Angioplastia, para eliminar obstrucción de las arterias - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

1 Marzo 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Angioplastia, para destapar las arterias

Miércoles 01 de junio del 2016, 09:04 am, última actualización

Los vasos sanguíneos se encargan de transportar oxígeno y nutrientes desde el corazón al resto del organismo, proceso que llega a verse afectado si dichos conductos se estrechan u obstruyen. Para solucionar esta alteración es posible recurrir a la angioplastia, método no quirúrgico que abre dichos canales para que la circulación siga su curso.

Angioplastía, Arterias, Infarto, Angina de pecho

El taponamiento de vasos y arterias tiene como principal causa a la aterosclerosis, padecimiento que da lugar a la formación de placas de ateroma (acumulaciones de colesterol, calcio y otras sustancias) en las paredes de los vasos sanguíneos.

"Lo anterior ocasiona que dichos conductos presenten reducción en su diámetro, trastorno conocido como estenosis, que compromete en mayor o menor grado la circulación de la sangre. Así, puede generar desde angina de pecho (cuando la interrupción del flujo sanguíneo al corazón es temporal) hasta infarto de miocardio (si es permanente e irreversible)", refiere el Dr. Héctor Antonio Castillo Ramos, angiólogo especializado en cirugía vascular en el Instituto Nacional de la Nutrición Salvador Zubirán de la Secretaría de Salud, en la Ciudad de México.

Es importante considerar que hay ciertos factores de riesgo para desarrollar el problema antes descrito; entre ellos se encuentran diabetes mellitus, dislipidemia (aumento de los niveles de grasas en el organismo), hipertensión arterial y tabaquismo.

Ahora bien, en estos casos -específicamente cuando los vasos sanguíneos no presentan obstrucción total ni se ve comprometida una zona mayor a 2 cm- puede recomendarse la angioplastia, que consiste en 'abrir' las arterias taponadas sin necesidad de recurrir a intervención quirúrgica. "El procedimiento requiere hospitalización, se realiza en los vasos coronarios (aquellos que irrigan al corazón) y se indica cuando el paciente manifiesta dolor en el pecho al momento de realizar esfuerzos o ejercicio. Asimismo, puede efectuarse en los llamados vasos periféricos (aquellos que se ubican en las extremidades), mismos que al presentar estenosis y la consecuente disminución del flujo sanguíneo, generan al paciente dolor en las piernas durante la marcha", explica el angiólogo, quien forma parte del equipo médico del Hospital Mocel, en la Ciudad de México.

¿En qué consiste?

Sobre la forma en que se efectúa la angioplastia, el Dr. Castillo Ramos describe que "tras una inyección de anestesia local en ingle o zona del hombro, se introduce en una arteria de pierna o brazo un tubo delgado, hueco y flexible llamado catéter guía, el cual es orientado por un monitor que muestra una imagen radiográfica del dispositivo avanzando por el vaso hasta llegar a la zona obstruida".

Una vez ahí, dentro del llamado catéter guía se inserta otro más pequeño y provisto de un globo en la punta, el cual es inflado por el médico para ensanchar la región estrechada u obstruida. "Después, se retira dicho dispositivo y se implanta en el vaso sanguíneo (a través del catéter guía) un stent, pequeño aparato en forma de rejilla que permanece dentro de la vena o arteria para evitar la reaparición de estenosis", acota el Dr. Castillo Ramos.

Cabe destacar que desde hace 10 años se implementó la angioplastia con láser, la cual se efectúa mediante la introducción de un catéter que tiene la capacidad de transmitir un haz de luz que envía impulsos lumínicos a la placa de ateroma para vaporizarla. "En estos casos, no hay necesidad de dilatar el vaso ni de colocar el stent; no obstante, se presentan muchos problemas de estrechamiento en los vasos sanguíneos posteriormente, razón por la que no se practica con tanta frecuencia", aclara el especialista.

Valoración del paciente

Antes de realizar cualquiera de los dos tipos de angioplastia es necesario estudiar cardiológicamente al paciente, es decir, analizar su grado de riesgo y solicitar una arteriografía (imagen de los vasos sanguíneos por rayos X que sirve para valorar sus condiciones) que permita evaluar si es candidato o no al procedimiento.

Si el afectado presenta obstrucción total o el segmento dañado es mayor a 2 cm no se le realiza la angioplastia, ya que estas condiciones impiden la introducción del catéter guía; tampoco se considera viable el procedimiento con láser porque se tiene alto riesgo de romper la arteria. La solución al problema sería mediante intervención quirúrgica.

Por otra parte, aunque la angioplastia es considerada segura, en cualquiera de sus modalidades siempre existe la posibilidad de que se presenten problemas, los cuales son proporcionales a la experiencia del médico y calidad del equipo utilizado. El más grave es el rompimiento del vaso, seguido de reestenosis (cuando vuelve a presentarse estrechamiento u obstrucción) e infarto (falta de oxigenación que deriva en la muerte del tejido) en la zona que recibía irrigación sanguínea por parte de la arteria dañada.

"Todos los pacientes que son sometidos a angioplastia requieren seguimiento médico posterior, sin importar que se haya realizado con stent o láser. Si fue indicada para tratar algún problema cardiaco es necesario solicitar electrocardiograma, estudio que mide la actividad eléctrica del corazón) y prueba de esfuerzo. Pero si se recurrió al método para resolver algún padecimiento relacionado con la circulación sanguínea en las extremidades, será necesario verificar si hubo mejoría al medir la presión del vaso por medio de ultrasonido", describe el angiólogo.

El pronóstico del paciente después de la angioplastia generalmente es bueno debido a que está libre de molestias durante largo periodo; no obstante, algunos individuos pueden presentar reestenosis, que se manifiesta con dolor en pecho o extremidades durante la actividad física o en el reposo. "La frecuencia de este problema es variable, pues en algunas personas se ha manifestado después de 2 ó 3 meses y en otras pasados cinco años (50% de las personas)", señala el Dr. Castillo Ramos.

Por último, es necesario tener presente que un vaso sanguíneo únicamente puede ser sometido a angioplastia una sola vez, debido a que al colocar un stent se deja un cuerpo extraño, en cuyo caso podría originar el rompimiento de la arteria y, en cuanto al láser, éste debilita la pared del vaso. Entonces, si un paciente sufre reestenosis requerirá cirugía para resolver el problema de circulación y evitar complicaciones que pudieran poner en riesgo su vida.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Directorio de medicinas, Medicamentos de libre venta
Hoy en Cardiovascular

Té matcha, ¿tan maravilloso como dicen?


Ver más...




Comscore