Centro Cardiovascular / Definición

Enfermedades cardiacas

Ningún músculo del cuerpo humano es tan activo como el corazón, el cual se contrae más de 100,000 veces al día para satisfacer las necesidades de suministro de los 100 billones de células del organismo. 

Nuestra vida depende de esta circulación continua de sangre desde el corazón a las células y viceversa. Sin embargo, si este ritmo se ve interrumpido o es deficiente se considera una enfermedad cardiaca o cardiopatía, término con el que se hace referencia a los padecimientos y/o malestares que afectan al corazón y las partes que lo conforman (válvulas, arterias, ventrículos y vasos sanguíneos). 

Las enfermedades cardiacas también son conocidas como cardiopatías

Causas

Las diferentes enfermedades que puede sufrir el corazón responden a distintas causas: 

Congénitas. Malformaciones o defectos en la estructura y funcionamiento del corazón que se originan antes del nacimiento, ya sea por razones genéticas (hereditarias) o por condiciones que actúan durante el desarrollo del embrión o del feto, principalmente en las primeras semanas del embarazo. 

La mayor parte de los defectos congénitos del corazón afectan sus cavidades o a las arterias conectadas a este órgano. Las cardiopatías de origen congénito causan más muertes en el primer año de vida que cualquier otro defecto de nacimiento. 

Las enfermedades cardiacas congénitas se dividen en cianóticas, que provocan coloración de azulada o morada de la piel por falta de oxígeno, y las no cianóticas. 

Cianóticas: 

No cianóticas: 

Adquiridas. Se originan después del nacimiento y por lo general obedecen a malos hábitos de alimentación y estilo de vida, asimismo pueden derivar de otras enfermedades o ciertas intervenciones quirúrgicas. 

Son la primera causa de muerte en el mundo, junto con las enfermedades cardiovasculares, sobre todo debido a factores como sobrepeso y obesidad, diabetes, hipertensión, colesterol elevado, tabaquismo, sedentarismo, entre otros. 

Las enfermedades cardiacas adquiridas más comunes son: 

Si se sobrevive al primer ataque, se está en riesgo de sufrir otro en los próximos 6 meses o de morir en el hospital tras serias complicaciones. Difícilmente se logra la recuperación total después de este evento y se debe seguir tratamiento y cuidados específicos, pues de 10 pacientes que sufren ataque cardiaco, 5 mueren durante el primer año después del infarto. 

Para que este tipo de evento llegue a presentarse, la persona generalmente ha padecido un mal cardiaco de manera silenciosa, por lo menos 10 ó 15 años atrás, aunque dependiendo de la severidad de la afección y condición del paciente, puede presentarse en menos tiempo. 

Síntomas

Las molestias que cada persona experimente dependen del tipo y severidad del problema cardiaco que padezca, pues la mayoría de las enfermedades del corazón tienen distintos síntomas. No obstante, por lo general, quienes sufren de alguna alteración de este tipo pueden presentar: 

Los signos y síntomas de un ataque cardiaco más comunes son:

Cabe señalar que se puede estar en riesgo de ataque cardiaco y no presentar algún síntoma, lo que se conoce como "ataque cardiaco silencioso". 

Asimismo, cabe advertir que se puede tener una enfermedad en el corazón o estar en riesgo de padecerla y no presentar síntomas significativos, por lo que es oportuno acudir a revisiones médicas periódicas para estar al tanto del estado de salud y prevenir complicaciones. 

Diagnóstico

Si se considera estar en riesgo de alguna enfermedad cardiaca se debe acudir al médico para una evaluación de acuerdo a los síntomas, historial médico personal y familiar. 

Entre los exámenes que realizará u ordenará el médico se encuentran: 

En el consultorio: 

Laboratorio: 

Asimismo, de acuerdo a los síntomas en cada caso, el médico podrá solicitar pruebas para identificar alteraciones hormonales o enfermedades autoinmunes como una de las causas.

Radiodiagnóstico: 

Tratamiento

Cada enfermedad cardiaca tiene sus características particulares, por ello el tratamiento de cardiopatías es diferente, de acuerdo al tipo y severidad del padecimiento. 

Asimismo, otros fármacos como las estatinas y fibratos, ayudan a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos y evitan que se acumulen en las arterias coronarias, por lo que ayudan a reducir el riesgo de infarto. 

En el caso de las enfermedades cardiacas congénitas algunos defectos cardiacos pueden corregirse mediante cirugía tanto a corazón cerrado como abierto, a veces se requiere más de una intervención quirúrgica, por ello los pacientes pasan por varias cirugías paliativas y en otros casos la curación total se obtiene con una sola operación (cirugías correctoras). 

Prevención

Para prevenir enfermedades cardiacas es recomendable: 

Consulta a tu médico