Centro Cardiovascular / Consejos Alimenticios

Dietas milagro, riesgo en estas vacaciones

Con el arribo del verano es probable que pienses en bajar algunos kilitos con ayuda de la dieta de moda, y así lucir en la playa despampanante traje de baño. Sin embargo, debemos advertirte que esta práctica puede poner en riesgo tu salud.

Dietas de moda

Revistas, libros, páginas de Internet y programas de radio y televisión "para la mujer" suelen anunciar en esta temporada, con bombo y platillo, la llegada de las mejores dietas para bajar de peso sin esfuerzo ni riesgo, mismas que muchas veces son respaldadas por el nombre de alguna celebridad que "ya la probó, tuvo resultados excelentes y no ha sufrido ‘rebote’ (rápida recuperación del peso perdido)".

Desafortunadamente, aunque estas propuestas suelen parecer atractivas, coherentes e, incluso, llegan a presumir que se basan en estudios realizados en algún centro hospitalario o de investigación científica, lo cierto es que carecen de fundamentos en Nutrición y, por ello, únicamente cumplen la promesa de hacernos perder varios kilos en poco tiempo a costa de nuestro bienestar.

Por si fuera poco, estas dietas "milagro" también impactan en el estado emocional de quien las pone en práctica, ya que los resultados que obtiene son pasajeros y no ayudan a controlar adecuadamente los problemas de sobrepeso.

Mala por aquí, mala por allá

Aparte de causar cierta sonrisa por la extravagancia de sus nombres, la primera impresión que pueden generar las dietas "de la Luna", "de la sopa", "del sándwich", "del buen humor", "para perder volumen" o "de la fuerza aérea", es que resultan tan eficaces como presumen porque generan pronta pérdida de peso, misma que es atribuible a la escasa cantidad de calorías que aportan.

Sin embargo, esta observación es engañosa en tanto que se ignoran las consecuencias reales que tienen las fuertes restricciones a las que el organismo es sometido:

Otra de las complicaciones de las dietas milagro es que no modifican los hábitos alimenticios, de modo que, al abandonarlos, la persona repite aquellas costumbres que le hicieron engordar. A esto hay que añadir que el ayuno prolongado genera aumento en el apetito y, por tanto, atracones e indigestión suelen ser comunes durante la estancia en centros turísticos... y también de regreso a casa, por lo que los 5 o 6 kilos perdidos se recuperan con creces.

Recomendaciones

No es nuestra intención generar desánimo si realmente deseas bajar de peso para mejorar tanto tu salud como tu aspecto físico, pero es importante que recuerdes que los milagros en materia de Nutrición no existen. Más bien, toma en cuenta que la obtención de resultados permanentes no puede basarse en consejos triviales, sino en el cambio de aquellos hábitos alimenticios y de estilo de vida que generan problemas.

Así, te recomendamos que antes de iniciar cualquier régimen de más de una semana de duración consultes al nutriólogo para establecer ordenada metodología de trabajo con base en datos personales: edad, género, estado general de salud y situación emocional; también es importante descartar la presencia de padecimientos que pudieran favorecer el aumento de peso, como algún desorden de la glándula tiroides (localizada en el cuello y encargada de coordinar múltiples funciones en el organismo).

Cabe destacar que el especialista referido no sólo se encarga de diseñar el plan alimenticio acorde a las necesidades del paciente, sino que debe recomendar la práctica de ejercicio físico en función de sus capacidades, ya que esto contribuye a mejorar la salud del sistema circulatorio y aumenta el gasto energético.

Además, en caso de juzgarlo necesario, el médico puede sugerir el asesoramiento por parte de un psicólogo para atender aquellos problemas psicológicos que generan aumento en el apetito, como ansiedad o preocupaciones personales, sin olvidar que dicho especialista puede enseñarte técnicas para manejar adecuadamente el estrés.

Finalmente, si tus vacaciones están muy cerca y tienes poco tiempo para mejorar tu silueta, lo mejor que puedes hacer es aceptar tu cuerpo tal como es y tomar en cuenta que nadie es perfecto; además, encontrar atuendos adecuados te permitirá resaltar tus virtudes físicas. Toma este consejo como solución temporal, mientras decide acudir al médico para atender tu problema, y evita a toda costa las "dietas milagro". Sin duda, tu salud te lo agradecerá.

Clasificación de las principales "dietas milagro"

De acuerdo con el Ministerio de Sanidad y Consumo de España, estos regímenes se pueden clasificar en tres grandes grupos:

  • Dietas hipocalóricas desequilibradas. Destacan las llamadas "dietas cero carbohidratos", "coma la mitad" y "dieta gourmet". Todas ellas provocan efecto rebote o rápida ganancia del peso perdido, mismo que se traduce en aumento de grasa y pérdida de masa muscular. Suelen ser planes alimenticios monótonos y presentan numerosas deficiencias en nutrientes, sobre todo si su práctica se prolonga.
  • Dietas disociativas. Incluyen al "régimen del Dr. Shelton" y la "antidieta", además de las dietas "disociada", "Hollywood" y "de Montignac", las cuales se basan en la idea de que los comestibles no generan aumento de peso por sí mismos, sino al consumirse en determinadas combinaciones. Dicha teoría carece de fundamento científico pues, contrariamente a lo que afirman, no existen alimentos que sólo contengan proteínas o hidratos de carbono.
  • Dietas excluyentes. Las más conocidas son las "de los astronautas", "del Dr. Atkins", "de las proteínas" y "del Dr. Hass". Estos programas pretenden ofrecer resultados al eliminar sólo un nutriente de la alimentación, de modo que pueden ser pobres en grasas, pero ricas en hidratos de carbono, o sin éstos, a la vez que aumentan la ingestión de proteínas. Son muy peligrosas para la salud, ya que producen graves alteraciones en el metabolismo (conjunto de procesos físicos y químicos del cuerpo para generar y usar energía).