Prognatismo, mandíbula prominente - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

21 Noviembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Prognatismo, mandíbula prominente de importantes consecuencias

Jueves 18 de junio del 2015, 04:53 pm, última actualización

Por cuestión estética quien presenta prognatismo no se siente a gusto, pero habrá otros daños que, con el paso del tiempo, comprometerán su salud; la solución no es sencilla, pero deberá procederse antes de que las consecuencias sean lamentables.

Prognatismo, Mandíbula prominente, Defecto óseo, Prógnata

Es fácil reconocer a un prógnata, ya que tiene la mandíbula prominente o más grande de lo normal, pero lo que puede resultar más complicado es entender los problemas que sufre quien vive esta anomalía ósea, pues enfrenta dificultades para masticar, respirar e incluso, para hablar normalmente.

El prognatismo puede ser hereditario o bien, presentarse durante el desarrollo por formaciones deficientes de los huesos de la cara. El resultado principal de este defecto óseo es la mala alineación de la mandíbula y el maxilar superior, así como baja posición de la lengua, lo que acarrea alteraciones al ocluir (cerrar) la boca, con las consecuentes dificultades para morder, masticar y hablar.

Igualmente habrá dolor articular, asimetría facial y, en alto porcentaje de casos, problemas psicológicos, ya que el afectado se encuentra a disgusto con su apariencia, puesto que el labio superior se hace menos prominente y su longitud se reduce en relación a quien tiene una mandíbula normal, en tanto que el inferior experimenta discreto alargamiento y la unión bilabial se mueve hacia abajo, lo cual promueve un gesto de enfado o enojo.

Este problema maxilar es también común en quienes padecen gigantismo o acromegalia, afecciones que tienen su origen en el mal funcionamiento de la glándula hipófisis, la cual es encargada de generar la llamada hormona del crecimiento, cuya función principal es regular la evolución en altura en niños y adolescentes. Es así que cuando dicha hormona es producida en exceso se presentarán los padecimientos señalados, caracterizados por el desarrollo anormal de los huesos.

Una causa más de prognatismo que debe mencionarse es la pérdida prematura de los molares deciduos (muelas de leche), lo cual puede provocar desplazamientos mandibulares en el pequeño que no se corregirán por si solos.

Los estudios al respecto informan que este defecto óseo es más frecuente en personas de raza amarilla (japoneses, chinos y esquimales), y resulta más común en varones que en mujeres. Cabe mencionar que, aunque en bajo porcentaje, algunos bebés manifiestan esta protrusión mandibular durante el segundo mes de nacido y suele desaparecer en el quinto mes.

Si bien se recomienda acudir al odontólogo u ortodoncista para la evaluación y posible tratamiento del desalineamiento de los dientes y la mandíbula, de igual forma se sugiere consultar al médico general para descartar trastornos que pueden asociarse o derivarse del prognatismo.

Diagnóstico de prognatismo

En primera instancia el odontólogo realizará la historia clínica del paciente y en seguida indicará estudios fotográficos y radiográficos (de frente y perfil) para conocer el grado del problema. En seguida se harán modelos en yeso de ambos maxilares y uno especial de cera para tener un registro de la mordida y de la situación de cada uno de los dientes.

De acuerdo al diagnóstico por parte del especialista se determinará el tipo de tratamiento o la combinación de ellos, entre los cuales puede elegirse ortodoncia, cirugía y prótesis (en caso de pérdida de piezas dentarias).

El primero contempla con frecuencia la llamada protracción maxilar con máscara facial, la cual consiste en un aparato ortopédico semifijo que se ajusta a la cabeza y que promueve la reubicación de la mandíbula, además de que llevará a los dientes incisivos superiores hacia delante y los inferiores hacia atrás; el tiempo y modo de uso dependerán de cada caso.

Ahora bien, si el diagnóstico determina que la oclusión se lleva a cabo con dificultad, será necesaria cirugía para colocar la mandíbula en su lugar, a fin de que logre una posición estable. Por supuesto que las técnicas quirúrgicas son variadas y dependerán del tipo y severidad del prognatismo, así como de la preferencia y habilidades del cirujano maxilofacial.

Una vez en el quirófano el paciente deberá someterse a anestesia general y el médico deberá lograr la armonía de los tejidos blandos de la cara tras la recolocación del maxilar inferior. Después de la operación (reconocida como ortognática), y por lapso de tres semanas aproximadamente, el paciente deberá usar pequeñas placas de goma preformadas que mantendrán todas las partes intervenidas en su sitio sin que la oclusión se vea afectada.

Es importante que se recurra a un cirujano experto para no correr ningún tipo de riesgo y que los resultados sean óptimos, ya que en juego está no sólo mejorar todas las funciones bucales afectadas, sino también que el paciente recupere la confianza en sí mismo y se eleve su autoestima, es decir, pasará de ser de un individuo introvertido y retraído, a extrovertido, confiado y seguro.

SyM - Lido Coronado

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Bucodental

5 consejos para tener dientes blancos


Ver más...

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) considera la violencia de género en México una "pandemia".




Comscore