Centro de Cáncer Cervicouterino / Artículos

Papilomavirus, antesala del cáncer

Las verrugas genitales deben ser estrechamente vigiladas y tratadas, ya que su presencia por periodos prolongados se relaciona con cáncer cervicouterino, anal y en vulva.

Hay 60 variedades del papilomavirus, de los cuales ocho son los causantes de padecimientos genitales; de éstos últimos se distinguen dos grupos. El primero incluye los tipos 6 y 11, mismos que se han encontrado en lesiones benignas, y se les clasifica de "bajo riesgo", en tanto que el segundo se compone de los denominados 16, 18, 31, 33, 35 y 51, y son considerados de "alto riesgo", ya que se asocian con cáncer en el área anogenital. Los 52 tipos restantes son los responsables de las verrugas que aparecen en brazos, cuello, rostro y piernas.

Es importante saber que el microorganismo se contagia al tener contacto directo con verrugas o piel infectada por él durante las relaciones sexuales, incluso antes del coito (penetración).

Diferentes formas

Algunos virus de papiloma humano pueden causar verrugas (también denominadas condilomas), las cuales aparecen dentro o alrededor de genitales, ano y boca (durante sexo oral) de mujeres y hombres; pueden crecer, desaparecer o permanecer estables, y suelen manifestarse 3 meses después del contacto con la persona infectada de diversas maneras, veamos cómo:

Búsqueda

En la mitad de los casos, la persona infectada por el virus no tiene verrugas, aunque es posible que presente ciertos síntomas, como irritación, ardor, comezón, olor desagradable, dolor durante el acto sexual, secreciones o sangrado. En caso de que haya lesiones, éstas pueden observarse y reconocerse fácilmente a través del colposcopio, aparato que posee lentes que magnifican el área para examinarla en forma detallada, útil para el diagnóstico en mujeres y hombres.

Ahora bien, el Papanicolaou también es una herramienta que permite evaluar los cambios en útero, por ejemplo, si hay condilomas o células cancerosas; la prueba normalmente se realiza durante examen ginecológico anual. El procedimiento consiste en extraer muestra de tejido de dicha área, la cual se coloca en cristales y se examina a través de un microscopio; pero cuando las verrugas se ubican en el ano sólo es posible identificarlas en el momento en que el paciente percibe crecimiento anormal de tejido en la zona, olor desagradable, comezón, inflamación y hemorragia.

Tratamiento

A continuación se describen diversos métodos para el tratamiento de verrugas genitales:

Otros tratamientos

También es posible tratar los condilomas inyectándoles un medicamento contra el cáncer llamado bleomicina; sin embargo, es muy doloroso. Asimismo, puede recurrirse a inmunoterapia, mediante la cual el paciente se vuelve, literalmente, alérgico al agente químico que contiene la solución que se aplica a las verrugas, lo que da lugar a alergia leve alrededor de las lesiones, que generalmente culmina en la desaparición de las mismas.

Recuerda que lo más conveniente es prevenir, por ello, te proporcionamos algunos consejos:

Ten en mente que es indispensable proporcionar tratamiento inmediato a esta afección, pues aunque todavía no es posible exterminar al virus, se puede evitar que las verrugas alteren las células y, en consecuencia, se desarrolle cáncer.