Centro Bucodental / Prevención

Sarro, problema que puedes evitar

Todos los días, tras cada comida, un enemigo crece dentro de tu boca hasta provocar la pérdida de dientes; se trata del sarro dental.

La acumulación de esta capa de restos alimenticios, desechos celulares, sales minerales (calcio y fósforo) y millones de bacterias causa distintos problemas bucales. ¡No te asustes! Sigue leyendo y conoce cómo eliminar el sarro o prevenir su aparición. 

Amenaza a la salud bucal

También llamado tártaro o cálculo dental, el sarro es la placa bacteriana calcificada sobre los dientes. Se forma cuando los minerales de la saliva facilitan el depósito gradual de microorganismos, por lo general, a lo largo del margen de las encías y con el paso del tiempo se endurece si no ha sido removido con eficiente aseo bucodental, de modo que se produce irritación constante de las zonas donde se acumula. 

El sarro dental de nueva formación es blanco, pero poco a poco se tiñe de amarillo o colores más oscuros debido a pigmentos de café, té, vino o tabaco. Para poder eliminarlo completamente es necesario acudir al dentista. 

Alimentación, tabaquismo o deficiente higiene bucal influyen en la formación de sarro o tártaro. Asimismo, dicha acumulación de desechos se torna más rápida con el envejecimiento. 

Consecuencias de la acumulación de sarro dental

Además de los efectos antiestéticos y el mal sabor de boca que puede provocar la placa bacteriana calcificada, existen complicaciones aún mayores. El sarro dental es el principal causante de gingivitis (inflamación de las encías) y periodontitis (inflamación e infección de los ligamentos y huesos que soportan a los dientes), los cuales suelen ocasionar sangrado, mal aliento, reducción del volumen de las encías (retracción) y pérdida de dientes

Tratamiento contra el sarro

Los procedimientos para retirar el sarro varían según la zona donde éste se encuentre, no obstante,  requieren limpieza dental profesional

En el caso del sarro subgingival (cálculo dental localizado debajo de la encía, de color marrón y consistencia firme), el dentista utiliza instrumentos especiales (curetas dentales) con los que raspa los dientes y retira la calcificación que se percibe a simple vista y, principalmente, aquella que se encuentra debajo de la línea de las encías, con lo que se logra detener el avance de la enfermedad periodontal. A pesar de que, en la mayoría de los casos, esta técnica no es dolorosa, resulta incómoda para el paciente debido a la presión ejercida por el experto. 

El sarro supragingival (placa bacteriana calcificada por encima de la encía, visible, de color amarillento y consistencia dura) puede ser eliminado por el dentista realizando limpieza ultrasónica dental (técnica que usa ultrasonidos, cuyas vibraciones facilitan la eliminación de sarro sin dañar el diente). Mediante este procedimiento no se ejerce presión alguna ni raspado, pero tiene el inconveniente de restar sensibilidad al médico en su labor. 

Cómo prevenir la formación de sarro

La alternativa más eficaz para evitar problemas dentales es la correcta higiene bucal. ¡Aquí, medidas generales para eliminar la placa y prevenir el sarro!: 

Existen tabletas especiales que tiñen de rojo la placa dentobacteriana que no se ha removido, a fin de limpiar esas zonas en el próximo cepillado; suelen ser muy útiles, sobre todo para los más pequeños. 

De igual forma, debes tomar en cuenta que una alimentación equilibrada te ayudará a mantener dientes y encías sanos. 

Fuentes: