Centro Cardiovascular / Consejos Alimenticios

Tacos y garnachas, no son tan malos como los pintan

Declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2010, la comida mexicana es tentadora opción al paladar; sin embargo, en algunas personas causa profundo miedo, ya que suele asociarse a sobrepeso y obesidad, no obstante, los tacos y garnachas no están peleadas con la salud.

Tacos y garnachas, una opción nutritiva

Las deliciosas tortas, tacos, tlacoyos, tlayudas e, incluso,  aquellos antojitos que no inician con T como los sopes, quesadillas, huaraches, pambazos, gorditas entre otros, componen la llamada “dieta T” que, además de causar gran placer al gusto también puede provocar enfermedades como obesidad y diabetes si se preparan con exceso de grasa y se consumen de forma exagerada.

No obstante, por increíble que parezca, además de ser opción accesible para el bolsillo, tacos y garnachas pueden ser parte de una alimentación saludable. El secreto está en la forma de prepararlos:

Para acompañar, toma agua natural o de frutas, ya que el refresco provoca menor absorción de calcio en los huesos, lo cual con el tiempo causa problemas de salud como osteoporosis y descalcificación.

Irresistible “dieta T”, ¿responsable directa de sobrepeso y obesidad?

De acuerdo a estudio documentado por la BBC, alrededor de 70 millones de mexicanos padecen obesidad, de los cuales 4 millones son niños entre 5 y 11 años de edad y 5 millones son adolescentes. Según la Secretaría de Salud (SS) 7 de cada 10 personas en México son obesas, lo que representa grave problema de salud en el país.

Sin embargo, la “dieta T” no es necesariamente la responsable del sobrepeso y obesidad de los mexicanos, ya que se trata de enfermedad crónica multicausal, como explica el exsecretario de Salud de México, José Ángel Córdova Villalobos, ya que se debe a:

El desequilibrio en la preparación y consumo de la “dieta T”, así como ingerir en exceso alimentos chatarra favorece que México se encuentre entre los principales países con problemas de hipertensión, sobrepeso y obesidad, superando a Estados Unidos.

Además de dañar la salud personal, este trastorno afecta el presupuesto en servicios médicos, ya que se calcula que para el año 2017 los problemas de obesidad en México costarán entre 70,000 y 101,000 millones de pesos (5.4 a 7.7 billones de dólares).

Por todas estas razones, conviene cuidar la alimentación y recordar que, sabiéndolos prepara y combinar con alimentos saludables, los exquisitos antojitos mexicanos pueden ser opción que apoye la salud y economía familiar.