Cepillo dental eléctrico, excelente removedor de placa - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

24 Noviembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Cepillo dental eléctrico, excelente removedor de placa

Miércoles 11 de mayo del 2016, 11:14 am, última actualización

En cuanto fueron lanzados al mercado, los cepillos dentales eléctricos fueron inmejorable opción para individuos con poca destreza manual, como niños e impedidos físicamente, pero al paso del tiempo han demostrado que para el público en general son muy eficientes, ¡comprobado!

Cepillo dental eléctrico, Placa dentobacteriana, Gingivitis, Periodontitis

Al hablar de aseo y cuidado personal es imposible no referirse al cepillado dental, ya que su importancia trasciende la higiene y llega a ámbitos de salud, pues de hacerlo eficientemente evita gran número de infecciones y enfermedades de la boca, que son especialmente dolorosas y molestas.

Cepillos y técnicas han mejorado constantemente, estando en la actualidad al alcance de todos y formando parte de nuestra vida rutinaria; sin embargo, vale la pena detenerse a conocer una opción interesante que puede mejorar notablemente nuestra salud bucal: el cepillo dental eléctrico.

40 años y apenas se conoce

Aunque en México no es tan popular como en otros países, el cepillo dental eléctrico fue introducido en la década de los 60 del siglo pasado y ha avanzado tecnológicamente para proporcionar todas las cualidades necesarias en una correcta higiene bucal. Es así que se han probado modelos con diferentes diseños, vibraciones y movimientos de cerdas, incluyendo rotación y oscilación.

Los experimentos llevados a cabo han arrojado frutos destacados, pues se ha demostrado ser más efectivos que los usados manualmente en la remoción de placa dentobacteriana, es decir, la película pegajosa e incolora que se adhiere a la superficie de las piezas dentales, la cual se forma por la combinación de las bacterias que habitan naturalmente en la boca y los residuos de alimentos; cabe destacar que de no ser retirada adecuadamente mediante el cepillado, hilo dental y enjuague bucal, da lugar a inflamación, enrojecimiento y sangrado de las encías (gingivitis), y puede generar la pérdida de piezas.

Tradicionalmente, el cepillo dental manual se caracterizó por tener cerdas de textura dura, cuyo objetivo era lograr limpieza dental y encías saludables. Sin embargo, investigaciones al respecto han reportado que el uso a largo plazo de dichas cerdas puede llevar a la formación de tejidos blandos en las encías y que las piezas de aflojen, por lo cual la mayoría de los profesionales de la odontología recomiendan hoy día cepillos de cerdas suaves.

No obstante, un estudio comparando el cepillo manual con eléctrico encontró que estos aparatos proporcionan un sistema de movimiento rotativo que, además de ser más eficaz en la limpieza, evita dañar las encías y estimula la circulación sanguínea en éstas. Al parecer, lo anterior se debe a la disminución en la fuerza del cepillado (en casi un tercio) y a la forma de las puntas de las cerdas (redondeadas y no cortantes) del moderno aparato.

Otra investigación indica que los cepillos eléctricos son ampliamente preferidos a los manuales, debido a que el primero es más estimulante para cepillarse más seguido y por más tiempo, lo que redunda en mejor higiene oral. Por otra parte, 67% de niños que formaron parte de otro estudio prefirieron usar cepillo eléctrico al tradicional, citando como razones el tamaño de la cabeza del cepillo, mayor acceso a todas las partes de la boca y el movimiento regular repetitivo sobre los dientes.

¿Yo puedo usarlo?

Aunque cualquier persona puede beneficiarse con el uso del cepillo dental eléctrico, es aun más recomendable en quienes cumplen con una o varias de las siguientes características:

  • Mala higiene habitual. En ocasiones, la agitada vida moderna nos limita el tiempo que necesita una minuciosa higiene bucal, lo cual trae como consecuencia permanente placa dentobacteriana y genera problemas como los señalados, además de caries, es decir, los microorganismos producen un ácido que corroe el esmalte protector de los dientes y lo perfora, para luego atacar la capa que se encuentra debajo de la pieza, llamada dentina, a la que infectan, dando origen a este problema, que de no ser atendido rápidamente por un dentista puede llegar a la pulpa del diente y causar mayores daños. Ante todo ello, el cepillo eléctrico es una magnífica alternativa pues la limpieza bucal se realizará eficientemente en poco tiempo. 
  • Implantes o prótesis. Estos pacientes seguramente llevaron una mala higiene bucal, pero ahora requerirán extremar cuidados -lo que implica utilizar el cepillo eléctrico-, pues sustancias como café, té negro, alcohol, tabaco y medicamentos como tetraciclina, entre otros, pueden manchar los jacquets, puentes o fundas.
  • Ortodoncia. Los aparatos ortodóncicos (brackets, bandas y alambres) utilizados para la realineación de las piezas dentales acumulan abundante placa dentobacteriana, la cual es eficientemente removida por el cepillo eléctrico.
  • Periodontitis. Como se mencionó líneas arriba, las bacterias de la placa formada por mala higiene perforan los dientes, llegando incluso al hueso o la fibra de las piezas infectándolas, problema que recibe el nombre enfermedad periodontal o periodontitis. En un estado avanzado las encías comienzan a separarse de los dientes, siendo el paso siguiente la pérdida de éstos. Los espacios interdentarios abiertos y las raíces expuestas se limpian con mayor facilidad con cepillos eléctricos.
  • Gingivitis. La inflamación de encías permite que se acumulen residuos de alimentos y bacterias, los cuales pueden ser fácilmente eliminados mediante el uso de cepillos eléctricos, sin afectar los delicados tejidos gingivales. 
  • Destreza insuficiente. El cepillado dental exige buen control de la motricidad y de la coordinación de manos, lo que en muchas personas puede ser deficiente. En otras, la higiene puede dificultarse, por ejemplo, los pacientes artríticos u otros con condiciones limitantes que les impiden sujetar adecuadamente el cepillo y para quienes la opción eléctrica efectúa gran parte del trabajo, haciendo más fácil el proceso de higiene y cuidado dental.

Saber adaptarse

Son varios los modelos de cepillos dentales eléctricos que ofrece el mercado, por lo cual no será fácil saber elegir el que mejor se adapte a su condición. Por ello, y antes de hacer un desembolso posiblemente inútil, ten en cuenta que si no ejerces el control adecuado sobre el aparato éste "patinará" sobre la superficie de las piezas dentales, lo cual no significa que las esté limpiando.

Asimismo, la velocidad de acción del cepillo debe ser la adecuada para no perder el control y que al mismo tiempo realice la limpieza como se espera, pero si es excesiva causará irritación de las encías y, en algunos casos, dolor. Es así que lo mejor es que tu dentista te indique cuál es el que mejor se adapta a tus necesidades.

Finalmente, vale la pena mencionar que existen en el mercado cepillos eléctricos que utilizan pilas, los cuales también han mostrado ser superiores a los manuales en la reducción de la placa, y son aun más prácticos que los que requieren conectarse a la corriente eléctrica, ya que pueden llevarse a todas partes.

SyM - Lido Coronado

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Bucodental

5 consejos para tener dientes blancos


Ver más...

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) considera la violencia de género en México una "pandemia".




Comscore