Niveles de triglicéridos, causa de enfermedades en las arterias - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

20 Septiembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Lo que revelan los triglicéridos

Jueves 06 de abril del 2017, 01:31 pm, última actualización.

Se adquieren mediante los alimentos, aunque el hígado también los produce. Se trata de los triglicéridos, principal tipo de grasa en el organismo que proporciona energía o se almacena como reserva, y que debemos mantener en nivel normal para evitar problemas.

Triglicéridos, Obesidad

Las grasas, también denominadas lípidos, son sustancias ricas en energía que fungen como combustible para que los diferentes procesos físicos, químicos y biológicos del organismo puedan efectuarse sin ninguna dificultad. Asimismo, pueden ser almacenadas en las células adiposas, las cuales se encargan de aislar el frío y proteger contra lesiones.

Los dos principales tipos de lípidos presentes en la sangre son colesterol y triglicéridos, elementos que deben mantenerse dentro de los niveles normales para evitar problemas a largo plazo, por ejemplo, enfermedades en las arterias. En cuanto al segundo tipo de grasa, es importante saber que la cifra normal para una persona adulta es 150 mg, en caso contrario, se presenta un padecimiento conocido como hipertrigliceridemia (exceso de triglicéridos) que, aunque no parece ser factor importante de riesgo para desarrollar enfermedades cardiovasculares, refleja la posibilidad de sufrir diversas afecciones. Entre éstas se encuentran aterosclerosis (enfermedad en la que la materia grasa se acumula en las paredes arteriales), obesidad extrema, diabetes y colesterol elevado.

Es importante conocer que el incremento de triglicéridos puede deberse a exceso de peso, ingesta de gran cantidad de calorías (especialmente las que provienen de azúcar y alcohol), edad, acción de algunos medicamentos (anticonceptivos y diuréticos), problemas en riñón e hígado, estrés, así como antecedentes familiares.

Resulta conveniente aclarar que hay ocasiones en que se registran cifras más elevadas de triglicéridos porque se consumieron alimentos grasosos pocas horas antes de realizar los análisis de sangre. Por ello, se recomienda efectuar este tipo de examen en ayuno de 12 a 14 horas, pues sólo así se conocerá la cantidad que el organismo produce.

¿Qué hacer?

Es importante que con asesoría de tu médico determines la cantidad de calorías que necesitas cada día para lograr o mantener peso corporal saludable, mientras tanto, es conveniente que consideres los consejos que a continuación te proporcionamos:

  • Consume menos alimentos ricos en grasas.
  • Prefiere comestibles que contengan almidón y fibras, como brócoli, apio, col, lechuga, pera, manzana, guayaba con cáscara, cereales y pan integral.
  • Evita o reduce las bebidas alcohólicas.

También es necesario que sepas distinguir el tipo de grasas que ingieres, para que de esta manera escojas las menos perjudiciales:

  • Grasas saturadas. Aumentan los niveles de colesterol malo y del total; se encuentran en productos de origen animal, aceite de coco, pepitas y manteca de cacao, entre otras.
  • Grasas insaturadas. Son las más recomendadas debido a que ayudan a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos. Se encuentran en los aceites vegetales o de pescado, y a su vez se dividen en dos tipos: poliinsaturadas, como las que encontramos en cártamo, maíz, y girasol, y las monoinsaturadas, en aceite de oliva, cacahuate o canola. Éstas últimas son todavía más recomendables dado que su estructura molecular es más compacta y se alteran mínimamente con el calor requerido durante la preparación de alimentos, de modo que conservan mejor sus propiedades.

Después de determinar tu dieta ideal con tu médico, ajusta el número y tamaño de las porciones para alcanzar y mantener peso corporal saludable; aquí te ofrecemos algunas opciones que pueden favorecerte:

Carne, aves, pescado y mariscos (hasta 170 gramos al día)

  • Prefiere: cortes de carne magra (con poca grasa), pollo o pavo (sin piel) y pescado.
  • Puedes ingerir: mariscos.
  • Evita: carnes con mucha grasa, ganso, pato, hígado, riñones, salchichas y tocino.

Productos lácteos (2 ó 3 porciones al día)

  • Prefiere: leche descremada o evaporada, yogurt bajo en grasa o queso cottage.
  • Puedes ingerir: leche con 2% de grasa, yogurt o quesos duros parcialmente descremados (como mozzarella).
  • Evita: leche entera, cremas, imitaciones de productos lácteos y quesos crema y duros (como suizo, americano o cheddar).

Huevo

  • Prefiere: clara.
  • Puedes ingerir: 1/2 yema de huevo (2 a 3 veces por semana).
  • Evita: yema completa.

Grasas y aceites (aproximadamente 5 cucharaditas al día)

  • Prefiere: aceites de maíz, oliva, canola, sésamo, cártamo, soya y girasol, así como margarina con menos de 2 gramos de grasa saturada por porción.
  • Puedes ingerir: nueces, semillas, aceitunas y aceite de cacahuate.
  • Evita: mantecas, grasa de tocino, aceite de coco y pepitas.

Panes, cereales, pasta y arroz (6 ó más porciones al día)

  • Prefiere: panes integrales, galletas (de arroz, centeno tostado o saladas), cereales, spaghetti, fideo y arroz.
  • Puedes ingerir: pan de maíz.
  • Evita: galletas y cereales elaborados con grasas saturadas, fideos al huevo, arroz preparado con salsas a base de crema, manteca y queso.

Frutas y verduras (5 ó más porciones por día)

  • Elije: frutas frescas, congeladas o secas.
  • Puedes ingerir: frutas enlatadas en almíbar.
  • Evita: coco y vegetales preparados con manteca o crema.

Bocadillos (en muy pequeñas cantidades)

  • Prefiere: nieve de frutas, barras de higo, jaleas con bajo contenido graso, palomitas de maíz bajas en grasa, galletas saladas, jugos, té o café.
  • Puedes ingerir: helado light y pasteles preparados con aceites insaturados.
  • Evita: cremas heladas, chocolate, papas fritas, malteadas elaboradas con leche entera, bizcochos y pasteles.

Es muy importante que seas muy cuidadoso con los alimentos que elijas cuando comas fuera de casa; considera los siguientes tips:

  • Ensaladas. Pídelas con aceite vegetal o aderezos que contengan vinagre.
  • Pan. Prefiere el integral.
  • Pollo. Asado o a la parrilla y sin piel.
  • Carne de res. Ordénala desgrasada.
  • Hamburguesas. Evita queso y mayonesa, en su lugar agrega jitomate y lechuga.
  • Pescado. Se sugiere en filetes cocinados a la parrilla o al vapor.
  • Pastas. Sólo acompañadas de salsa de tomate.
  • Pizzas. Elíjelas con vegetales en lugar de queso o carne.
  • Verduras. Consume abundante cantidad de ellas, pero sin aderezos cremosos.
  • Postres. Frutas frescas.

Las medidas anteriores aunadas a la práctica de ejercicio y reducción del estrés, te permitirán mantener la cantidad de grasa adecuada en tu cuerpo. Toma en cuenta que más vale prevenir que lamentar, así que no esperes a que los niveles de triglicéridos se incrementen en tu organismo para decidirte a modificar tu régimen alimenticio, actúa desde ahora y vive tranquilo.

SyM - Lorena Rodríguez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Cardiovascular

Detecta un ataque cerebral y… ¡sé rápid@!


Ver más...

Sabías que...

La enfermedad de Alzheimer causa que el paciente "olvide" tragar, por lo que parte del alimento termina en sus vías respiratorias provocando serias afecciones.




Comscore