Enfermedades cardiacas y embarazo, peligrosa mancuerna - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

22 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Cardiopatía y embarazo, peligrosa mancuerna

Lunes 19 de junio del 2017, 12:09 pm, última actualización.

Los avances médicos han permitido que muchas mujeres que antaño hubieran vivido pocos años debido a enfermedades cardiacas, ahora alcancen la edad reproductiva y puedan embarazarse. ¿Cuáles son los riesgos que enfrentan?

Cardiopatía y embarazo
Cardiopatía y embarazo, peligrosa mancuerna

En efecto, la expectativa de vida para las mujeres con algún trastorno cardiaco se ha incrementado, y ello permite que formen una familia. Sin embargo, ¿qué tanto les afecta la gestación? “Depende del tipo de cardiopatía o enfermedad que padecen, la edad en la que se produce el embarazo y la asesoría por parte del ginecólogo y el cardiólogo acerca de los riesgos que implica este hecho”, refiere el Dr. Mario López Contreras, ginecólogo que se desempeña como jefe de Consulta Externa, coordinador de la Clínica de Displasias (crecimiento anormal de células) e investigador del Hospital General de Cuautitlán, con sede en el Estado de México y adscrito al Instituto de Salud de esta entidad.

El especialista agrega que, a nivel mundial, el porcentaje de gestantes con alguna enfermedad del corazón diagnosticada va de 1 a 5%. En cuanto al riesgo que implica concebir un bebé, depende de la clasificación del padecimiento, ante lo cual la Asociación de Cardiología de Nueva York establece los siguientes niveles de afectación:

  • Grado 1. Agrupa a pacientes que no tienen problemas para desarrollar su vida diaria debido a que el trastorno no perjudica sus funciones orgánicas al momento de realizar actividades.
  • Grado 2. Abarca a quienes tienen dificultad respiratoria cuando hacen grandes esfuerzos.
  • Grado 3. Incluye a mujeres que presentan dificultad para respirar ante pequeños esfuerzos, como caminar o subir escalones. Quienes se ubican en esta categoría deben tomar en cuenta su condición antes de embarazarse, porque los cambios que produce la gestación pueden afectar a su corazón.
  • Grado 4. Engloba a quienes tienen daño severo en el músculo cardiaco, de modo que el embarazo está contraindicado porque pone en peligro su vida.

Riesgos

Para valorar éstos, es necesario analizar distintos aspectos relacionados con los cambios que la gestación, como tal, origina en la mujer, pues ello contribuirá tanto en la cardiopatía como en el desarrollo de la gestación.

“De manera natural, durante el embarazo existe aumento en la cantidad del volumen circulante de sangre, lo que deriva en mayor gasto cardiaco, es decir, el corazón se ve obligado a trabajar más para manejar dicho flujo. Estas condiciones alcanzan su máximo nivel entre las semanas 28 a 32, y si, por ejemplo, existe alguna obstrucción en válvulas, ello puede tener repercusiones en el riego sanguíneo hacia el bebé”, explica el entrevistado, quien es fundador de la Clínica de Displasias en el Hospital Juárez de México de la Secretaría de Salud.

Por otra parte, está demostrado que existe riesgo de que el infante nazca con algún problema cardiaco, “en especial si la enfermedad de la madre es de tipo congénito (de nacimiento)”, en cuyo caso esta posibilidad fluctúa en 4%, según datos generales. “No obstante, se estudiaron 600 mujeres embarazadas con cardiopatía, lo cual reveló que 19% de los hijos de madres con enfermedad congénita nacieron con la alteración. Igualmente, existe mayor peligro de aborto”, acota el ginecólogo.

Lo anterior está asociado a los cambios que el embarazo implica por sí mismo, los cuales afectan con más severidad a pacientes cuyo corazón no trabaja al 100%.

Complicaciones

Al detectar que una mujer sufre cardiopatía, lo más importante es el consejo y apoyo médico multidisciplinario, así como limitar ciertos esfuerzos, reducir la cantidad de alimentos ingeridos y practicar ejercicio tolerable, por ejemplo, caminata.

