Centro de Cáncer Cervicouterino / Artículos

Histerectomía, ¿cuándo es necesaria?

La histerectomía o extirpación del útero constituye uno de los principales tratamientos de las enfermedades que afectan a la matriz; sin embargo, por tratarse de cirugía mayor debe considerarse última opción en los padecimientos no cancerosos.

Cuando las mujeres que presentan algún trastorno en útero no responden a la administración de medicamentos ni a diversas terapias ginecológicas, los especialistas en salud femenina tienen como alternativa practicar la histerectomía, intervención quirúrgica a la que se recurre en caso de:

 Si un médico sugiere la histerectomía para el tratamiento de enfermedades ginecológicas, es muy importante obtener una segunda opinión para verificar si realmente es lo más adecuado.

Tipos

Una vez que se ha comprobado mediante evaluaciones clínicas que es necesario extirpar el útero, habrá que plantear todas las dudas al ginecólogo, quien debe proporcionar amplia explicación sobre la forma en que efectuará la intervención quirúrgica, ya que ésta puede practicarse de las siguientes maneras (lo que depende del trastorno que se padezca):

Asimismo, es responsabilidad del especialista en salud femenina indicar el método quirúrgico al que va a recurrir; a continuación se describen las diferentes técnicas que existen:

Cuidados

Tan pronto como lo recomiende el médico, que normalmente es un día después de la cirugía, la paciente debe levantarse y caminar para prevenir complicaciones, como neumonía o trombosis (formación de coágulos en arterias y venas); asimismo, es necesaria la administración de diversos medicamentos, entre los que destacan antieméticos (previenen mareo y náusea), analgésicos y antibióticos.

Al regresar a casa la afectada deberá evitar levantar objetos pesados, hacer limpieza, ir de compras y conducir, pues de lo contrario podría abrirse la herida o colgarse los órganos alojados en la pelvis.

Por otra parte, en caso que se hayan retirado los ovarios, la paciente debe recibir terapia de reemplazo hormonal, pues hay que tener presente que antes de la cirugía dichos órganos se encargaban de producir estrógenos, los cuales ayudan a prevenir cardiopatías y osteoporosis, además de permitir la lubricación vaginal.

Cabe destacar que es necesario que las mujeres que ya no tienen útero sigan practicándose el papanicolau (raspado de células que se analizan en laboratorio clínico), pues de esta manera se puede verificar si la vagina se encuentra en buen estado.

Es importante mencionar que la histerectomía puede ocasionar efectos secundarios y algunas complicaciones, las cuales son similares a los de cualquier otro tipo de intervención quirúrgica:

Preocupaciones sexuales

Después de haberse sometido a histerectomía, algunas mujeres llegan a notar cambios en sus relaciones sexuales, pues ya no ocurren las contracciones uterinas que solían sentir durante el orgasmo; ante ello, los sexólogos afirman que esto no es motivo de preocupación debido a que se conserva el clítoris, zona que al ser estimulada correctamente proporciona el máximo placer.

En cambio, las mujeres que sí pueden tener algunos problemas son aquellas a las que les extrajeron los ovarios porque ello les impide producir estrógenos y, al no existir éstos, presentan resequedad vaginal que puede causar dolor durante el coito; en estas condiciones, además de recurrir a la terapia de reemplazo hormonal, se pueden utilizar lubricantes.

A diferencia de los casos anteriores, hay mujeres que aseguran experimentar mayor placer en sus relaciones sexuales, lo que podría deberse a que ya no temen quedar embarazadas y a que se libraron de la menstruación.

Como puedes ver, la histerectomía resulta buena opción para acabar con algunos problemas ginecológicos; asimismo, ten presente que esta intervención quirúrgica no te arrebatará tu placer sexual.