Ataque cardiaco por depósitos de grasa en las arterias - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

28 Marzo 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

¡Fallaste corazón!

Miércoles 01 de junio del 2016, 09:31 am, última actualización.

Estudios al respecto indican que por cada 6 hombres que sufren un infarto, sólo 1 mujer lo padece. Se sabe igualmente que se presentan con mayor frecuencia en personas entre 40 y 60 años de edad, tal vez el rango en que te encuentras, pero, ¿sabes qué es un infarto?

Infarto al corazón, Ataque cardiaco, Infarto al miocardio, Colesterol elevado

En los países donde la alimentación se basa en consumo de productos de origen animal, el infarto al corazón se ha identificado como la primera causa de muerte en la población adulta; en México ocupa ya el segundo lugar.

¿Qué es?

El corazón obtiene la sangre que lo alimenta de dos arterias coronarias. Si una de ellas se cierra, la parte del órgano que no recibe el vital líquido se muere por falta de oxígeno, lo que se manifiesta como un ataque cardiaco o infarto al miocardio (tejido muscular del corazón).

El hecho de que las arterias se obstruyan recibe el nombre de cardiopatía coronaria, y se origina casi en todos los casos por una alteración conocida como aterosclerosis, que consiste en la formación de placas de grasa en las paredes internas de las arterias. Debido a esta alteración, las arterias, que normalmente son lisas y elásticas, se convierten en conductos rugosos, rígidos y estrechos, impidiendo poco a poco el libre paso de la sangre.

Una de las principales razones por las que se presenta la aterosclerosis es el incremento de colesterol, que al aparecer en exceso y transportarse por la sangre se acumula en las paredes de las arterias. Los problemas se acentúan si se sufre presión arterial alta (hipertensión), fuma o come sal en demasía, a lo que se puede agregar el intenso ritmo de vida y haber heredado deficiencias en el corazón.

Es por ello que desde la década de 1950 se ha popularizado la presencia en el mercado de productos comestibles bajos en grasa, el auge por ejercitar el cuerpo, disminución en el consumo de sal y restricciones a los fumadores.

El colesterol es un compuesto graso producido y procesado por el hígado, y su acción principal radica en la generación de células y ciertas hormonas. No obstante, cuando las personas no asimilan en forma correcta esta sustancia, el hígado no cuenta con los receptores suficientes para procesarlo, por lo que los niveles en el cuerpo se incrementan. Existen tratamientos para contrarrestar el desorden metabólico ocasionado por colesterol elevado, como las dietas bajas en alimentos que lo contienen. Sin embargo, cuando la alimentación vigilada no es suficiente para alcanzar la cantidad ideal de grasa, los especialistas cuentan con auxiliares proporcionados por la industria farmacéutica.

Una de las opciones es el grupo de las estatinas, cuyo mecanismo de acción se dirige al bloqueo de producción de colesterol por parte del hígado, logrando el control del desorden metabólico. El más reciente avance es la atorvastatina, que además reduce, sin efectos secundarios, los niveles de triglicéridos e incrementa los del colesterol llamado “bueno” que ayuda a la óptima salud de las arterias, de acuerdo a especialistas mexicanos.

Señales a tomar en cuenta

De acuerdo a investigaciones científicas, antes de los 60 años de edad es mayor la incidencia de infartos entre los hombres. La razón, según estudios al respecto, se basa en la acción de los estrógenos, hormonas características de las mujeres asociadas a sus funciones reproductoras, las cuales disminuyen considerablemente cuando llega la menopausia. Cuando esto ocurre, el número de casos se equipara.

Hay señales que resultan constantes entre quienes han experimentado un infarto:

  • Días antes del evento, es común cansancio o agotamiento mayor al normal, además de dolor en el pecho.
  • En el momento que se suscita, el malestar en medio del pecho se extiende hacia la espalda, maxilar, al brazo izquierdo o, en menor número de casos, también al derecho.
  • Hay sudoración copiosa, sensación de ansiedad e inquietud, e incluso se llega a pensar en la muerte. Hay casos en que labios, manos y pies toman ligero color azuloso. Cuando esto suceda, busca cuanto antes la atención de un médico.

Quien ha experimentado un infarto sabe que su corazón ya no funcionará plenamente y que deberá extremar precauciones para evitar un segundo evento cardiaco. Para ello, es importante seguir, bajo supervisión médica, un régimen de ejercicio y una dieta baja en grasas. Generalmente, el cardiólogo prescribe medicamentos como los anticoagulantes, cuya función es destruir las obstrucciones dentro de las arterias.

SyM - Manuel Tarres

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Directorio de medicinas, Medicamentos de libre venta
Hoy en Cardiovascular

Cuidados después de un infarto


Ver más...

Sabías que...

El uso de hisopos de algodón en los oídos es contraproducente, ya que pueden empujar el cerumen dando lugar a tapones, irritaciones o infecciones, así como perforar el tímpano.




Comscore