Síndrome de Brugada, antesala de muerte súbita - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

20 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Síndrome de Brugada, antesala de muerte súbita

Viernes 12 de febrero del 2016, 01:18 pm, última actualización

Los casos de muerte repentina no son exclusivos de deportistas; los hombres jóvenes podrían tener afección congénita (que ocurre mientras el bebé se desarrolla dentro del cuerpo de su madre) causante de paro cardiaco súbito. ¡Cuídate!

Síndrome de Brugada, Cardiopatías congénitas, Muerte súbita

Cardiopatías congénitas

El síndrome de Brugada es cardiopatía congénita poco común del sistema eléctrico del corazón. Aunque las personas afectadas nacen con esta afección, la mayoría lo descubre hasta la tercera o cuarta década de vida.

Por lo general, se trata de problema hereditario, es decir, se transmite entre los miembros de una familia, siendo más frecuente en hombres adultos de 25 a 50 años (rara vez se registra en niños pequeños).

Síntomas del síndrome de Brugada

Tomando en cuenta que se trata de afección que fue descrita hace poco tiempo (1992) por los hermanos Josep y Pedro Brugada, todavía existen muchas interrogantes sobre este trastorno causante de muerte súbita. Lo cierto es que aunque muchos pacientes no presentan señales de esta condición (y, por tanto, ignoran que la tienen), los médicos han identificado los siguientes síntomas del síndrome de Brugada:

  • Pérdida del conocimiento (síncope).
  • Latidos irregulares (arritmias) o palpitaciones.
  • Paro cardíaco súbito

Es importante aclarar que el paro cardíaco súbito es distinto a un ataque cardíaco, ya que en el primero el corazón deja de latir repentinamente, impidiendo que sangre rica en oxígeno llegue al cerebro y otros órganos, mientras que en el segundo, también llamado infarto de miocardio, hay latidos, pero se reduce o detiene por completo el flujo de sangre a una parte del corazón, típicamente debido a la ruptura de la placa en una de las arterias coronarias, lo que puede derivar en paro cardiaco.

Salud cardiovascular

En el sistema eléctrico del corazón, los impulsos deben transmitirse mediante tejidos especializados y por el músculo cardíaco (miocardio), los cuales pueden conducir electricidad gracias a ciertas moléculas (canales iónicos) que permiten a las partículas de carga positiva y negativa atravesar las paredes de las células.

Cuando alguien padece síndrome de Brugada, uno de esos canales iónicos tiene un defecto, el cual puede provocar fibrilación ventricular, es decir, desencadenar peligroso problema del ritmo cardíaco que consiste en latidos mucho más rápidos y desorganizados (pueden contarse hasta 300 por minuto), los cuales hacen que el corazón bombee muy poca sangre al cerebro y al resto del cuerpo.

¿Cómo se diagnostica el síndrome de Brugada?

Para realizar el diagnóstico, el médico suele ordenar un electrocardiograma, a fin de analizar las corrientes eléctricas del corazón. Esto le permite identificar cierto tipo de arritmia llamado signo de Brugada, el cual se caracteriza por una serie de latidos que sólo se observan en personas con este síndrome.

Sin embargo, no todos los pacientes presentan esta señal de manera que su electrocardiograma puede parecer totalmente normal; en este caso, probablemente se requerirán varios exámenes similares en distintas oportunidades o, incluso, es posible que se proporcione al individuo un medicamento para que el signo de Brugada sea más obvio.

Ahora bien, si el signo referido está presente pero no se han detectado síntomas de la afección, por lo general se realizan estudios electrofisiológicos (en un laboratorio de cateterización) para averiguar qué tipo de arritmia tiene el paciente y dónde se origina.

Muerte súbita de deportistas

Los casos de deportistas que han sufrido muerte súbita siempre llaman la atención y aunque no es frecuente que los medios detallen la causa médica, las principales suelen incluir a las cardiopatías congénitas, entre las que se encuentra el síndrome de Brugada.

Por ello, la comunidad médica insiste en la importancia de brindar asistencia inmediata a quien sufre paro cardíaco súbito para disminuir el número de fallecimientos. En este sentido, se sabe que la atención oportuna es la clave y lo idóneo es que las maniobras de recuperación se efectúen de manera inmediata, ya que cada minuto que se retrasa la ayuda al paciente disminuye 10% las probabilidades de sobrevivir (de hecho, más allá de 10 minutos sin actuar, las posibilidades de salir con vida son escasas).

Tratamiento para el síndrome de Brugada

El problema con esta arritmia hereditaria es que provoca un latido tan rápido en los ventrículos que la sangre no puede circular con eficiencia, por lo que el paciente pierde el conocimiento y puede morir en escasos minutos si el corazón no recupera su ritmo normal.

Para controlar esta afección, el único tratamiento comprobado consiste en el uso de un desfribilador cardioversor implantable, aparato que monitoriza el ritmo cardíaco y envía choques eléctricos cuando es necesario controlar latidos anormales.

Es importante señalar que una persona con síndrome de Brugada puede llevar vida normal si mantiene bajo estrecha vigilancia su salud cardiovascular, es decir, si se somete a revisiones médicas con regularidad, a fin de asegurar que la afección está bajo control.

SyM - Laura Ruiz

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Cardiovascular

Cuidados después de un infarto


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore