Centro Bucodental / Artículos

Cuidado de encías, dientes de por vida

La peor enemiga de las encías es la placa bacteriana, capa pegajosa e incolora que se adhiere a los dientes y que, en casos severos, puede ocasionar la pérdida de los mismos. Descubre cómo evitar que este daño te impida volver a sonreír.

De la misma manera en que las hormigas disfrutan de los víveres que se llevan a un día de campo, las bacterias hacen lo propio con los residuos de alimentos que quedan adheridos a nuestra dentadura, siendo su manjar predilecto el azúcar, la cual transforman en ácidos que destruyen el esmalte de los dientes, lo que da lugar a la aparición de caries.

Pero sus daños van más allá, ya que al permanecer por mucho tiempo en las piezas dentales puede ocasionar gingivitis, que es la inflamación de las encías acompañada de dolor y sangrado. Si no se tiene tratamiento oportuno, los tejidos que dan soporte a los dientes se destruyen e infectan, lo cual promueve su caída.

Entre los factores que influyen en el desarrollo de esta afección destacan falta de higiene dental, deficiencia de vitamina C y fumar; así que de ti depende que tu salud bucal no se vea en serios problemas.

Signos de alarma y tratamiento

La enfermedad en encías, también conocida como periodontal, ocasiona daños irreversibles a la dentadura, por lo que es indispensable mantener buenos hábitos higiénicos, acudir al dentista y poner especial atención si se presentan las siguientes molestias:

No obstante, la mayoría de la gente no siente dolor alguno ante la enfermedad periodontal, motivo por el que con frecuencia puede pasar inadvertida; por ello, es indispensable acudir al odontólogo. Este especialista, en las etapas iniciales del padecimiento, removerá la placa bacteriana y acumulaciones de pus, además de prescribir algún antibiótico; con esto se conseguirá que las encías se adhieran de nuevo a las piezas dentales.

Ahora bien, en casos más avanzados es posible que se requiera tratamiento quirúrgico para retirar a profundidad los materiales infecciosos y, posteriormente, colocación de prótesis dental.

Prevención ante todo

Para mantener la dentadura sana de por vida es necesario evitar que la placa bacteriana se acumule en ella, para lo cual se requiere cepillar los dientes y lengua tres veces al día o después de consumir alimentos, usar hilo dental para retirar residuos que se acumulan entre las piezas y recurrir a enjuagues bucales.

Igualmente, las visitas regulares al odontólogo son básicas para mantener la salud dental, ya que este especialista removerá la placa endurecida que se haya formado en sitios donde el cepillo no haya prevenido su formación. Además, puede diseñar un programa personalizado de higiene oral diaria que se adapte a las necesidades de cada paciente.

Como puedes ver, no es difícil preservar la salud de dientes y encías, sólo es cuestión de dedicarle varios minutos al día y acudir a revisión dental cada seis meses; de esta manera, podrás conservar tu dentadura sana durante toda la vida y sonreír de oreja a oreja cuando lo desees.