Enfermedades más comunes en la población mexicana - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

19 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

De qué nos enfermamos los mexicanos

Viernes 07 de abril del 2017, 08:56 am, última actualización.

El nuevo siglo trajo consigo el aumento en la expectativa de vida de la población, pero también, en forma paradójica, significó el incremento de padecimientos como diabetes, obesidad, presión arterial elevada y altos niveles de grasa en sangre.

Enfermedades en México
De qué nos enfermamos los mexicanos

Hablar de salud en México es más complicado de lo que parece, no sólo por las diferencias sociales y económicas que encontramos en cada región geográfica o por la diversidad de poblaciones existente, la cual va de rancherías y pueblos con algunos cientos de habitantes a centros urbanos con millones de personas, sino porque el paso del tiempo está cambiando el rostro de nuestro país.

En efecto, el éxito que en lo general han tenido las medidas para mejorar las condiciones de salubridad, campañas de vacunación y acceso a servicios de salud para atender enfermedades, han hecho que tengamos expectativa de vida más larga y de mayor calidad que generaciones pasadas, pero esto también ha ocasionado el incremento de padecimientos crónico-degenerativos (de larga duración y que empeoran con el tiempo).

Para entender el panorama al que debemos hacer frente y las transformaciones que se generan, el Instituto Nacional de Salud Pública y la Secretaría de Salud han elaborado detallado estudio que actualiza nuestra perspectiva en la materia, titulado Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut 2006), misma que vale la pena analizar a fondo para conocer nuestros avances y rezagos.

Vista aérea

A grandes rasgos, podemos afirmar que durante los últimos 50 años ha disminuido la tasa de mortalidad en México, especialmente en la población infantil. Sin embargo, las enfermedades ocasionadas por el embate de bacterias y virus todavía representan fuerte reto para el sistema de salud, ya que su control es complicado por las desigualdades sociales que persisten.

Basta decir que padecimientos como desnutrición e infecciones respiratorias y gastrointestinales provocan aún 15% de los fallecimientos en menores de un año de edad, además de que, si comparamos los resultados actuales con los de un estudio anterior, la Encuesta Nacional de Salud (Ensa 2000), observamos que la prevalencia de diarrea en niños menores de 5 años ha pasado de 11.5% que se registraba a principios de la presente década, a 12.9% detectado por la Ensanut 2006.

Y si lo anterior es muestra palpable de que persisten diferencias entre los estratos que conforman a nuestra sociedad, otro tanto podemos decir cuando comparamos resultados provenientes de distintas regiones. Así, tomando el mismo ejemplo de la diarrea, es importante señalar que mientras un estado del norte de la República, como Zacatecas, registra incidencia de 5.9%, Chiapas, en el sur, alcanza 21.1%.

El análisis deja en claro, asimismo, que la presencia de infecciones respiratorias agudas (IRA) en menores de 10 años fue 42.7% para todo el país, y que casi 1 de cada 2 niños mexicanos de un año o menos presenta este tipo de enfermedades.

Adolescentes

Por lo que respecta a la población entre 10 y 19 años de edad, la Ensanut 2006 incluye datos en torno a tabaquismo, consumo de alcohol, salud reproductiva y trastornos alimenticios, entre otras variables.

Por principio, podemos comentar que la prevalencia actual de fumadores entre los adolescentes es 7.6%. Al respecto, los hombres van siempre a la delantera, aunque se observa claramente que el sector femenino aumenta su gusto por los cigarrillos entre los 16 y 19 años de edad.

La investigación también revela que fumar es acto más frecuente entre los jóvenes de las ciudades, pues 10.6% de ellos lo hacen habitualmente, en tanto que en áreas rurales el índice es 3.7%.

En el caso del consumo de alcohol, quienes han ingerido bebidas con dicha sustancia alcanzan 17.7%, con marcada delantera a favor de los hombres. Lamentablemente, se comprobó que hay tendencia sostenida a aumentar la ingesta de productos etílicos conforme se incrementa la edad del individuo.

La encuesta también fijó la mirada en el comportamiento sexual de este sector poblacional. Las conclusiones son las siguientes:

  • 14.4% de los adolescentes mexicanos refieren haber tenido relaciones sexuales.
  • 2% de los encuestados reportó haber iniciado su vida sexual entre los 12 y 15 años, pero si atendemos al grupo entre 16 y 19 años, el porcentaje sube espectacularmente a 29.6%.
  • 63.5% de los hombres dijo haber utilizado condón en su primera relación sexual, lo que contrasta dramáticamente con las mujeres: sólo 38% de ellas mencionaron que su pareja usó preservativo, y 56.6% declaró no haber empleado método anticonceptivo alguno.

Las repercusiones de este comportamiento son a todas luces perjudiciales, ya que los adolescentes se enfrentan a temprana edad con embarazo no deseado e infecciones de transmisión sexual. Al respecto, vale la pena citar que la tasa de embarazo entre las adolescentes de 12 a 19 años de edad fue de 79 por cada 1,000 mujeres, lo que significa que 695,000 adolescentes entre 12 y 19 años han estado embarazadas alguna vez.

Atención especial merecen los trastornos alimenticios, pues este tipo de conductas se ha convertido en problema social. Los resultados señalan que casi 1 de cada 5 adolescentes (18.3%) reconoció que en los tres meses previos a la encuesta le preocupó engordar, consumir demasiados alimentos, o bien, perdió el control para comer. También aseguraron estar al tanto de recursos como dietas, ayuno y ejercicio en exceso para bajar de peso.

A este respecto, 3.2% de los adolescentes indicó haber seguido estas conductas en los últimos tres meses. En menor proporción se encuentra la práctica del vómito autoinducido y la ingesta de medicamentos. Por otra parte, se observó que estas conductas alimentarias impactan primordialmente a mujeres y, entre ellas, las más afectadas son las del grupo de 16 a 19 años de edad.

Esto debe mover a reflexión pues, en el plano ideal, la imagen corporal debe ser resultado de hábitos saludables y no respuesta imitativa a estereotipos provenientes del mundo de la moda, la publicidad y los medios informativos.

Danzón dedicado a…

Entre la población adulta, los hombres fuman tres veces más que las mujeres; sin embargo, la proporción de personas del género femenino que consumen tabaco ha crecido en los últimos seis años: en el grupo de 20 a 29 años, aumentó de 8.4 a 10.7%; en el rango de 50 a 59 años, pasó de 9.4 a 10.1%, y en el de 70 a 79 años, se incrementó de 5 a 6.3%. El consumo de alcohol entre los varones también es mayor, casi tres veces, al de ellas.

Algunos datos son demoledores, como los que se refieren al sobrepeso (aumento de peso entre 10 y 20% de su cifra ideal) y obesidad (incremento en 20% o más del peso adecuado), problemas que afectan a cerca de 70% de la población (mujeres, 71.9%, hombres, 66.7%) entre los 30 y 60 años.

El avance de este nuevo “jinete del Apocalipsis” es notable, y para muestra un botón: en 1993, la Encuesta Nacional de Enfermedades Crónicas (ENEC 1993) avaló que la prevalencia de obesidad en adultos era de 21.5%; Ensa 2000 ratificó la epidemia, pues el porcentaje se elevó a 24%. Hoy, la Ensanut 2006 define que el índice llegó a 30% de la población mayor de 20 años (mujeres, 34.5%, hombres, 24.2%).

Este incremento porcentual debe tomarse muy en cuenta, sobre todo porque sobrepeso y obesidad son factores de riesgo importantes para el desarrollo de enfermedades crónicas, incluyendo las cardiovasculares (que afectan al corazón y sistema circulatorio), diabetes (alto índice de azúcar en sangre) y cáncer.

…y enemigos que le acompañan

La obesidad es muy mala compañía, pues genera la acumulación de males crónicos en el organismo, lo cual, evidentemente, transforma la dinámica del individuo y modifica su calidad de vida.

A su vez, se sabe que la diabetes ha superado desde hace algunos años a las enfermedades cardiovasculares como primera causa de muerte en México, y los resultados de la Ensanut 2006 así lo ratifican:

  • La prevalencia de casos de diabetes diagnosticados en adultos a nivel nacional fue de 7%, siendo mayor en las mujeres (7.3%) que en los hombres (6.5%).
  • En el grupo de 50 a 59 años, dicha proporción llegó a 13.5% (14.2% en mujeres y 12.7% en hombres).
  • En el grupo de 60 a 69 años, la prevalencia fue de 19.2% (21.3% en mujeres y 16.8% en varones).

Hipertensión arterial

La prevalencia de presión arterial elevada en la población de 20 años o más resultó elevada: 30.8%. Un dato peculiar señala que el porcentaje de mujeres que se sabían con este padecimiento antes de la encuesta fue mayor (18.7%) que el de hombres (11.4%); sin embargo, durante las mediciones efectuadas durante el estudio se observó relación inversa: 20.1% de varones y 12.1% de mujeres fueron diagnosticados con este problema, lo que puede explicarse por el hecho de que los hombres son mucho más reacios a asistir a consulta médica.

Otro dato relevante indica que, a partir de los 60 años, más de la mitad de los hombres presenta hipertensión arterial, mientras en mujeres del mismo rango de edad, la cifra es aproximadamente 60%.

Para redondear este punto, podemos mencionar que la hipertensión arterial es menor en los estados del sur de la República Mexicana, y que, en contraparte, las entidades con mayores índices son Nayarit, Zacatecas, Sinaloa, Coahuila, Baja California Sur, Durango y Sonora.

Colesterol

Este tipo de grasa se encuentra en los tejidos corporales y la sangre en forma natural; sin embargo, cuando la concentración de colesterol es mayor a 200 miligramos por decilitro (mg/dl) de sangre (hipercolesterolemia), se incrementa el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Al respecto, algunos hallazgos de la Ensanut 2006 fueron los siguientes:

  • 8.5% de los adultos encuestados sabía que su colesterol estaba por arriba de su cifra ideal, habiendo proporción ligeramente mayor de mujeres (9.3%) que de hombres (7.6%).
  • A través de los estudios efectuados durante la misma encuesta, otro 18% de adultos fue diagnosticado con este problema, observándose de nuevo prevalencia ligeramente mayor en féminas (19.5%) que en varones (15.1%).
  • En términos generales, la presencia de hipercolesterolemia en la población mexicana alcanza 26.5% (28.8% corresponde a ellas y 22.7% a ellos)
  • Las entidades con mayor índice de dicho trastorno (mayores a 30%) son Tamaulipas, Chihuahua, Baja California, Quintana Roo, Baja California Sur, Jalisco y Sinaloa.

Apuntes finales

Queda claro que el estudio gubernamental que hemos analizado no habla de todas las enfermedades, pero sí actualiza el panorama de aquellas que se consideran problema de salud pública y, en consecuencia, ameritan trato preferente.

Hoy, los mexicanos podemos decir que contamos con uno de los esquemas de vacunación más completos y que hemos sido testigos del avance, aunque relativamente modesto, de otras medidas preventivas:

  • A pesar de que la cobertura de los programas de cáncer de mama en mujeres de 40 a 69 años alcanza apenas 21.6%, ésta se duplicó con respecto al año 2000.
  • También ha sido importante el avance en la detección temprana de cáncer cervicouterino (presencia de células malignas en el cuello uterino), que pasó en idéntico periodo de 27.4 a 36.1%.
  • Por lo que respecta a problemas en crecimiento debido a la adopción de hábitos de vida poco saludables, los casos diagnosticados de diabetes han pasado de 10.5 a 22.2%, y los de presión arterial elevada de 13.4 a 22.7%.

Finalmente, queda resaltar que en ocasiones se ha dicho que la Secretaría de Salud debería cambiar su nombre y dar un giro a sus acciones para transformarse en Secretaría de la Prevención. Seguramente, si así fuera, nos ahorraríamos muchos dolores de cabeza y también gran parte del presupuesto que se destina a la salud, la cual todavía dista de ser la que merece la población mexicana.

Principales causas de muerte

Cifras de la Dirección General de Información de la
Secretaría de Salud, basadas en sus propios registros y los del Instituto Nacional de Estadística Geografía e
Informática (INEGI), nos muestran cuáles son las principales causas de fallecimiento en México en la segunda mitad de la presente década:

1. Diabetes mellitus.

2. Enfermedades isquémicas del corazón (muerte del
músculo cardiaco por falta de suministro de sangre).

3. Cirrosis (formación de cicatrices que atrofian el
funcionamiento del órgano) y otras enfermedades
crónicas del hígado.

4. Enfermedad cerebrovascular (muerte de tejido
neuronal por interrupción en el flujo de sangre).

5. Enfermedad pulmonar obstructiva crónica
(incapacidad gradual  para tomar oxígeno).

6. Afecciones originadas en el periodo perinatal
(entre la semana 28 de embarazo y los primeros
28 días de vida).

7. Accidentes de tráfico en vehículo automotor.

8. Infecciones respiratorias agudas bajas (que
afectan a los pulmones).

9. Enfermedades hipertensivas (por elevación
de la presión arterial).

10. Nefritis y nefrosis (enfermedades de los riñones).

11. Agresiones (homicidios).

12. Desnutrición calórico proteica.

13. Tumor maligno en tráquea, bronquios y pulmón.

14. Tumor maligno en estómago.

15. Tumor maligno en hígado.

16. Tumor maligno en la próstata.

17. VIH/sida.

18. Lesiones autoinfligidas intencionalmente (suicidio).

19. Tumor maligno en cuello del útero.

20. Enfermedades infecciosas intestinales.

SyM - Juan Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Cáncer Cervicouterino

Cáncer de cuello uterino


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore