Centro Bucodental / Artículos

Puentes y fundas, refacciones para chimuelos

La pérdida de piezas dentales es algo que puede sucederle a toda persona, a cualquier edad, y causar complicaciones si no hay corrección odontológica oportuna, ya que se corre el riesgo de romper el equilibrio que existe para masticar adecuadamente.

Odontólogos dedicados a la investigación estiman que más del 90% de las personas en el mundo tienen una dentadura incompleta, la cual ha tenido que ser rehabilitada total o parcialmente.

Las razones pueden ser diversas: accidentes, desgaste natural o enfermedades como caries, diabetes e infecciones, pero debido a cualquiera de ellas es factible la pérdida de piezas dentales, las cuales, contra lo que muchos piensan, cumplen una función muy importante en la salud humana, no sólo estética.

Cuando falta un diente, colmillo o muela, paulatinamente las piezas cercanas se desplazan hacia los lugares vacíos, lo que resulta inconveniente a la salud bucal, ya que de esta manera se afecta a tejidos, músculos e incluso a la articulación de la mandíbula, elementos que participan en el proceso de masticación.

Es por ello que resulta tan importante no permitir que por largo tiempo haya huecos en la dentadura, para lo cual se puede recurrir a las llamadas prótesis, es decir, a los elementos artificiales que sirven para reemplazar una parte de nuestro cuerpo perdida o dañada. Particularmente las que sustituyen a las piezas dentales reciben el nombre de jackets o implantes, que hoy podemos elegir entre diversos materiales y diferentes técnicas, a fin de obtener los resultados deseados.

¿Cuál elegir?

Desde antes del nacimiento de Cristo se lleva a cabo la sustitución de piezas dentales, siendo los etruscos quienes innovaron en este tipo de técnicas al elaborar dentaduras postizas utilizando piezas de marfil o puentes fabricados con oro puro. No era raro que también sustituyeran los dientes perdidos por los de otros humanos, o incluso de animales, que tallaban a la medida de las necesidades del paciente.

Actualmente, los avances tecnológicos permiten utilizar diferentes materiales, como resinas, porcelanas, metales, e incluso fibras de carbono o vidrio. La elección depende directamente del bolsillo del paciente, pues los resultados, estéticos y funcionales, son prácticamente los mismos.

En cualquiera de los casos, hay dos tipos de tratamientos para reponer las piezas perdidas: las llamadas prótesis fijas o removibles.

Funda. Es removible y consiste en una pieza dental hueca (de cualquiera de los materiales señalados anteriormente) que se coloca sobre otra natural, que previamente ha tenido que ser tallada para dejar espacio a la prótesis. Es importante que la funda ajuste bien en el cuello del diente a cubrir, pues de no ser así puede originar caries en el futuro; si se trata de una muela, debe ocluir bien con la contraria, es decir, si es de arriba que encaje correctamente con la de abajo, y viceversa.

Los dentistas ponen fundas individuales cuando quieren cambiar la forma de un diente generalmente por estética, o para evitar la rotura de una pieza frágil, por ejemplo, después de una endodoncia.

Puente. Esta prótesis fija se traduce como la unión de dos o más fundas unidas a una o más piezas intermedias; queda sobre la encía, a la cual toca por la parte exterior pero no se une a ella. Es el método más común para reponer muelas dañadas (en menor medida para dientes), sosteniéndolas mediante las restantes.

Ahora bien, si no hay piezas que sirvan de soporte, lo que procede es hacer dentaduras removibles (placas completas), paladares de plástico (dentaduras) o de metal (esqueléticos). Es así que si quedan algunas piezas, se sostendrán con ganchos, mientras que si se trata de una prótesis completa, tiene que adaptarse muy bien a todos los tejidos que se mueven en la boca para tener óptima oclusión.

Procura elegir a un odontólogo que realice un buen trabajo, pues un diente mal puesto o con una forma ligeramente incorrecta puede dañar la articulación de la mandíbula y complicar la masticación. Asimismo, si se intenta colocar una prótesis en la boca de una persona con las encías enfermas (gingivitis), al paso del tiempo invariablemente ésta se caerá.

Limpieza

Es importante que el paciente siga algunas indicaciones en tanto se adapta a la prótesis, aunque cuando esto ya sucedió, ayuda a la buena salud continuar llevándolos a cabo: