Centro Bucodental / Artículos Relacionados

¿Es verdad que el sexo oral produce cáncer? ¡Descúbrelo!

Hasta hace algún tiempo se pensaba que el cáncer bucal y el cáncer orofaríngeo afectaban principalmente a hombres por fumar o consumir alcohol, pero en los últimos años la enfermedad se ha relacionado cada vez más con infecciones por virus del papiloma humano (VPH). Entonces, ¿el sexo oral se ha convertido en práctica arriesgada? ¡Descubre la verdad!

Sexo oral, una de tantas formas para contraer VPH

A través de las relaciones sexuales (coito vaginal, penetración anal e, incluso, durante el sexo oral, ya sea mediante felación o cunnilingus), el virus del VPH puede transmitirse de una persona a otra.

Precisamente fue esta vía, según recientes y polémicas declaraciones del actor estadounidense Michael Douglas, la que le provocó el cáncer orofaríngeo que padeció hace algunos años y del que salió adelante.

Debido a la controversia que reavivó, y con el propósito de orientar a la población, médicos de distintos puntos del planeta rápidamente descartaron que la práctica de cunnilingus (aplicar la boca a la vulva) confesada —con aparente “orgullo”, podría decirse— por el famoso histrión hubiera sido la única responsable de su afección.

En este sentido, estudios científicos han sugerido que el sexo oral puede ser una de las múltiples rutas que el virus sigue para llegar a la boca. Una de las más grandes e importantes investigaciones en la materia (publicada por The New England Journal of Medicine, mayo de 2007) reveló que las personas con más de seis compañeros sexuales, o más de 26 parejas con las que sostienen sexo vaginal, tienen elevado riesgo de sufrir cáncer oral.

Sin embargo, los autores del estudio no descartaron que el trastorno pueda manifestarse en la boca debido a otros factores, entre ellos, algo tan simple como un beso. De cualquier forma, las investigaciones todavía no son concluyentes y sería irresponsable afirmar que el sexo oral sería el único responsable de sufrir cáncer orofaríngeo.

Factores de riesgo de cáncer bucal y orofaríngeo

En la región de la cabeza y del cuello, el cáncer bucal (labios, lengua, encías o piso de la boca) y cáncer orofaríngeo (incluye la mitad de la garganta, desde las amígdalas hasta el extremo de la caja de voz) son los más estudiados.

En cuanto a este último, la mayoría de casos se presentan en hombres y más de la mitad se relacionan con el VPH, virus que se transmite por contacto genital durante relaciones sexuales vaginales y anales, o mediante sexo oral (por felación o cunnilingus).

Si bien algunas personas con la enfermedad presentan algunos o ningún factor de riesgo conocido, otras pueden tener varios y jamás llegan a manifestar la afección.

En cualquier caso, identificar aquello que puede producir el trastorno es el primer paso para prevenirlo:

¿Debo preocuparme por el VPH?

La mayoría de adultos sexualmente activos contraerá VPH en algún momento de su vida y podrá transmitirlo a sus parejas ¡sin saberlo!, sin embargo, dependiendo del tipo de virus adquirido (los hay de bajo y alto riesgo), su sistema inmunitario se encargará de combatir la infección sin dificultades.

Al respecto, cabe mencionar que, si bien el cáncer bucal y el cáncer orofaríngeo no producen signos inicialmente, tienen mayores probabilidades de sanar cuando se detectan en forma precoz, por ello, es importante acudir al médico si se presenta alguno de los siguientes síntomas:

El profesional de la salud recurrirá a distintas pruebas (biopsia de encía, de lengua, radiografías y tomografías computarizadas, por ejemplo) para confirmar la presencia de cáncer.

¿Cómo tratar el virus del papiloma humano?

A la fecha no existe tratamiento o cura para el VPH, aunque hay vacunas contra los tipos 6, 11, 16 y 18, responsables de 90% de los casos de cáncer cervicouterino, además, para tratar cánceres orofaríngeos, por ejemplo, el paciente puede someterse a cirugía, radioterapia y quimioterapia (a menudo se combinan dos o más de estos tratamientos), dependiendo de sus características. Cuando se detecta a tiempo, antes de que se haya diseminado a otros tejidos, la tasa de curación es casi de 90%. Sin embargo, siempre será mejor tomar medidas preventivas:

Recuerda que un sistema inmunológico fortalecido limita el riesgo de sufrir cáncer bucal u orofaríngeo. ¡Cuida tu vida y salud!