Centro Bucodental / Artículos

¿Boca seca?, signo de problemas

Aunque se hable poco de ella, la saliva juega un papel fundamental en nuestra salud; por ejemplo, con ella inicia el proceso de deglución de los alimentos, y si disminuye (o falta totalmente) genera serios problemas, ¿quieres saber cuáles?

Sensación de sequedad de la boca

Los médicos hablan de xerostomía cuando se refieren a la sensación de sequedad de la boca, la cual se caracteriza por insuficiente, o incluso, ausencia total de saliva.

Además de ser incómoda situación que padecen millones de personas en el mundo (adultos mayores, principalmente), también es la antesala para una serie de trastornos que pueden poner en riesgo a quien la sufre.

La xerostomía se presenta al ocurrir alguna afectación en las glándulas salivales (productoras de la secreción) que se clasifican en: mayores (a su vez subdivididas en parótidas, submaxilares y sublinguales) se sitúan en la región media y posterior de las mejillas, justo por delante de los oídos, y vierten el líquido a través de los llamados conductos de Stensen y Wharton; las menores, por su parte, se ubican de manera dispersa por toda la mucosa de la cavidad bucal.

Protección contra bacterias

La saliva es líquido transparente, sin olor y normalmente estéril (libre de gérmenes), cuyo volumen diario oscila entre 500 a 1300 cm3, cantidad que es regulada por factores hormonales y nerviosos.

Cumple con funciones importantes para el organismo, como humectar la cavidad bucal, a la cual protege de ataques de bacterias (por su composición química) y desecha productos y sustancias tóxicas del proceso metabólico, además de que con ella inicia la digestión de los alimentos. Como cabe suponer, la higiene bucodental incide directamente sobre sus características finales.

Por su composición física, la saliva es un arsenal antimicrobiano que resulta inestimable filtro de entrada frente a buen número de microorganismos causantes de enfermedades, como Candida albicans o bacterias implicadas en enfermedades de la cavidad oral.

Efectos de la asialia

La xerostomía, a la que también se denomina asialia, tiene diversos efectos indeseables en el ser humano, como:

Cabe señalar que los trastornos en las glándulas salivales generalmente se manifiestan mediante aumento en su tamaño al grado de imposibilitar abrir la boca (trismus), hablar o deglutir.

Asimismo, no es raro que haya dolor en la parte posterior de la boca y disminución en el volumen de saliva producida, aunque también puede presentarse el caso opuesto, es decir, aumento en la cantidad de la secreción (sialorrea).

Causas de xerostomía

Entre los principales factores que reducen o nulifican la actividad de las glándulas salivales destacan:

Ahora bien, se sabe que el sistema inmunológico se encarga de defender al organismo humano del ataque de agentes externos, como bacterias o virus, pero por diversas causas puede verse afectado y generar problemas de salud (enfermedades autoinmunes) vinculados al funcionamiento de las glándulas salivales como:

Tratamiento para boca seca

En virtud de que son numerosas las causas que pueden afectar la producción de saliva, es preciso determinar claramente el origen del problema para iniciar el tratamiento médico adecuado.

En primer lugar, debe tenerse un diagnóstico exacto, al cual se puede llegar a través de ultrasonido (procedimiento que utiliza ondas de sonido que traspasan a las glándulas, lo que refleja imágenes de la misma en un monitor, apreciando con ello tamaño y condición), tomografía computarizada (especie de radiografías que emplean ondas ultrasónicas y muestran el estado de las glándulas), resonancia magnética nuclear (emplea campos magnéticos para crear imágenes tridimensionales), y biopsia (toma de una muestra de tejido).

Por lo general, es el endocrinólogo (médico especializado en el comportamiento de las glándulas en el organismo) quien trate este tipo de problemas, y como medida inicial puede indicar ciertos cuidados:

Por otra parte, la xerostomía puede ser tratada con estimulantes de la saliva (se les llama médicamente sialagogos) o con sustitutivos de saliva artificiales que contienen mucina o carboximetilcelulosa. Entre los estimulantes que se han utilizado se encuentran el clorato potásico, que actúa como agente irritante de las glándulas salivales y como potente oxidante que además desarrolla leve acción antiséptica.

La salud puede entrar por la boca, de manera que no hay que descuidarla en ningún momento y atender cualquier indicio de anomalía, como la falta de saliva, para evitar sinnúmero de problemas.