Enfermedad de Chagas, un mal ignorado - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

11 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Enfermedad de Chagas, un mal ignorado

Miércoles 19 de abril del 2017, 11:25 am, última actualización

Se cree que 24 millones de latinoamericanos portan el microorganismo que genera la enfermedad de Chagas, mal que afecta al corazón y sistema digestivo de su huésped sin que lo note y que ocasiona 45 mil muertes al año; es transmitido por la chinche besucona y en México aún hay mucho por hacer para lograr su control.

Enfermedad de Chagas

Por el número de enfermos y la amplitud del área que abarca (del sur de Estados Unidos al sur de Argentina), así como por la gravedad de las alteraciones cardiacas y en el sistema digestivo que ocasiona, la enfermedad de Chagas puede considerarse uno de los principales problemas de salud pública en América Latina. 

Aunque hay descubrimientos arqueológicos que muestran evidencias de este mal en momias peruanas, el hallazgo del padecimiento tuvo lugar en el año 1909, cuando el doctor brasileño Carlos Ribeiro Justiniano Das Chagas reportó la enfermedad por vez primera, además de que descubrió al causante de la afección (Trypanosoma cruzi, protozoario o ser de una sola célula como las amebas) y el papel de las chinches besuconas u hociconas como agentes transmisores o "vectores", como se les conoce en Medicina. 

Hasta la fecha no se ha encontrado la manera de revertir los problemas que genera, los cuales pueden presentarse hasta 20 años después de ocurrido el contagio, pero se sabe que no todos los portadores desarrollan las fases críticas y que es posible la prevención, si bien todavía falta mucho por hacer al respecto. 

Ciclo de la enfermedad

La Dra. Bertha Espinoza Gutiérrez, miembro del Departamento de Inmunología del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIB) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM, en el Distrito Federal), comenta que esta enfermedad, también conocida como tripanosomosis americana, cuenta con una serie de factores y variables que complican su control y tratamiento. 

Primeramente explica que al igual que dengue, paludismo o virus del Nilo, la enfermedad de Chagas se propaga a través de insectos y que en México existen "al menos 18 especies comprobadas de chinches besuconas que son vectores o transmisores del Trypanosoma cruzi; no son como las chinches de cama, sino que miden entre 3 y 4 centímetros en su edad adulta, son de color negro y se alojan principalmente en los corrales de las casas rurales". 

La investigadora comenta que estos insectos se alimentan por las noches con sangre de animales y humanos, y "tienen el reflejo de defecar inmediatamente después de comer para que su intestino reciba alimento fresco, de modo que lo hacen sobre la piel de la víctima. El parásito, que se encuentra alojado en las heces de la chinche, ingresa en el organismo gracias a que cuenta con enzimas que le permiten penetrar por los tejidos. También puede introducirse cuando el individuo, dormido, siente el piquete, se rasca instintivamente y luego se lleva la mano infectada con desechos del insecto al rostro, trasladando al protozoario a su nariz, boca u ojos". 

Aunque la mayoría de las veces el lugar de entrada del protozoario (chagoma) puede ser grande y lucir inflamado, o bien, presentarse en el rostro los "habones de inoculación" (zonas endurecidas, rojas y con alta temperatura), el desconocimiento del mal hace que estas marcas se confundan con picaduras de moscos o arañas. 

Además, comenta la especialista con más de 12 años de experiencia en la materia, "luego del contagio y hasta 20 días después tiene lugar la primera fase (aguda), en la que el parásito circula por la sangre y produce dolor de cabeza, fiebre, escalofríos, inapetencia y malestar general, síntomas que se confunden con gripe o cansancio, por lo que el diagnóstico y la atención no se llevan a cabo". 

Luego de este periodo continúa una fase de latencia, que ocurre cuando el Trypanosoma cruzi se sitúa en los órganos del cuerpo, principalmente en el corazón, para reproducirse al interior de sus células. En este momento el parásito parece controlado, pero las defensas del organismo nunca lo eliminan por completo y no pueden evitar que ocasionalmente se incorpore al torrente sanguíneo. 

Por último, diversos estudios estiman que luego de dos décadas del contagio, 30% de las personas infectadas entran en el período crónico, el cual es incurable y pone en riesgo la vida del individuo; "después de tanto tiempo, y ya que el protozoario se aloja en el corazón y se reproduce en sus células, se genera un crecimiento del órgano, que junto con la reacción del sistema inmune para tratar de contrarrestar al invasor da lugar a daños mayúsculos; este problema en conjunto, conocido como cardiopatía chagásica, ocasiona arritmias (falta de sincronización en los latidos del corazón) e infartos". Algo similar puede suceder en colon y esófago, por lo que aumentan su tamaño y producen diversos trastornos digestivos. 

El tratamiento de la enfermedad de Chagas está muy limitado, ya que el único fármaco autorizado para su atención (benznidazol) sólo es efectivo durante la fase aguda, ya que cuando el Trypanosoma cruzi entra en las células de algún órgano tiene protección y el medicamento no actúa con éxito. 

Problema complejo

Ya que las investigaciones para obtener nuevos medicamentos y una vacuna se encuentran lejos de concluir, la solución más viable consiste en tratar de controlar a las chinches, las cuales se encuentran en el hábitat natural pero también en la periferia de las casas, debido a que gallinas, perros o gatos les aseguran comida. 

Por desgracia, indica la Dra. Espinoza, el peligro pasa inadvertido por diversos motivos: "Primeramente, la gente no conoce al insecto, que sólo vive de noche, y no lo vincula con la enfermedad; además, en México tenemos hasta 18 especies de chinches portadoras de la enfermedad de Chagas, mientras que en otros países sólo hay 1 o 2, y finalmente la población rural mexicana acostumbra colocar sus corrales muy cerca de la casa para sentir que sus animales están seguros, incluso la pared del gallinero es la misma que la de la recámara, y si hay huecos en los muros, el insecto puede entrar a la casa con facilidad". 

Asimismo, comenta que los estudios oficiales consideran que este mal sólo se presenta en Oaxaca, Guerrero, Chiapas, Veracruz o Tabasco, concretamente en poblaciones cuyas chozas son de madera o adobe, más vulnerables a las chinches; empero, las investigaciones de la especialista y otros investigadores han encontrado hasta tres tipos de chinches en una sola casa de ladrillo, en estados anteriormente no contemplados, como Jalisco, Nayarit, Zacatecas o Colima. En Morelos, por ejemplo, se han estudiado muestras de sangre, tomadas de distintas comunidades, detectando una incidencia alta, de entre 5 y 8%. 

Por si fuera poco, estudiosos de distintos centros de salud mexicanos han comprobado que este mal también se transmite por medio de transfusiones, debido a problemas en el control de los bancos de sangre y a pesar de la existencia de normas que obligan a someter a examen toda donación para garantizar su calidad. 

La Dra. Bertha Espinoza ahonda: "Ya que esta enfermedad se califica como exclusiva de zonas tropicales, en las regiones con otro clima o no reconocidas se omiten los diagnósticos; sin embargo, se han encontrado muestras sanguíneas con Trypanosoma cruzi en la Ciudad de México, debido a que vienen personas de provincia que atraviesan el estado de latencia y realizan donaciones". 

A este respecto, señala que en el laboratorio que dirige en el IIB "realizamos pruebas de diagnóstico de sangre para saber si una persona padece la enfermedad o si una muestra está infectada; las llevamos a cabo para hospitales, particulares o instituciones, y son completamente gratuitas". 

Prevención e investigación

Si bien el combate a la enfermedad de Chagas es contemplado por la Secretaría de Salud a través del Programa de Enfermedades Transmitidas por Vector y Zoonosis, la especialista comenta que, "esta instancia atiende varios padecimientos y, por los escasos recursos con que cuenta, tiene como prioridad el combate al dengue o al paludismo y sólo después considera a la tripanosomosis americana. Se trabaja sobre el padecimiento, pero no es suficiente". 

Además de la gran variedad de chinches que hay y que requieren de estudios para conocer sus costumbres, investigaciones dirigidas por la Dra. Espinoza muestran que de las dos variables de Trypanosoma cruzi que existen (genotipos 1 y 2), en México circula el 1, mientras que en América del Sur se encuentra principalmente el 2, lo que explicaría por qué el padecimiento pasa inadvertido en ocasiones para la persona infectada, ya que esta variedad de protozoario podría generar síntomas menos evidentes. 

Por esto, opina que las medidas de control deben ser distintas a las emprendidas en Brasil, Argentina o Bolivia, y que éstas se podrían aplicar de manera paralela a investigaciones científicas que generen nuevos conocimientos, de modo que se perfeccionen los métodos y se particularicen a nuestra realidad. 

Por ejemplo, considera con base en su experiencia y la de otros investigadores mexicanos que una medida prudente consiste en modificar las construcciones y colocar a los corrales y animales lejos de la vivienda para mantener distancia de los insectos que ahí se alojan y así disminuir el riesgo. 

Finalmente, la doctora Bertha Espinoza destaca la importancia de apoyar las investigaciones sobre esta enfermedad, ya que sí ofrecen soluciones y resultados, así como una visión sobre la peligrosidad de la enfermedad de Chagas en la población mexicana.

SyM - Israel Cortés

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Cardiovascular

Dieta minestrone, para pacientes con problemas cardiacos


Ver más...

Los niños que conviven con mascotas desde pequeños desarrollan un sistema inmune más fuerte, reduciendo el riesgo de padecer alergias y obesidad.




Comscore