Fibrilación auricular - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

23 Julio 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Fibrilación auricular, peligroso riesgo de infarto

Martes 11 de abril del 2017, 03:27 pm, última actualización

El riesgo de sufrir fibrilación auricular es mayor con la edad, sobre todo en personas con antecedentes de alguna enfermedad del corazón. El principal peligro para el paciente es la formación de coágulos que deriven en un infarto o embolia, por lo que el tratamiento para controlarla es vital. La información completa sobre esta arritmia, ¡aquí!

Fibrilación auricular, Arritmia, Corazón

Fibrilación auricular: falla eléctrica en el corazón

La fibrilación auricular es trastorno en el que las aurículas del corazón (dos de las cuatro cavidades cardiacas) no se contraen con normalidad; la señal eléctrica que reciben es irregular y en lugar de producir una contracción ordenada de las células musculares, lo hacen sin control alguno, es decir, fibrilan.

De manera que si no se registra contracción adecuada en las aurículas, la sangre queda “atrapada” con riesgo de coagularse. En el peor de los casos, los coágulos (trombos) salen del corazón y tapan algún vaso sanguíneo en cualquier parte del cuerpo; lo más frecuente es que lleguen al cerebro y originen un infarto cerebral o ictus de graves consecuencias.

Las arritmias pueden ocurrir sin motivo aparente o producirse como consecuencia de algo que estimula al corazón, por lo que, de acuerdo con su duración, se conocen tres tipos de fibrilación auricular: 

  • Paroxística. Las crisis aparecen y desaparecen y son de duración variable, pero los episodios terminan espontáneamente en uno o dos días, no obstante, una fibrilación auricular paroxística puede convertirse en persistente.
  • Persistente. Los especialistas consideran que existe fibrilación auricular persistente cuando los episodios se extienden por más de 7 días.
  • Permanente. Se habla de fibrilación auricular permanente cuando los procedimientos para corregir una fibrilación auricular persistente han fallado, de modo que las crisis se presentan durante años.

Síntomas y diagnóstico de fibrilación auricular

A menudo quien presenta fibrilación auricular no se da cuenta del trastorno y supone que sus malestares se deben a su edad (la afección es frecuente en la población mayor de 65 años). Sin embargo, existen síntomas claramente vinculados a esta condición: 

  • Falta de aire o ansiedad.
  • Mareos y/o desmayos.
  • Dolor o presión en el pecho.
  • Latidos rápidos e irregulares.
  • Palpitaciones cardiacas o un golpeteo acelerado dentro del pecho.
  • Debilidad o dificultad al ejercitarse.
  • Cansancio.
  • Confusión.

El médico puede sospechar la presencia de fibrilación auricular en un paciente cuyo pulso es muy irregular y habitualmente más rápido de lo normal. Para confirmar el diagnóstico se realiza un electrocardiograma, prueba que detecta la actividad eléctrica del corazón y la registra en forma de ondas sobre papel milimetrado.

Cabe señalar que mediante ecografía cardiaca (ecocardiograma) también se puede diagnosticar dicha afección, ya que esta prueba permite evidenciar la ausencia de contracciones eficaces de las aurículas del corazón.

Después de confirmar el diagnóstico, el médico determina su causa, entre las cuales pueden encontrarse:

  • Trastornos de las válvulas cardiacas.
  • Insuficiencia cardiaca (cuando el corazón es incapaz de bombear la sangre para satisfacer las necesidades del organismo).
  • Pericarditis (inflamación del pericardio, envoltura del corazón formada por una membrana externa fibrosa, y otra interna y serosa).
  • Hipertiroidismo (exceso de producción de hormona tiroidea que altera el metabolismo).
  • Trastornos del sueño.
  • Embolismos pulmonares (obstrucción de vasos sanguíneos de los pulmones).
  • Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC, ocasionada principalmente por fumar, aunque también se asocia a exposición prolongada a humo de leña).

Tratamiento y cambios en el estilo de vida para controlar la fibrilación auricular

Cuando la fibrilación auricular no se autolimita, es decir, cuando ya no es paroxística, sino persistente, suele realizarse cardioversión eléctrica, procedimiento que busca restablecer el ritmo cardíaco normal mediante descargas eléctricas aplicadas a través de dos placas metálicas colocadas sobre el pecho, a ambos lados del corazón. Asimismo, puede recurrirse a medicinas orales o intravenosas para lograr la cardioversión.

En los casos en que estos tratamientos fallan la fibrilación auricular es considerada permanente y el médico opta por el uso permanente de medicamentos que eviten la formación de coágulos y permitan controlar la frecuencia cardiaca.

Además, habitualmente se incluyen otras medidas relacionadas con el estilo de vida del paciente, entre ellas:

  • Limitar el consumo de alcohol.
  • No fumar.
  • Evitar alimentos salados y grasos.
  • Mantener el estrés bajo control.
  • Aprender a revisarse el pulso para vigilarlo a diario.
  • Reducir o renunciar al consumo de líquidos con cafeína (café y té, por ejemplo).

Si conoces a personas mayores de 60 años que presenten alguno de los síntomas de fibrilación auricular antes descritos y no acuden al médico con regularidad, comparte con ellas esta información y sugiéreles que consulten al profesional de la salud para recibir diagnóstico y tratamiento oportunos.

Una arritmia atendida en forma adecuada ofrece al corazón grandes posibilidades de seguir latiendo normalmente, y al paciente mejor calidad de vida por muchos años.

SyM - Eduardo Jiménez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Cardiovascular

Sobrepeso


Ver más...

Hiperhidratación es beber más agua de la que el cuerpo resiste (hasta 7 litros al día), lo que puede dificultar el correcto funcionamiento de varios órganos y ocasionar la muerte. 




Comscore