Centro Bucodental / Temas Relacionados

Cáncer orofaríngeo

La orofaringe se encuentra al final de la cavidad oral, e incluye la base de la lengua, el paladar blando (parte posterior del techo de la boca), amígdalas, paredes laterales y posteriores de la garganta. Una de las enfermedades más serias que puede presentarse en esta área es el cáncer orofaríngeo, trastorno que suele afectar más a hombres que mujeres, particularmente entre los 50 y 70 años.

Conviene señalar que la cavidad oral incluye los labios, la mucosa bucal (revestimiento interno de los labios y las mejillas), las encías (superiores e inferiores), los dos tercios frontales de la lengua, el piso de la boca debajo de la lengua, el paladar duro (bóveda de la boca) y el trígono retromolar (pequeña área detrás de las muelas del juicio).

Expertos aseguran que en la región de la cabeza y del cuello, dos de los tipos de cáncer más comunes son de la cavidad oral y de la orofaringe; ambas áreas, junto con otras partes de la cabeza y del cuello, contribuyen a la capacidad de masticar, tragar, respirar y hablar, por lo que de ellas depende, en gran medida, no solamente la salud bucodental sino también el bienestar general del individuo.

¿Qué factores causan cáncer orofaríngeo?

Millones de células en nuestro organismo crecen, se dividen y mueren en forma ordenada, por lo que al obstaculizarse este proceso causan problemas. Precisamente, el cáncer orofaríngeo se origina cuando las células en alguna parte del cuerpo comienzan a crecer de manera descontrolada.

El crecimiento de las células cancerosas es diferente al de las normales, es decir, en lugar de morir, aquellas continúan reproduciéndose de forma anormal; además, pueden invadir otros tejidos.

Las células se transforman en cancerosas debido a una alteración en el ácido desoxirribonucleico (ADN) que dirige todas sus actividades. La mayoría de estas alteraciones surgen por errores que ocurren mientras la célula normal se está reproduciendo o debido a otro factor del ambiente. Sin embargo, a menudo la ciencia no encuentra la causa exacta del problema.

No obstante, se sabe que los factores que elevan de manera considerable el riesgo de cáncer orofaríngeo son:

¿Cómo se diagnostica este cáncer?

Algunas veces, el paciente no muestra ningún síntoma e, incluso, a menudo es el dentista la primera persona que detecta este trastorno durante un examen de rutina. Sin embargo, el cáncer orofaríngeo suele manifestarse a través de síntomas como:

No obstante, es importante señalar que muchos de estos síntomas pueden ser consecuencia de otros trastornos no cancerosos. Por tanto, es indispensable someterse a exámenes de detección médicos y odontológicos periódicos, en especial si la persona bebe alcohol de modo habitual, y consume o ha consumido productos derivados del tabaco.

Además de los signos que el paciente pueda haber identificado y que quedan registrados en su historial clínico, el médico hará preguntas sobre posibles factores de riesgo y cualquier otra afección presente. A continuación, realizará un examen físico para buscar indicios del trastorno, los cuales pueden ser bultos u otras áreas anormales en la cabeza, rostro o cuello, o problemas con los nervios del rostro y de la boca.

Cabe señalar que el diagnóstico real en casos de cáncer orofaríngeo puede llevarse a cabo únicamente mediante biopsia, en cuyo caso se requiere una muestra de tejido o de células para confirmar que el cáncer está realmente presente antes de comenzar un tratamiento.

El cáncer orofaríngeo sí se puede prevenir

La mayoría de casos de cáncer orofaríngeo podrían prevenirse si las personas evitaran los factores de riesgo conocidos, particularmente el consumo de tabaco y bebidas alcohólicas.

En este sentido, las medidas más recomendables comprenden:

Muchas condiciones precancerosas y de cáncer de la cavidad oral y de la orofarínge pueden detectarse en etapas tempranas durante los exámenes de control de rutina que realizan médicos y dentistas, por ello cobra relevancia visitarlos regularmente.

Tratamiento para el cáncer orofaríngeo

Cada caso de cáncer orofaríngeo es partícular y debe atenderse con base en las características individuales del paciente. No obstante, las principales opciones de tratamiento comprenden cirugía, radioterapia, quimioterapia y terapias específicas que pueden usarse solas o combinadas, dependiendo de la etapa y de la ubicación del tumor.

Como sucede con otros tipos de cáncer, la detección oportuna del problema eleva las posibilidades de vencer al padecimiento.