lado “amigable” cuando se acompaña del término “adicionada”. Una dieta saludable contiene naturalmente cierta cantidad incluida en cereales, pan y jugos, entre otros alimentos; no obstante, si cada vez que nos sentamos a la mesa consumimos grandes cantidades de alimentos procesados, estamos proporcionando a nuestro organismo endulzantes “añadidos”, esto es, provenientes de fructosa (jarabe de maíz de alta fructosa), cuyo abuso sí puede llevarnos al sobrepeso.

Recuerda que los excesos siempre son malos, así que ahora que sabes en qué medida el azúcar guarda relación con problemas de salud como caries, diabetes y sobrepeso y qué beneficios te puede aportar, es momento de administrar mejor su consumo, ¡para no renunciar a esta caricia al paladar!