“En esta etapa es riesgoso que la paciente suba mucho de peso, porque esto incrementa la posibilidad de que también se presente preeclampsia o aumento en la presión arterial, lo cual complicaría aún más la cardiopatía. Y, si consideramos que en torno al séptimo mes de embarazo se incrementa el volumen sanguíneo, en consecuencia puede haber disnea (dificultad para respirar) o alguna alteración agregada al área pulmonar”, detalla el Dr. López Contreras.

Además, el especialista reconoce que parto y puerperio (fase que comprende desde el final del alumbramiento hasta la normalización de los cambios fisiológicos producidos durante la gestación) son las etapas más susceptibles de complicación, por lo que destaca la importancia de que durante el momento en que la madre da a luz, el ginecólogo esté asistido por anestesiólogo, cardiólogo, obstetra (se ocupa del embarazo, parto y puerperio) y perinatólogo (rama de la Pediatría que se ocupa del lactante en sus primeros días de existencia).

“Es sumamente importante abreviar el periodo de expulsión del producto y disminuir en lo posible la pérdida de sangre a fin de prevenir arritmia o falla cardiaca, e incluso, algunas mujeres pueden desarrollar tromboembolia pulmonar (cuando un coágulo se traslada al pulmón y lo obstruye)”, explica el entrevistado.

Lo anterior se observa con mayor frecuencia durante el puerperio, una vez que la paciente está en cama. Por otra parte, la postura en que se sitúan las piernas durante el alumbramiento (posición obstétrica, en que la mujer se acuesta boca arriba, con los muslos elevados y las rodillas flexionadas) puede ocasionar que la sangre se acumule y formarse coágulo al moverse.

Cabe destacar que lo anterior representa riesgo para todas las mujeres, pero en las mujeres con cardiopatía el peligro se triplica; de ahí la importancia de aplicar vendaje en las extremidades desde medio pie hasta el muslo. Asimismo, se recomienda el uso preventivo de antibióticos para evitar algún proceso infeccioso del músculo cardiaco en el puerperio.

“Este tipo de situaciones, afortunadamente, no son frecuentes, sobre todo cuando ya se posee diagnóstico de cardiopatía. Los problemas graves se presentan, más bien, cuando se ignora la presencia de la enfermedad”, advierte el Dr. López Contreras.

Manejo adecuado

De acuerdo con el especialista, lo más correcto es cerciorase si la mujer que se embaraza padece problemas del corazón, pues ello permite realizar tratamiento y seguimiento adecuados desde el principio. En este sentido, es preciso que ginecólogo, obstetra, perinatólogo y anestesiólogo trabajen en equipo.

“Por cada contracción uterina se presenta aumento de flujo sanguíneo hacia el interior que fluctúa entre 300 y 400 ml, lo cual debemos tomar en cuenta para no sobrecargar el trabajo del músculo cardiaco. Así, es necesario disminuir los volúmenes de líquido (suero) y que el parto se efectúe vía vaginal, evitando que el periodo expulsivo sea prolongado. Por tanto, se requiere un especialista que tenga habilidad y entrenamiento adecuados para abreviar la salida del bebé con ayuda de fórceps (instrumento semejante a tenaza que ayuda en la expulsión del infante)”, detalla el ginecólogo.

Ahora bien, si la paciente se somete a cesárea, se incrementa el riesgo de que experimente insuficiencia cardiaca (incapacidad del corazón para bombear sangre adecuadamente) a causa de los cambios en el flujo sanguíneo.

Cabe señalar que si bien hay mujeres que presentan problemas cardiacos de tipo congénito, uno de los casos que prevalecen en México son las cardiopatías derivadas de fiebre reumática padecida en la infancia. Este problema, cuando no presenta síntomas muy visibles, suele pasar desapercibido y sólo se identifica en la gravidez, momento en que se detecta soplo (sonido cardiaco anormal), falta de aire o coloración azul de los labios por falta de oxigenación.

Por lo anterior, es fundamental que la embarazada acuda a control prenatal desde el inicio de la gestación, para que el médico descarte cualquier patología o enfermedad que pudiera poner en riesgo su vida y la de su futuro hijo.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Cardiovascular

Cuidados después de un infarto


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore