Centro Cardiovascular / Análisis y Estudios de Laboratorio

Grupo de pruebas metabólicas completas

Conjunto de 20 pruebas químicas realizadas en suero sanguíneo (parte de la sangre que no contiene células), a fin de conocer las cifras de colesterol y proteína totales, diversos electrolitos (sodio, potasio y cloro) y otras sustancias que reflejan el funcionamiento global del organismo, pero principalmente de hígado y riñón.

Para qué sirve

El médico puede solicitar pruebas metabólicas completas como parte de un chequeo de rutina anual, aunque también para valorar el estado físico del paciente cuando se sospecha de problemas hepáticos, renales o trastornos alimenticios, como anorexia nerviosa y bulimia.

Asimismo, dicha prueba aporta información sobre el metabolismo del cuerpo, ya que indica cómo funcionan riñones e hígado, a la vez que evalúa los niveles de glucosa, colesterol y calcio, entre otros elementos.

En qué consiste

Para realizar este análisis de sangre, se toma muestra a través de una vena (por lo general de la región interior del codo o dorso de la mano). El sitio a puncionar se limpia con desinfectante y, a continuación, se coloca banda elástica alrededor de la parte superior del brazo para concentrar la irrigación sanguínea en la zona.

Posteriormente, se introduce aguja en la vena y la sangre se recolecta en frasco hermético o tubo especial. Una vez recogida la muestra del vital líquido, se cubre la herida con algodón para prevenir hemorragia.

Preparación del paciente

Es importante que la persona no consuma alimentos ni líquidos 8 horas previas al examen.

¿Hay riesgos?

Extraer muestra de sangre implica bajo riesgo, aunque en algunas personas pudiera presentarse:

Asimismo, la aguja siempre debe ser estéril y desechable, a fin de evitar la propagación de infecciones como las ocasionadas por los virus de la hepatitis B y C (generan daño en el hígado y condicionan la formación de cáncer) o de inmunodeficiencia humana (VIH, que ocasiona el sida).

Resultados

Los valores normales son:

Los resultados anormales pueden deberse a amplia variedad de padecimientos, como insuficiencia renal, problemas respiratorios y complicaciones relacionadas con diabetes. Por ello, la interpretación de la prueba debe correr a cargo de un médico (general o endocrinólogo).

Fuentes: