Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Qué hacer ante un ataque al corazón

Lunes 24 de febrero del 2014, 09:26 am, última actualización.

En la población adulta de los países industrializados el ataque al corazón se ha significado como primera causa de muerte -en México ocupa el segundo lugar-, posiblemente por falta de atención oportuna. ¿Sabe usted qué hacer en caso de presentarse este accidente?

Qué hacer ante un ataque al corazón

En primera instancia es importante saber qué es un ataque al corazón: las arterias coronarias son responsables de enviar sangre al corazón, a través de las cuales se le suministra oxígeno y nutrientes que necesita para funcionar. Por el paso del tiempo, estas vías de circulación pueden verse afectadas por el colesterol (grasa) que se ha acumulado en sus paredes, llegando a reducir el tamaño en su interior, por lo que la sangre que corre a través de la arteria se reduce y circula con más lentitud. En caso extremo se produce un bloqueo, parcial o total, que hace que el corazón no reciba la cantidad de oxígeno que necesita, propiciando que las células del órgano sufran daño grave y mueran, causando una lesión o la muerte de la zona del corazón afectada. Los primeros indicios de que esto sucede es lo que se denomina un ataque, y se caracteriza por síntomas que se explicarán más adelante.

Prácticamente cualquier persona es propensa a un ataque, pero son mayores los riesgos en quienes:

  • Tienen antecedentes familiares de problemas cardiacos (del corazón).
  • Sufren presión arterial alta (hipertensión).
  • Fuman.
  • Consumen sal en exceso.
  • Padecen obesidad o sobrepeso.
  • Llevan intenso ritmo de vida.
  • Descuidan su dieta alimenticia y ésta contiene altos porcentajes de grasas, lo que aumenta los niveles de colesterol.

Calma, mucha calma

Para un ataque cardiaco no hay lugar ni momento, puede suceder cuando menos lo imagine y sin que usted esté listo para hacerle frente, sobre todo si se encuentra solo. No obstante, debe saber reconocer los primeros indicios, como experimentar repentinamente severo dolor en el pecho, el cual se extiende hacia su brazo izquierdo hasta el mentón (mandíbula).

Es de vital importancia, créalo, que si presenta este primer síntoma mientras conduce su auto, trate de bajar la velocidad para buscar un lugar donde pueda detenerse por completo; lo propio deberá hacer si usted va corriendo o caminando, es decir, busque donde sentarse o acostarse y llame a su médico o al servicio de emergencias. No pierda la calma y no piense "ya va a pasar" o "no es nada", pues aunque tenga sensaciones extrañas no es fácil determinar si se trata de un ataque al corazón, pues los síntomas son similares a los que presenta una indigestión. No obstante, es posible que empiece a sudar y a sentir mareos, lo que quiere decir que su corazón no está latiendo apropiadamente.

Si no cuenta con auxilio en ese momento y presenta el cuadro antes descrito, ayúdese a sí mismo tosiendo repetida y en forma muy fuerte; respire profundamente entre cada tosido, haciéndolo profundo y prolongado, como cuando quiere desechar las flemas alojadas muy adentro del pecho. Una respiración y un tosido deben repetirse, aproximadamente, cada dos segundos, sin dejar de hacerlo, hasta que la ayuda llegue o hasta que sienta que el corazón recupera su ritmo normal.

Cada respiración profunda lleva oxígeno a los pulmones, y los movimientos de la tos aprietan al órgano y mantienen la sangre circulando. En lo posible, haga presión directamente sobre el corazón, ya que ello puede ayudar a recobrar el ritmo normal.

Quienes son tratados por afecciones cardiacas, posiblemente tengan prescritas perlas de nitroglicerina, las cuales podrían utilizarse en momentos como el descrito. Su efecto se dirige a ensanchar los vasos sanguíneos para que, de esta manera, el corazón pueda recibir el oxígeno que requiere.

En tanto llega ayuda, trate de actuar con calma pero con rapidez, pues si transcurre mucho tiempo pueden ocurrir daños permanentes en su corazón o incluso la muerte.

Lo importante, prevenir

La Medicina moderna se rige por esta filosofía, por ello ahora son más y mejores las campañas de información sobre cómo debe ser una vida sana. No está por demás recordar algunas de las recomendaciones más importantes:

  • Colesterol. Este compuesto graso cumple con destacadas funciones en el organismo, pero si aparece en altas cantidades afecta la salud, ya que se transporta por la sangre y se deposita en las arterias del corazón con las consecuencias que se han descrito. Si quiere dejarlo fuera de su vida, siga dieta saludable alta en frutas, hortalizas frescas y fibra, baja en sal y grasas.
  • Fumar. El tabaco daña la calidad de oxígeno que circula por las venas, además de que la nicotina, uno de sus miles de componentes, afecta directamente al corazón al alterar su ritmo y la presión arterial. Las mismas consecuencias sufre quien consume drogas, por lo que se aconseja alejarse de ambas adicciones paulatinamente, pues hacerlo de un día para otro puede tener otro tipo de secuelas, principalmente emocionales.
  • Hipertensión. La presión arterial alta, llamada por los especialistas "asesino silencioso", mantiene en constante ritmo acelerado al corazón, lo que a largo plazo causará inevitable agotamiento. Lo indicado es que el médico revise su presión e indique medicamentos o cambio de hábitos que mantengan su nivel en el rango normal.
  • Estrés. El intenso ritmo de vida moderna propicia que para realizar todas las actividades programadas el corazón trabaje a ritmo intenso. En la medida de lo posible programe días, e incluso algunas horas, de descanso; los especialistas recomiendan dormir seis horas como mínimo para recuperar la energía perdida y estar listo para la siguiente jornada.
  • Obesidad. El exceso de peso está muy relacionado con hipertensión y altos niveles de colesterol, factores que como se ha señalado contribuyen a aumentar el riesgo de sufrir ataque cardíaco. Busque la ayuda de un especialista médico, en este caso el nutriólogo, quien diseñará para usted la dieta que se ajuste a su estilo de vida, con la cual seguramente obtendrá los resultados deseados.
  • Ejercicio. La actividad física regular fortalece a corazón y pulmones, entre muchos otros órganos, además de que colabora en la pureza de la sangre. Camine varios minutos al día y, sin que lo note, su salud mejorará paulatinamente.
  • Alcohol. Es cierto que en cantidades bajas ejerce efecto favorable sobre el colesterol y también protege contra la coagulación. No obstante, las cantidades más elevadas aumentan la presión arterial, propician latidos irregulares del corazón y dañan al músculo cardíaco; debido a que la degradación de este producto es más lenta en la mujer (por su funcionamiento metabólico), ellas son más susceptibles de daños por abuso de la bebida.
  • Estrógenos. Durante toda su etapa reproductiva, la mujer produce importante hormona llamada estrógeno, la cual, entre otras muchas funciones, colabora en la protección al corazón. Al llegar al climaterio, aproximadamente a los 48 años de edad, deja de producirlo y el vital órgano puede verse debilitado, por lo cual es común que los ginecólogos (especialista médico en salud femenina) prescribe la denominada "terapia de reemplazo hormonal", la cual ayuda a sanar los vasos sanguíneos dañados y a fortalecer el corazón, por lo que se reduce el riesgo de ataques cardíacos en casi 50%.

Por supuesto que una vida sana le brindará las posibilidades de incrementar sus expectativas de vida, de forma que lo más pertinente es acudir a su médico y que él le indique qué tan emergente es tomar algunas medidas que beneficien a su organismo. En tanto, considere que todos podemos estar expuestos a un ataque al corazón y que es importante saber que hacer ante él.

SyM - Raúl Serrano

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.


comments powered by Disqus
Loading
Hoy en Cardiovascular

Accidente cerebrovascular o evento vascular cerebral


Ver más...


Logo Comscore