Hilo dental: evita caries y enfermedades en encías - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

24 Noviembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Hilo dental: evita caries y enfermedades en encías

Miércoles 11 de mayo del 2016, 11:23 am, última actualización

El hilo o seda dental es un aliado útil en la limpieza bucal, ya que elimina restos alimenticios y placa dentobacteriana que se aloja entre los dientes y que el cepillo no puede remover, de modo que permite evitar caries y enfermedades en las encías.

Hilo dental, Seda dental, Dientes

El principal objetivo de seguir una higiene bucal óptima consiste no sólo en eliminar los residuos de comida que se acumulan después de ingerir nuestros alimentos, sino también el de remover un elemento aún más peligroso conocido como placa bacteriana, que es una sustancia de color blanco y consistencia pegajosa.

En efecto, muchas veces pensamos que nuestras piezas dentales se encuentran limpias y a salvo, siendo que esto es sólo en apariencia: la placa dentobacteriana, que escapa a la observación superficial, se encuentra fuertemente adherida a los dientes a la vez que aloja a gran cantidad de bacterias (como el Estreptococo mutans) que se alimentan con restos de comida y azúcares, mismos que transforman en ácidos que dañan la estructura microscópica de dientes y encías, y que generan daños cada vez más palpables si no son eliminados.

Pasta y cepillo dental son elementos imprescindibles para evitar esta acción destructiva y dolorosa, ya que están diseñados para que a través de su uso adecuado se impida la proliferación de microorganismos; empero, estos valiosos elementos no son capaces de limpiar eficazmente las áreas que se encuentran entre diente y diente (llamadas espacio interproximal), por lo que un aseo bucal completo requiere del uso de hilo dental o seda dental, que además pule el esmalte e incluso ayuda a eliminar algunos problemas de mal aliento.

¿Qué es?

La seda dental no es un hilo cualquiera, sino que se elabora con materiales sintéticos que lo hacen extremadamente liso, de modo que reduce al mínimo la posibilidad de generar cortaduras o lesiones en los delicados tejidos que recubren a las encías, tal como lo haría cualquier hilo de costura. Además, es muy resistente y puede tener cubierta de cera para que al pasar por el espacio interproximal tenga mínima fricción y resbale mejor.

Existen en el mercado varias marcas de seda dental, las cuales se presentan en pequeños despachadores que garantizan su limpieza. En términos generales, cualquier marca ofrece idénticos beneficios en la eliminación de la placa dentobactariana, pero debido a las características de cada individuo es recomendable que se recurra a un odontólogo para elegir el más cómodo: encerado o no encerado, y de ancho común o grueso.

Asimismo, es importante que los niños se acostumbren al uso de este producto, a fin de crear conciencia sobre lo que significa tener adecuada higiene bucal. De acuerdo a especialistas, los infantes pueden comenzar a utilizar la seda cuando tienen 2 ó 3 años (no se requiere antes de esa edad), y siempre lo deberán hacer bajo la autorización de su odontopediatra y de sus padres, pues normalmente necesitan ayuda con el hilo dental hasta que tienen entre 8 y 10 años.

Método de limpieza

La técnica para utilizar seda dental es relativamente fácil, aunque lo cierto es que para dominarla suele requerirse un poco de paciencia. Mucha gente manifiesta que los primeros intentos generan frustración debido a que piensan que el método es engorroso o no se realiza de manera adecuada, pero lo cierto es que al cabo de unos cuantos días la desesperación desaparece al observar cambios favorables, obtener mayor agilidad y reducir el tiempo de empleo a pocos minutos.

Cualquier duda sobre el procedimiento que a continuación mostramos puede ser aclarado por tu dentista:

  • Corta aproximadamente 50 cm de hilo dental y enrolla la mayor parte en uno de los dedos medios.
  • El resto del hilo se enredará en el mismo dedo de la mano opuesta, de modo que ayude a sostenerlo, y en él se enredará paulatinamente la seda dental ya usada.
  • Se procede a tensar un trozo de hilo dental de 2 a 3 centímetros, utilizando los dedos pulgares e índices.
  • La seda se introduce entre las piezas dentales mediante suave movimiento de vaivén; cuando llegue al borde de las encías, el hilo se curvará en forma de "C" contra uno de los dientes y tendrá que deslizarse suavemente en el espacio entre la encía y el diente hasta que se note resistencia.
  • Aunque el hilo está diseñado para evitar lesiones, nunca lo fricciones violentamente contra las encías.
  • Frota el hilo dental contra el diente para eliminar los restos de alimentos y de placa con un movimiento similar al empleado para bolear los zapatos. Preferentemente, inicia por la base de la pieza (desde la encía) y diríjete paulatinamente al exterior.
  • Repite estos pasos con el resto de los dientes y muelas, utilizando un trozo limpio de hilo para cada uno.
  • Una vez terminada esta operación, cepilla tus dientes con pasta dental y enjuague tu boca.

Cabe señalar que la utilidad del hilo dental será menor en gente cuyos dientes se encuentren muy separados, como en el caso de los niños con dientes "de leche", pero es indispensable para adultos, personas a las que les falte algún diente o lleven algún puente fijo o brackets, debido a que la mayoría de los problemas bucales surgen precisamente por falta de higiene en los espacios interproximales o porque las prótesis dentales también acumulan placa dentobacteriana.

La seda dental debe utilizarse por lo menos una vez al día, y en aquellos casos en los que frecuentemente se atora el alimento, deberá emplearse cuando sea necesario; asimismo, cabe subrayar que aunque el empleo del hilo previene la formación de sarro (placa dura y amarillenta que cubre a los dientes por el endurecimiento de la placa dentobacteriana) o la aparición de dientes hipersensibles y gingivitis (inflamación y sangrado de encías), definitivamente no suple a cepillo y pasta dental sino que, junto con el enjuague bucal, los complementa.

Por último, considera que la incorporación de este importante utensilio beneficiará tu salud dental, ya que puede prevenir dolorosos y desagradables padecimientos que requieren de tratamientos no menos molestos; anímate y acércate a tu odontólogo para recibir la información necesaria.

SyM - Sofía Montoya

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Bucodental

5 consejos para tener dientes blancos


Ver más...

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) considera la violencia de género en México una "pandemia".




Comscore