Centro de Cáncer Cervicouterino / Artículos

Quimioterapia, lo que debes saber

La quimioterapia es una de las técnicas más empleadas en el tratamiento contra el cáncer, capaz de brindar mejores expectativas de vida a enfermos y familiares. Conoce cómo actúan los medicamentos que se emplean, cuáles efectos secundarios pueden aparecer y qué esperar de la quimioterapia.

¿Cómo se produce el cáncer?

Las células de nuestro cuerpo regulan su desarrollo a través de un mecanismo que puede fallar, al ocurrir provoca que algunas células crezcan sin control alterando su estructura genética y causando propensión al cáncer. El proceso puede acelerarse por factores como contaminantes químicos, virus y luz solar, entre otros, y las posibilidades se multiplicarán si el individuo sigue malos hábitos (fumar o beber alcohol) o tiene familiares con antecedentes del padecimiento.

Una sola célula afectada puede reproducir millones de células cancerosas que irán formando una masa de tejido conocida como tumor. Cuando éste tiene un billón de células cancerosas tendrá un peso aproximado de ½ kg, y si no se detiene seguirá creciendo, invadirá órganos adyacentes (metástasis) y se propagará por el cuerpo. Se ha comprobado científicamente que las células que no han sido afectadas no pueden impedir que las dañadas sigan multiplicándose.

El crecimiento de células cancerosas puede alcanzar 5 cm entre 8 y 10 años, tiempo en el que puede haber daños considerables. "De ahí la importancia de que este problema se detecte en etapas tempranas, cuando mejor se puede actuar para erradicarlo", comentó el Dr. Rubén Herrera Aguilera, especialista en Oncología (especialidad médica en el estudio del cáncer).

Durante muchos años la palabra cáncer remitía a una idea fatalista, pero actualmente la ciencia ha permitido que ello se modifique. "Debemos dejar claro que todavía no hay cura para este padecimiento, pero la Oncología ha dado importantes avances, desde técnicas de diagnóstico hasta tratamientos, de manera que los tiempos de supervivencia han aumentado".

¿Qué es la quimioterapia?

"Del total de casos de cáncer 25% se alivian, 50% se controlan y el 25% restante no tienen cura, pero puede mejorarse considerablemente la calidad de vida del paciente", indica el especialista. Una de las herramientas para lograrlo es la quimioterapia o uso de medicamentos para combatir y prevenir el crecimiento, multiplicación y diseminación de células cancerosas.

Los fármacos de la quimioterapia que emplea la ciencia son más de 100; la prescripción de uno o varios de ellos dependen del tipo de problema, localización y estado general de salud del paciente. Algunos de sus tipos de administración más comunes son:

Un criterio importante para elegir cualquiera de las vías de administración es la característica de las venas. Si son muy delgadas no se recomienda la opción intravenosa, ya que las sustancias pueden romperlas fácilmente y causar quemaduras en los tejidos vecinos.

Asimismo, las sesiones de quimioterapia pueden ser diarias, semanales o mensuales, lo cual variará según las características del cáncer y la reacción del paciente a los medicamentos.

Efectos secundarios de la quimioterapia

El primer objetivo de los medicamentos empleados en quimioterapia es detener el rápido crecimiento y reproducción de las células cancerosas. Lamentablemente esto puede afectar a células normales, lo que causa efectos secundarios indeseables, pudiendo variar de un paciente a otro.

En ocasiones algunas de estas secuelas se presentan sólo cuando se combina la quimioterapia con otras medicinas, con ciertos alimentos o con el alcohol, por lo cual el médico debe informar al paciente qué puede consumir durante el tratamiento.

Algunos de los principales efectos secundarios de la quimioterapia y su tratamiento son:

Cabe destacar que puede ocurrir infertilidad por quimioterapia (temporal o permanente), por lo cual es conveniente informarse sobre los medicamentos previamente con el oncólogo. También es posible observar piel reseca y uñas oscurecidas, efectos que como la mayoría de los anteriores desaparecen cuando termina el tratamiento y las células sanas tienen la oportunidad de reproducirse para alcanzar su nivel normal.

Por otra parte, la quimioterapia durante el embarazo puede resultar en serias malformaciones o muerte del neonato; por lo que se recomienda evitar el embarazo durante el tratamiento. No obstante, la quimioterapia no es impedimento para llevar una vida sexual completa y satisfactoria.

Es común que los pacientes experimenten cambios de humor por la quimioterapia como sentimientos de temor, enojo y depresión. Es por ello que los pacientes y sus familiares o amigos cercanos deben aprender a reducir la angustia y tensión que sienten, en ocasiones mediante terapia grupal.

Aunque los efectos secundarios de la quimioterapia pueden llegar a ser insoportables, el paciente debe ser constante y disciplinado, pues la quimioterapia tiene un ciclo de vida que si no se respeta puede causar problemas; en otras palabras, no se debe faltar a las citas ni hacer caso omiso a instrucciones del médico, ya que el terreno ganado puede perderse por descuidos y el cáncer puede hacerse presente nuevamente.