Higiene bucal para conservar la salud de los dientes - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

17 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Higiene bucal

Viernes 07 de abril del 2017, 11:40 am, última actualización

La boca, al igual que el resto del cuerpo, está habitada por microorganismos, mismos que pueden representar grave amenaza para la salud bucal si no se tiene adecuada higiene bucal.

Higiene bucal, Salud bucal, Placa dentobacteriana, Caries, Gingivitis

Junto con los restos de alimento (principalmente los que contienen azúcar), tales microorganismos dan lugar a la formación de compuestos que pueden afectar encías y dientes; a continuación se describen:

  • Placa dentobacteriana. Película pegajosa formada por bacterias que se adhiere a dentadura y bordes de los tejidos que la rodean, la cual ocasiona irritación y sangrado en encías y, cuando interactúa con los carbohidratos, produce ácidos que destruyen el esmalte de los dientes haciéndolos susceptibles a sufrir caries.
  • Sarro. Depósito áspero y antiestético de minerales (contenidos de manera natural en la saliva) y placa bacteriana imposible de retirar mediante el cepillado normal.

Al tener acumulaciones de los elementos antes citados se corre el riesgo de que encías y piezas dentales sufran los siguientes padecimientos:

  • Caries. Ataca al esmalte de los dientes y muelas, estructuras a las que posteriormente descalcifica para finalizar con la destrucción de sus nervios (pulpa).
  • Cálculo. Padecimiento que ocasiona inflamación de encías, pérdida de dientes (aunque estén sanos) y mal aliento.
  • Gingivitis. Infección en el tejido que da soporte a las piezas dentales que se manifiesta con hinchazón crónica, irritación y sangrado.
  • Enfermedad periodontal. Proceso infeccioso que se extiende hasta la pulpa (nervios) de los dientes y muelas, lo que causa hemorragias, enrojecimiento y dolor de encías, sensación de que éstas se tornan fláccidas, mal aliento persistente, secreción de pus y pérdida de dientes.

Grandes aliados

Para conservar encías libres de infecciones y dientes sanos, blancos y brillantes es muy importante adquirir desde la infancia el hábito de practicar higiene bucal varias veces al día. Aunque a los bebés se les asea la boca con ayuda de una gasa, cuando brotan las primeras piezas se debe comenzar a lavarlas diariamente después de ingerir alimentos; al principio puede recurrirse a un paño esterilizado y húmedo, pero a partir de los dos años debe adquirirse un cepillo con cerdas suaves y finas, y pasta dental con sabor agradable. Asimismo, deberán procurarse los siguientes cuidados:

  • Moderar el consumo de golosinas y acostumbrar a los pequeños a comer frutas.
  • Proporcionar adecuada alimentación e incrementar la cantidad de productos ricos en calcio.
  • Nunca acostar al niño con el biberón, ya que la leche y jugos contienen azúcar, nutriente que al mantenerse durante periodos prolongados en la boca induce la aparición de caries.
  • Llevar a los pequeños al odontólogo, especialista que seguirá la evolución de la dentición y, una vez que aparezcan todas las piezas, procederá a la aplicación de flúor (elemento que protege contra las caries dentales).

Ahora bien, es importante tomar en cuenta que para cuidar la dentadura tenemos a nuestro alcance diversas herramientas, a continuación se describen:

  • Hilo dental. Es sumamente útil debido a que penetra lugares que el cepillo no alcanza, por lo que ayuda a eliminar los residuos de alimentos y placa dentobacteriana. Al usarse debe introducirse con suavidad entre los dientes para evitar que las encías sufran alguna lesión.
  • Pasta de dientes. Ayuda a eliminar la placa dental y a reducir el riesgo de padecer caries, infecciones y mal aliento; puede encontrarse en diversas presentaciones, pues se ofrece en diferentes sabores y con propiedades específicas, por ejemplo, especiales para dientes sensibles, blanqueadoras, refrescantes y para limpieza profunda.
  • Cepillo de dientes. Instrumento diseñado para que las cerdas con las que está provisto se introduzcan en todos los rincones de las piezas dentales y encías. Su finalidad es mantener lisa la superficie dental, ya que entre más pulida se encuentre será menos probable que la placa bacterial se adhiera a ella, asimismo, es útil para lavar la lengua, ya que esta estructura es similar a una esponja en la que se pueden alojar microorganismos.
  • Enjuague bucal. Tiene efecto bactericida y antiséptico, reduce el nivel de acidez de la boca y refresca el aliento.

Cabe destacar que cuando el sarro se ha formado en la dentadura es imposible que uno mismo lo retire mediante el cepillado habitual, casos en los que será necesaria la intervención del odontólogo, quien pondrá en práctica un procedimiento (llamado profilaxis dental) que permitirá remover las sustancias nocivas, pulir los dientes y desaparecer manchas (regularmente ocasionadas por el tabaco). A pesar de que su finalidad es prevenir la enfermedad periodontal, también puede mejorar la apariencia de piezas dentales al hacer que se vean limpias y relucientes.

Recuerda que además de los buenos hábitos de higiene bucal es indispensable seguir dieta balanceada, la cual puede apoyarse con suplementos de calcio y multivitamínicos que contengan este mineral y vitamina C (entre sus funciones se encuentra prevenir enfermedades en encías)

Sin embargo, hay ocasiones en las que, pese a los cuidados dentales, puede manifestarse alguna molestia, como sensibilidad a los cambios de temperatura, dolor o molestia al comer dulce, sangrado después del cepillado o enrojecimiento de encías. Esto puede deberse a falla en el sistema inmunológico (aquel que nos defiende de agresiones externas) o falta de atención odontológica.

En el caso de la caries, especialmente cuando ataca al esmalte, no se tiene ninguna dolencia (sólo cuando lo traspasa ocasiona malestar); por ello, es indispensable visitar con cierta frecuencia al odontólogo para localizarla en su fase inicial. Asimismo, muchas personas suelen asistir al odontólogo cuando presentan dolor, síntoma que revela la existencia de algún problema avanzado, por ejemplo, infección en pulpa.

Es importante considerar que cada seis meses debemos acudir al dentista para que esté pendiente de nuestra salud bucal, practique limpieza y pulido en dientes, y aplique flúor. De esta manera, se podrá evitar "ser víctimas" del taladro (instrumento que remueve las caries), usar puentes o postizos y perder la dentadura; además, no está de más procurar las siguientes recomendaciones:

  • Masticar y ensalivar perfectamente los alimentos, pues con ello no sólo se favorece la digestión, sino también el conveniente aporte sanguíneo a todos los elementos bucales.
  • Comer manzanas proporciona limpieza natural de la dentadura.
  • Cuando se sufra algún tipo de dolor en los dientes es necesario evitar el consumo de alimentos excesivamente fríos o calientes, así como ácidos y picantes.

Durante el embarazo

Existen múltiples razones por las que la salud bucal durante el embarazo puede sufrir estragos, entre ellas está que el bebé durante la gestación necesita nutrientes como calcio para la formación de huesos, el cual tomará de las reservas de su madre, lo que irremediablemente ocasionará el debilitamiento de las piezas dentales de ella y su posible pérdida.

Por otra parte, las hormonas que participan activamente durante este periodo (estrógenos y progesterona) afectan sensiblemente la salud de la boca, ya que generan alteraciones como gingivitis, que de existir antes de la gestación puede agravarse y derivar en alta concentración de sarro, misma que puede dar lugar al llamado "tumor del embarazo" en esa región. Esta afección se caracteriza por ocasionar heridas en tejidos y dificultad para masticar los alimentos.

Sin embargo, no todo está perdido, ya que si se pone mayor énfasis en la higiene bucal mediante el cepillado correcto tres veces al día o después de ingerir algún alimento, es posible disminuir las complicaciones. Para ello se requiere asear apropiadamente la dentadura cepillando los dientes superiores de arriba hacia abajo, los inferiores de abajo hacia arriba y las muelas en forma circular, tanto en su cara interior como exterior.

Es posible hacer mucho por tu salud bucal, el secreto está en ser constante, pues ello podrás seguir luciendo una hermosa sonrisa.

Consulta a tu médico.

SyM

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Bucodental

5 consejos para tener dientes blancos


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore