Centro Bucodental / Consejos Alimenticios

Limón, ¡bueno para todo!

Fresco, aromático y medicinal, el limón es un fruto que goza de gran popularidad en México y el mundo debido tanto a su versatilidad culinaria como a sus inmejorables características nutricionales y medicinales. ¡Redescubre sus propiedades!

Es casi imposible encontrar a alstguien que no conozca este pequeño y jugoso fruto de color verde o amarillo de la familia de los cítricos, ya que su sabor y aroma inconfundibles pueden protagonizar postres, ceviches, aderezos, salsas o bebidas refrescantes, amén de que su jugo y cáscara son empleados en distintos remedios naturistas, principalmente en los que tienen como objetivo reforzar al sistema inmunológico.

De acuerdo con investigaciones, el limón (Citrus limon) procede de Asia, posiblemente de la región oeste de la India, aunque se especula que es un híbrido (vegetal modificado genéticamente por el ser humano) obtenido de otra planta muy parecida en tamaño y forma, la lima (Citrus aurantifolia). Asimismo, se cuenta con documentos que describen su uso desde los inicios de la medicina occidental, ya que en Grecia era considerado limpiador de la sangre, remedio contra enfermedades respiratorias y antitóxico.

Sin embargo, su fama se consolidó definitivamente hasta la segunda mitad del siglo XIX, cuando los marinos europeos encontraron que al consumir el jugo de limón evitaban el escorbuto, enfermedad caracterizada por cansancio, irritabilidad, pérdida de apetito y sangrado en encías, articulaciones y uñas. Este hecho fue comprobado en 1928, cuando se descubrió la existencia del ácido ascórbico o vitamina C, sustancia que abunda en el limón y que cuando disminuye en el organismo da origen al padecimiento ya citado.

Pequeña maravilla

El limón es de gran valor nutricional debido a que contiene proteínas (útiles en la formación de tejidos y hormonas), hidratos de carbono (generan energía), fibra (la parte blanca que se encuentra entre pulpa y cáscara es rica en peptina, que mejora la movilidad intestinal), calcio y fósforo (minerales que fortalecen huesos y dientes), hierro (ayuda a que la sangre transporte oxígeno adecuadamente) y potasio (sirve para eliminar toxinas a través de la orina), así como vitamina A (fortalece la visión y previene envejecimiento celular) y complejo B (valioso para el sistema nervioso y desarrollo celular).

Sin embargo, el compuesto más abundante y valioso en la fórmula del limón es la antes mencionada vitamina C, que además de evitar el escorbuto posee otras cualidades de gran beneficio:

Un aspecto importante a tener en cuenta es que el ácido ascórbico se elimina luego de tres horas de haberse ingerido, por lo que debe tomarse varias veces al día; además, su acción es más potente cuando se ingiere acompañado de la misma sección blanca del limón donde se contiene la peptina, ya que ahí se encuentran otros compuestos, los flavonoides, que aumentan su efectividad.

Previene y alivia

Los especialistas en remedios naturales utilizan al limón en el combate y prevención de dolencias muy diversas, ya que le atribuyen múltiples caratcteríticas:

Cabe señalar que el consumo moderado de limón no es perjudicial para el estómago como muchos piensan; de hecho, existen estudios que han demostrado que, durante la digestión, el jugo de esta fruta ayuda a producir carbonato potásico, sustancia que neutraliza el exceso de acidez y protege a las membranas que recubren al tracto digestivo.

Así, aunque hay quienes se quejan de este cítrico y lo responsabilizan de problemas como gastritis y úlceras (inflamación y perforación de las paredes estomacales, respectivamente), lo cierto es que estas enfermedades se deben, más bien, a malos hábitos como fumar, someterse a periodos de intenso estrés o comer sin horario fijo y con exceso de condimentos e irritantes (chile, café, pimienta y otras especias), todo ello sin descontar la posibilidad de sufrir el ataque de la bacteria Helicobacter pylori.

No dejamos de reconocer que el jugo de limón, en efecto, puede irritar al estómago y alterar la química que hay en su superficie cuando se ingiere en exceso, pero también debe quedar claro que se pueden obtener muchos beneficios de él cuando su consumo es moderado, se le diluye en agua o se combina con otros alimentos.

Otros usos

Este pequeño fruto todavía nos tiene algunas sorpresas reservadas. Por ejemplo, la industria cosmética lo incluye en numerosas fórmulas creadas para mejorar la salud de piel y cabello, ya que su alto contenido de vitamina C, como se ha mencionado, es de gran utilidad para prevenir el envejecimiento celular.

Pero eso no es todo: el jugo de limón ayuda a formar y preservar el colágeno (útil para mantener la firmeza de los tejidos), regula la cantidad de grasa en el cuero cabelludo, brinda agradable toque aromático y de frescura a tratamientos cutáneos y capilares, y posee cualidades exfoliantes, es decir, elimina células muertas de la superficie de la piel y ayuda a que ésta sea más suave y tenga mejor apariencia.

Baste un sencillo ejemplo para reafirmar esto último: combina el jugo de medio limón con una cucharada cafetera de azúcar o miel y frote tus manos con esta mezcla durante un par de minutos; luego deja que actúe idéntica cantidad de tiempo y enjuaga. La tersura de la piel será evidente, y ya que lo sabe puede hacer extensivo este sencillo tratamiento, de ser necesario, a zonas como rodillas y codos.

Otro tanto hay qué decir del uso del limón en la cocina, ya que su sabor y cualidades son ideales en infinidad de recetas:

Hay muchas formas de incluir el limón en la dieta y obtener sus beneficios. La gama de alimentos con que combina va de lo dulce a lo amargo, e igualmente puede consumirse en platillos muy elaborados o combinado con jarabe de granada y agua mineral en una deliciosa limonada. Así que es buen momento para revalorar las cualidades de esta noble fruta.