Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Dieta minestrone, para pacientes con problemas cardiacos

Martes 28 de enero del 2014, 03:34 pm, última actualización.

Sobrepeso y obesidad son factores de riesgo en intervenciones quirúrgicas en el corazón, por lo que antes de recurrir a alguna operación de este tipo se procura eliminar el exceso de grasa que hay en el organismo mediante dietas como la que presentamos.

Dieta minestrone, para pacientes con problemas cardiacos

El término cardiopatía es muy amplio y engloba a numerosas enfermedades del corazón, las cuales pueden ser congénitas (cuando acompañan al paciente desde que nace) o adquiridas (se desarrollan durante la vida).

Su naturaleza es diversa, y entre las más comunes encontramos mal funcionamiento de alguna de las válvulas que ayudan a bombear sangre (valvulopatía y estenosis), irregularidad en el ritmo de los latidos (taquicardia o arritmia), presencia de orificio en alguna pared interna del músculo cardiaco (comunicación interauricular e intraventricular), interrupción en el abastecimiento de nutrientes a una sección del corazón, ya sea parcial (angina de pecho) o total (infarto de miocardio), e incapacidad de este órgano para cumplir con sus funciones (insuficiencia).

Es verdad que muchos de estos problemas pueden ser corregidos mediante complejas y refinadas técnicas de cirugía que permiten mejorar la calidad de vida del paciente, pero también es cierto que estos procedimientos no están libres de riesgo. Ante todo, una de las principales razones por las que el cirujano cardiólogo puede abstenerse de este recurso médico es que el candidato a la intervención quirúrgica tenga sobrepeso (aumento de peso de entre 10% y 20% de su cifra ideal) u obesidad (incremento en 20% o más del peso recomendado).

La razón es que la cantidad de anestesia requerida en una operación de esta naturaleza, que es de tipo general, aumenta con el peso del paciente y, de esta manera, una persona obesa se encuentra más expuesta a sufrir reacciones secundarias:

  • En el sistema circulatorio son comunes las alteraciones en el ritmo cardiaco, el aumento en la presión sanguínea y el sobreesfuerzo del corazón.
  • Los pulmones también sufren sobrecarga, ya que las necesidades de contar con oxigeno y de desechar bióxido de carbono aumentan. Puede presentarse paro respiratorio.
  • También se incrementa el riesgo de reflujo gastroesofágico (el contenido del estómago vuelve por el esófago), mismo que puede ser absorbido por los pulmones y generar ahogamiento.
  • Finalmente, cabe la posibilidad de que se generen alteraciones en los niveles de minerales del organismo, lo que a su vez puede ocasionar daño a cerebro, riñones e hígado.

Por ello, en el Hospital Sacred Memorial, localizado en St. Louis, Estados Unidos, se desarrolló un régimen alimenticio que permite perder peso en pocos días a aquellos paciente obesos que necesiten someterse a intervención quirúrgica por cardiopatía: la dieta minestrone.

Conceptos básicos

Por principio, se debe señalar que el uso de este régimen alimenticio, basado en la sopa minestrone (platillo cuyos principales ingredientes son col, cebolla y verduras), debe ser autorizado por el nutriólogo o cardiólogo, ya que se trata de un régimen “severo”. Asimismo, debe seguirse sólo cuando el paciente se encuentra en buena condición física y por un período no superior a una semana.

Una vez que ha rebasado dicho tiempo se debe pasar a la fase de mantenimiento, misma que se basará en los mismos elementos nutricionales empleados, pero cuyas raciones serán determinadas por el especialista de acuerdo con las características de cada caso.

En esencia, la dieta minestrone funciona de la siguiente manera:

  • Debido a que prevé la supresión total de grasa y almidones, el organismo se verá obligado a tomar energía de sus reservas.
  • Por lo anterior, este régimen no sólo favorece pérdida de peso, sino de grasa.
  • La disminución de grasa corporal se basa en el tipo de alimentos que se ingieren, no en la cantidad de los mismos.
  • No es necesario pasar hambre, ya que se puede recurrir al consumo de sopa minestrone cada vez que se desee.

Es importante señalar que los 2 ó 3 primeros días de la dieta son los más difíciles, pero también los más importantes. Durante ellos sólo se consumirán frutas y verduras, pero con ello se depurará o “limpiará” al organismo y se eliminarán aquellas toxinas que obstaculizan el adelgazamiento.

Por otra parte, al realizar este régimen es probable que se presenten molestias más o menos intensas que no deben alarmar ni desmoralizar. Las más comunes son evacuaciones abundantes u orinar con frecuencia, y para sobrellevarlas se recomienda iniciar la dieta durante el fin de semana, que es un periodo generalmente libre de obligaciones y durante el cual es posible estar tranquilo. En el caso de dolores y gases abdominales que llegan a presentarse por la cantidad de verduras ingeridas, la solución es el consumo de fermentos lácteos, como yogurt.

Paso a paso

Existe gran variedad de sopas minestrone e incluso hay algunas que incluyen carne o pasta; sin embargo, la que se empleará como base para esta dieta sólo utiliza vegetales. Presentamos a continuación la receta:

Ingredientes:

  • 6 cebollas o poro.
  • 4 ó 5 nabos.
  • 2 pimientos verdes.
  • 1 y 1/2 kilogramos de jitomates enteros y pelados.
  • Una col grande entrozos.
  • Un apio entero.
  • Sal y especias al gusto.
  • Un cubito de caldo de verduras concentrado (opcional).

Preparación:

Se cortan las verduras en trozos pequeños, luego se colocan en una olla con sal, especias y el cubito de caldo de verduras. Todos los ingredientes se cubren con agua y se deja que hiervan durante 10 minutos.

A continuación se baja la intensidad de la flama y se deja que se cueza lentamente durante media hora, aproximadamente. Se rectifica la sazón. A continuación, se deja enfriar un poco la mezcla y se licua hasta obtener una consistencia homogénea.

Antes de exponer cómo se lleva la dieta día a día, se deben aclarar estos puntos:

  • Cuando no se indica la cantidad de los alimentos, éstos pueden consumirse sin ninguna limitación.
  • Las raciones indicadas se refieren a los alimentos en crudo.
  • Del quinto y al séptimo día es importante beber, cuando menos, 1 1/2 litros de agua, ya que es en este lapso en que se produce elevado consumo de proteínas y grasas.

Ahora sí, damos a conocer los detalles de esta dieta durante los siete días que debe seguirse:

Primer día:

  • Desayuno: café o infusión (té), manzana y pera.
  • Almuerzo: jugo de fruta sin azúcar.
  • Comida: sopa minestrone y manzana.
  • Merienda: jugo de fruta sin azúcar.
  • Cena: sopa minestrone y pera.

Segundo día:

  • Desayuno: café.
  • Almuerzo: infusión.
  • Comida: sopa minestrone; ensalada de lechuga, brócoli y lechuga.
  • Merienda: infusión o café.
  • Cena: sopa minestrone y 200 gramos de papas asadas con 10 gramos de mantequilla.

Tercer día:

  • Desayuno: infusión o café, pera y piña.
  • Almuerzo: jugo de fruta sin azúcar.
  • Comida: sopa minestrone; zanahorias y alcachofas al vapor.
  • Merienda: jugo de fruta sin azúcar.
  • Cena: sopa minestrone; berenjena, pimientos y calabacitas asadas.

Cuarto día:

  • Desayuno: café capuchino (con 200 mililitros de leche descremada) y plátano.
  • Almuerzo: infusión o café.
  • Comida: 200 gramos de yogurt elaborado con leche descremada y un plátano.
  • Merienda: infusión.
  • Cena: sopa minestrone y un licuado preparado con 200 mililitros de leche y un plátano.

Quinto día:

  • Desayuno: café.
  • Almuerzo: infusión.
  • Comida: 300 gramos de pescado (huachinango, mojarra, cazón) asado o a la parrilla; jitomates frescos.
  • Merienda: infusión.
  • Cena: sopa minestrone y 200 gramos de pescado asado.

Sexto día:

  • Desayuno: café.
  • Almuerzo: infusión.
  • Comida: 1 ó 2 bisteces de ternera a la plancha; calabacitas al vapor.
  • Merienda: infusión.
  • Cena: sopa minestrone y 300 ó 400 gramos de pollo asado sin piel.

Séptimo día:

  • Desayuno: café.
  • Almuerzo: jugo de fruta sin azúcar.
  • Comida: 150 gramos de arroz integral con verduras; cebolla, espárragos y zanahorias al vapor.
  • Merienda: jugo de fruta sin azúcar.
  • Cena: sopa minestrone y ensalada de lechuga con pepino.

Finalmente, es conveniente medir el peso corporal durante las mañanas desde el cuarto día y, si a partir de ese momento se pierden más de 2 ó 3 kilos por día, será necesario dar aviso al médico tratante, quien modificará el esquema, casi siempre añadiendo pan integral en el desayuno y de 120 a 140 gramos (peso cocido) de pasta o arroz integral en el almuerzo. Cabe recordar que los descensos dramáticos de peso pueden ser perjudiciales.

SyM - Sofía Montoya

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.


comments powered by Disqus
Loading
Hoy en Cardiovascular

Accidente cerebrovascular o evento vascular cerebral


Ver más...


Almacenar medicamentos en lugar seco y fresco evita que éstos pierdan eficacia antes de su fecha de vencimiento.

Logo Comscore