Centro de Cáncer Cervicouterino / Prevención

Higiene íntima femenina, para prevenir infecciones vaginales

Los genitales femeninos están en contacto frecuente con secreciones vaginales, orina, menstruación y sudor, y al ser una zona poco ventilada, la humedad generada favorece el desarrollo de bacterias. Por ello, es fundamental mantener higiene íntima femenina.

Factores que alteran tu higiene

La vagina se limpia por sí misma, ya que sus paredes generan fluido que arrastra las células muertas y otros microorganismos al exterior. Este líquido es viscoso y sin olor, su producción aumenta al ovular y durante la excitación sexual.

Por tal motivo, la higiene de la zona genital sólo requiere delicado lavado con agua y jabón neutro para prevenir el mal olor vaginal y la aparición de infecciones vaginales. Sin embargo, muchas veces no basta con la limpieza que el baño proporciona debido a que existen factores externos que alteran la higiene, como:

No todo es agua y jabón

La higiene íntima femenina debe incluir -además del lavado con agua y jabón neutro- los siguientes cuidados:

Si presentas fluido vaginal abundante, de diferente color al habitual o de olor fuerte y desagradable, es probable que padezcas una infección vaginal, por lo que esrecomendable que acudas al ginecólogo para que indique el tratamiento adecuado.

Salvo prescripción médica, no es recomendable realizar duchas vaginales porque eliminan sustancias y flora que protegen la zona genital.

Ayudantes de la higiene íntima

La menstruación es un factor importante al hablar de higiene íntima, pues aunque la sangre que fluye hacia el exterior es limpia, resulta necesario cambiar varias veces al día la toalla o tampón, lo cual debe apoyarse con la limpieza durante el baño y lavado nocturno. Con el fin de proporcionar mayor comodidad a la mujer en esta etapa, la industria farmacéutica ha desarrollado los siguientes productos en diversas variedades:

Para incontinencia

La pérdida involuntaria de orina o incontinencia urinaria también representa problema en la higiene íntima femenina, pues tanto la zona genital como la ropa interior se mantienen húmedas generando desagradable olor y permitiendo la reproducción de microorganismos causantes de infecciones.

Este padecimiento puede presentarse a causa de infección en los genitales o vías urinarias, administración de algún medicamento, debilidad de los músculos que sostienen la vejiga, aumento de actividad muscular de este órgano, bloqueo de la uretra urinaria (conducto por donde se expulsa la orina), inmovilidad, trastornos neurológicos o problemas hormonales. En estos casos, se recomienda utilizar productos absorbentes como: