Centro Bucodental / Prevención

Dientes sensibles, tortura diaria

Si al ingerir alimentos o bebidas frías o calientes, ácidos o dulces, así como tocar tu dentadura, cepillarte o, simplemente, respirar aire frío por la boca sientes dolor dental intenso, lo más probable es que sufras sensibilidad dental o dentaria (hipersensibilidad dentinaria), la cual es causada por la exposición de la dentina (localizada entre la pulpa y el esmalte del diente, es tejido que contiene múltiples terminaciones nerviosas) a estímulos externos.

Hipersensibilidad dental aumenta en jóvenes

Un estudio realizado en 2013 mostró que 47% de la población adulta en México tiene dientes sensibles. En los últimos años se ha incrementado la sensibilidad dental en jóvenes (28% entre 16 y 24 años, 32% entre 25 y 34 años) debido al alto consumo de bebidas ácidas o dulces y al uso indiscriminado de productos de blanqueamiento dental sin supervisión profesional. 

La también llamada hiperestesia dentinaria puede desencadenar enfermedades bucales como caries, gingivitis (inflamación de las encías) o periodontitis (proceso avanzado de gingivitis que causa hemorragias y caída de dientes). 

Causas de hiperestesia dentinaria

Numerosas situaciones relacionadas con el estilo de vida y hábitos diarios de higiene bucodental pueden provocar dientes sensibles, tales como: 

Si el dolor dental persiste sin relacionarse con alguno de estos factores, probablemente se deba a otros trastornos, como caries.

¿Cómo se combate la sensibilidad dental?

El odontólogo realizará exploración y diagnóstico preciso de las causas de hipersensibilidad dentinaria. Con base en ello, señalará el tratamiento más efectivo a seguir, como puede ser: 

¡Que los dientes sensibles no te hagan llorar!

Tener higiene bucodental adecuada es imprescindible para combatir la hiperestesia dentinaria, para ello, toma en cuenta los siguientes consejos: 

El dolor en caso de sensibilidad dentaria dura aproximadamente 5 segundos y no significa tener que olvidarte de tus alimentos o bebidas favoritas. Quizá sólo sea una alerta para mejorar tu higiene bucodental, pero si a pesar de llevar a cabo las medidas anteriores continúas adolorid@, es momento de consultar al dentista.

Fuentes: