Trasplantes en México - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

23 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Trasplante, esperanza de vida

Jueves 22 de junio del 2017, 11:59 am, última actualización

El siglo XX se caracterizó por grandes desarrollos científicos; sin duda, uno de los más trascendentes fue el trasplante de órganos, que hasta la fecha es la única opción de tratamiento para ciertas enfermedades.

Trasplante de órganos, Donación de órganos

Su objetivo es restituir las funciones perdidas de órganos y tejidos, lo que en la mayoría de los casos permite salvar y mejorar la calidad de vida de miles de personas. Se trata del trasplante, intervención quirúrgica que consiste en sustituir riñones, hígado, corazón, pulmones, córneas y tejidos dañados por sanos. Su procedimiento incluye las siguientes variantes, mismas que dependen de la relación genética entre donador y receptor:

  • Autotrasplante. En el que el órgano trasplantado proviene de la misma persona, como ocurre, por ejemplo, en el caso de injerto de piel.
  • Isotrasplante. Dos individuos genéticamente idénticos, como en el caso de los gemelos.
  • Alotrasplante. Pertenecientes a la misma especie, pero con diferente información genética.
  • Xenotrasplante. De distinta especie, es decir, cuando se implanta algún órgano de un animal al humano.

En México se recurre frecuentemente a los trasplantes y, pese a que la demanda de órganos es mayor que la oferta, "se cuenta con varias instituciones que tienen infraestructura física y humana para realizar trasplantes de corazón, hígado, pulmón, riñón, páncreas e intestino delgado", refiere la Dra. Josefina Alberú, jefa del Departamento de Trasplantes del Instituto Nacional de la Nutrición (INN) Salvador Zubirán.

Cuando el cerebro muere

Es común que las donaciones de órganos en México se realicen cuando sobreviene la muerte de una persona, que previamente dio su autorización para tal efecto e informó a sus familiares su decisión.

Algo similar ocurre cuando alguien presenta muerte cerebral (estado en el que los signos vitales del paciente se mantienen en funcionamiento gracias a sistemas artificiales), condición que puede ocurrir cuando se reciben fuertes golpes en la cabeza a causa de accidentes automovilísticos o caídas, lesiones con arma de fuego, hemorragias internas producidas por tumores, sobredosis de medicamentos y envenenamiento; sus signos más comunes son:

  • Pupilas que no reaccionan a la luz.
  • Ausencia de contracciones cuando un abatelenguas se coloca detrás de la lengua.
  • No hay parpadeo al momento de tocar los ojos.

"Quien sufre daño cerebral llega a terapia intensiva con dificultad respiratoria y circulatoria, por ello, inmediatamente se trata de estabilizarlo manteniendo su respiración con aparatos y administrándole algunos medicamentos. Posteriormente, se realiza una serie de estudios para conocer la magnitud de la lesión y diagnosticar el deceso del órgano, como el electroencefalograma (permite apreciar si las ondas de actividad cerebral son inexistentes) y angiografía (evidencia de ausencia de flujo sanguíneo)", indica la jefa del Departamento de Trasplantes.

Cuando se identifica la muerte del cerebro se interrumpe todo tipo de señales orgánicas del cuerpo, aunque el corazón sigue latiendo de manera artificial y los pulmones se llenan de aire de igual modo.

Una vez que se confirma la muerte cerebral, se les plantea a los familiares la situación y se les pregunta si el fallecido en algún momento manifestó el deseo de donar sus órganos; en caso que la respuesta sea afirmativa o que tomen la decisión en ese momento por no haber hablado nunca de ello, se procede a la extracción.

Procedimiento

A decir de la especialista "primero hay que tomar en cuenta que, normalmente, en los trasplantes se recurre a donadores cadavéricos, pero hay casos en los que es posible contar con personas vivas, por ejemplo, cuando se implanta un riñón, ya que ello no impide que el donante pueda seguir haciendo su vida normal, pero en situaciones como ésta se establece que ambas personas deben ser familiares".

Asimismo, es necesario efectuar lo siguiente:

  • Seleccionar a los receptores que tienen tipo de tejido y grupo sanguíneo más parecido al de los órganos donados.
  • Preservar las partes extraídas del cadáver para transportarlas al lugar donde se encuentren los pacientes receptores.
  • Preparar a los receptores para la cirugía, posteriormente, se extrae el órgano que no funciona y se reemplaza.
  • Iniciar proceso de recuperación bajo estricta supervisión, tras lo cual recupera casi al 100% su calidad de vida.

Hay que considerar que el organismo humano tiene la capacidad de reconocer todos lo elementos extraños que se introducen a él, de manera que cuando tiene contacto con órganos cuyos componentes celulares son diferentes, el sistema inmunológico crea respuesta de rechazo y trata de destruirlos.

Con el fin de que los elementos implantados no se pierdan, se desarrollaron los inmunosupresores, "que son fármacos que impiden la respuesta de defensa al bloquear el reconocimiento de un cuerpo diferente", advierte la trasplantóloga.

Cabe destacar que la recuperación de órganos y tejidos de una persona que, en vida decidió ser donador voluntario se lleva a cabo en el momento en que los médicos certifican su muerte, proceso que se realiza mediante minuciosa intervención quirúrgica que garantiza la estética del cuerpo.

Asimismo, debe considerarse que ni la edad ni el historial médico deben impedir que alguien desee donar sus órganos, pues cuando se efectúa la extracción los médicos determinan qué porciones del organismo son útiles para salvar o devolver la calidad de vida a otra persona.

Es importante saber que para portar consigo una tarjeta de donación voluntaria es necesario ser mayor de edad; sin embargo, cuando fallece un niño sus padres son los que deciden si donarán sus órganos, ya que éstos son de gran utilidad, ya que los pequeños no pueden recibir los provenientes de personas adultas.

Cultura de la donación

En 1999 se creó el Consejo Nacional de Transplantes (Conatra), encargado de regular la práctica de los implantes de órganos en México, así como apoyar, promover y coordinar las acciones que realizan las instituciones de salud de los sectores público, social y privado del país, debido a la gran demanda de órganos y tejidos que se registran anualmente.

Para ilustrar esta necesidad, el Registro Nacional de Trasplantes indica que cada año se requieren más de 1,100 córneas y sólo están disponibles 786. Asimismo, sólo 30 de cada 100 personas que requieren un riñón lo reciben; en cuanto al hígado, se necesitan aproximadamente 6 mil para implantar cada año.

Estas cifras nos permiten comprender la importancia de que se fomente la cultura de donación en México mediante la concientización de la población, "pues no sabemos si en algún momento podemos necesitar un trasplante; hay que tomar en cuenta que cada día más pacientes se incorporan a la lista de espera y no todos pueden contar con el órgano que requieren para seguir viviendo", enfatiza la jefa del Departamento de Trasplantes del INN.

Un poco de historia

En la década de los 60 se practicaron los primeros trasplantes exitosos en el mundo, los cuales fueron calificados como auténticas hazañas médico-científicas; de hecho, ocupaban las primeras planas de los periódicos del mundo. México no fue la excepción, pues en 1963 los doctores Federico Ortiz Quesada, Manuel Quijano Narezo y Manuel Flores Izquierdo realizaron el primer trasplante de riñón en el entonces Centro Médico Nacional (actualmente denominado Siglo XXI) del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Cuatro años después se efectuaron en el Instituto Nacional de la Nutrición de la Secretaría de Salud (Ssa), Hospital Central Militar e Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

Por otra parte, la década de los 80 fue testigo de más avances, ya que en 1985 médicos mexicanos realizaron el primer trasplante de hígado, y en 1987 otro equipo de especialistas hizo lo propio en el caso del páncreas. Pero un año significativo fue 1988, cuando en el Hospital de Especialidades del Centro Médico La Raza del IMSS, el doctor Rubén Argüero llevó a cabo el primer trasplante de corazón, y en 1989 sus colegas, los doctores Jaime Villalba Caloca y Patricio Santillán efectuaron el primero de pulmón en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias de la Ssa.

Durante los primeros años en que se realizaron trasplantes en México se carecía de un marco jurídico que los reglamentara, por ello, en 1973 se respaldó su práctica a través del Código Sanitario Federal, y tres años más tarde se estableció el Registro Nacional de Trasplantes. Este organismo actualmente sigue vigilando el apego a la normatividad, expedición de licencias sanitarias para el funcionamiento de bancos de órganos y tejidos, contabiliza las intervenciones realizados y lleva el registro de los pacientes en lista de espera.

Ante todo prevención

El personal médico dedicado a los trasplantes afirma que es preferible seguir medidas que permitan prevenir enfermedades que puedan derivar en daño severo a algún órgano, y evitar su consiguiente trasplante. ¿Qué se puede hacer para lograrlo?, pues bien, a continuación lo descubrirá:

Para mantener un corazón sano es necesario que:

  • No fumes.
  • Evites consumir grasas animales en exceso, especialmente la que se encuentra en carnes rojas, huevos y mariscos.
  • Mantengas tu peso ideal.
  • Hagas ejercicio físico con regularidad.
  • Aprendas a controlar el estrés.

Los riñones se mantienen en buen estado si:

  • Bebes de 2 a 3 litros de agua diariamente.
  • Evitas autorrecetarse tranquilizantes.
  • No consumes alcohol en exceso.
  • Tratas a tiempo cualquier infección urinaria.

Tus pulmones se mantendrán saludables si:

  • No fumas.
  • No convives con aves, gatos y perros en caso de ser alérgico.
  • Evitas cocinar en asador, ya que el humo que despiden los alimentos puede producir bronquitis crónica y enfisema (presencia anormal de aire en los pulmones).

Para impedir el desarrollo de cirrosis (cambio degenerativo en hígado):

  • Modera tu consumo de alcohol.

Puedes prevenir hepatitis (inflamación del hígado) si:

  • No recibes transfusiones de sangre segura.
  • Usas jeringas desechables.
  • Evitas ingerir mariscos de dudosa procedencia.
  • Utilizas condón durante las relaciones sexuales, pues la hepatitis B ó C se llega a contagiar por esta vía.

Cuida tus órganos de la visión y acude al oftalmólogo en caso de:

  • Sentir materiales extraños en los ojos.
  • Tener secreciones y enrojecimiento.
  • Presentar visión borrosa.
  • Evitar tratamientos en los ojos no prescritos por el oftalmólogo.

Puedes preservar la salud de su páncreas si:

  • Evitas el sobrepeso.
  • Moderas su consumo de azúcares y grasas.
  • Prácticas algún deporte.
  • Sigues instrucciones médicas para controlar la diabetes.

Como podrás darte cuenta, es fundamental considerar la donación, no hay que pensar que iremos al otro mundo sin ojos, corazón, hígado o riñones, pues cuando un cuerpo es sepultado todos los órganos se descomponen y terminan hechos polvo.

Si deseas donar tus órganos o tejidos puedes comunicarte al Consejo Nacional de Trasplantes (cenatra.salud.gob.mx) a los siguientes números: 5119 3627 y 5119 1158 (en la Ciudad de México), o bien, a 01 800-2017 861 y 01 800-2017 862 (para el interior de la República sin costo).

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Cardiovascular

Cuidados después de un infarto


Ver más...

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año 15 millones de personas sufren un ictus (infarto cerebral) por no tener conocimiento de sus factores de riesgo. 




Comscore