Centro de Cáncer Cervicouterino / Artículos

Cáncer de ovario: síntomas que no debes ignorar

Dolor pélvico o ciclos menstruales irregulares son signos que pueden advertirlo, pero si se confunden con otro trastorno, su atención se demora, por eso toda mujer debe conocer los síntomas de cáncer de ovario y su tratamiento. ¡Presta atención a tu cuerpo!

Cáncer en mujeres

Con apenas seis letras, esta palabra provoca gran temor y desesperanza; sin embargo, actualmente la ciencia está más preparada que nunca para enfrentar con éxito al cáncer, sobre todo si se diagnostica oportunamente.

Cada una de las células de nuestro cuerpo tiene ciertas funciones; las normales se dividen en forma ordenada y mueren si se desgastan o dañan, por lo que son sustituidas por nuevas.

El problema surge cuando crecen sin control, pues al alterarse el equilibrio de división y muerte celular, se forman tumores (pueden ser malignos o benignos); así, las células dañadas invaden tejidos a su alrededor o, incluso, se trasladan (a través del sistema sanguíneo y linfático) a otras partes del organismo (proceso llamado metástasis); en estos casos, los médicos refieren cáncer y dependiendo del sitio donde se origina, es el nombre que lo define.

Si el crecimiento descontrolado ocurre en las células del ovario, se habla de cáncer de ovario, trastorno que se diagnostica en casi 250 mil mujeres al año en el mundo (4 mil 500 en México, según el Instituto Nacional de Cancerología), la mayoría de ellas mayores de 40 años, aunque en edades anteriores también puede desarrollarse.

Tipos de cáncer de ovario

Los ovarios son glándulas que generan los óvulos para la reproducción y son la principal fuente de las hormonas femeninas, es decir, estrógeno y progesterona.

Ubicados en cada lado del útero en la pelvis, los ovarios están compuestos por tres tipos principales de células, lo que determina el origen de diferentes formas de cáncer ovárico:

Es importante señalar que los tumores ováricos epiteliales se denominan tumores de bajo potencial maligno porque no suelen provocar problemas graves; se diferencian de los tumores ováricos típicos porque no crecen hacia el tejido de sostén del ovario (llamado estroma ovárico). Además, tienden a afectar a mujeres jóvenes en comparación con los cánceres ováricos típicos.

Factores de riesgo del cáncer de ovario

Aquello que aumenta la probabilidad de que una mujer desarrolle cáncer de ovario los médicos lo identifican como factor de riesgo. No obstante, es importante señalar que el hecho de que se presente, no significa necesariamente que la mujer enfrentará la enfermedad; de igual forma, estar libre de cualquier factor de riesgo no evita que el cáncer aparezca.

Los siguientes factores pueden elevar el riesgo de desarrollar cáncer de ovario:

Síntomas del cáncer de ovario

Aquí es donde hay que poner mucha atención, pues aunque anteriormente se creía que la enfermedad no causaba síntomas, se ha demostrado que las mujeres con cáncer de ovario suelen presentar los siguientes signos (incluso si el trastorno está en una etapa inicial):

Como puedes ver, es igualmente posible que estos síntomas estén causados por otra afección, por lo que si te preocupan uno o más de los signos descritos, pues los tienes de forma persistente, acude al médico para someterte a una evaluación que permita identificar el origen del problema y el tratamiento, en caso de ser necesario.

Asimismo, debes tener presente que el hecho de realizarte periódicamente el Papanicolaou (permite detectar el cáncer de cuello uterino) no significa que los datos obtenidos advertirán la presencia de cáncer de ovario, pues este método no ayuda a identificarlo (su objeto de estudio es el útero, no los ovarios).

Por tanto, es importante que el médico determine las pruebas necesarias para diagnosticar o descartar tumores en los ovarios.

Exámenes para detectar cáncer de ovario

Las dos pruebas que se usan con más frecuencia para detectar la enfermedad son:

Tratamiento del cáncer de ovario

Generalmente los médicos ofrecen a la paciente la alternativa de un tratamiento único o la combinación de varios, siendo los más frecuentes la cirugía y la quimioterapia.

Es importante señalar que las opciones dependen del tipo y estadio del cáncer, los efectos secundarios posibles, las preferencias de la paciente y su estado de salud general, como también las consideraciones personales, por ejemplo, la edad de la mujer y si planea tener hijos.

En cuanto a la cirugía, a menudo es la principal arma contra el cáncer de ovario (sobre todo porque permite averiguar el alcance completo de la enfermedad). Hay varias opciones quirúrgicas, pero las más frecuentes son:

Además, si el médico lo determina, es posible recurrir a la quimioterapia, es decir, al uso de fármacos para destruir las células cancerosas, lo que se consigue al inhibir su capacidad para proliferar y dividirse.

Tanto el médico como la paciente acuerdan el tratamiento que se utilizará para combatir la enfermedad.

¿Se puede prevenir el cáncer de ovario?

Si bien no existe una forma comprobada de prevenir por completo esta enfermedad, los expertos de la salud consideran que los siguientes puntos pueden ayudar a reducir el riesgo:

 A menudo, el cáncer de ovario en etapa inicial no causa síntomas, y cuando éstos aparecen, la mayoría de veces es porque el problema ya se haya propagado más allá de los ovarios.

Por ello es importante que si detectas molestias o signos irregulares por varios días, los atiendas sin demora; recuerda que las probabilidades de que la enfermedad se diagnostique en sus etapas iniciales y se trate con éxito podrían ser mayores. ¡No pierdas tiempo!