Centro Cardiovascular / Guías

Qué hacer ante un ataque al corazón

En la población adulta de los países industrializados el ataque al corazón se ha posicionado como primera causa de muerte -en México ocupa el segundo lugar-, posiblemente por falta de atención oportuna. ¿Sabes qué hacer en caso de presentarse un infarto al miocardio?

En primera instancia es importante saber qué es un ataque al corazón: las arterias coronarias son responsables de enviar sangre al corazón, a través de las cuales se le suministra oxígeno y nutrientes que necesita para funcionar. Por el paso del tiempo, estas vías de circulación pueden verse afectadas por el colesterol (grasa) que se ha acumulado en sus paredes, llegando a reducir el tamaño en su interior, por lo que la sangre que corre a través de la arteria se reduce y circula con más lentitud. En caso extremo se produce un bloqueo, parcial o total, que hace que el corazón no reciba la cantidad de oxígeno que necesita, propiciando que las células del órgano sufran daño grave y mueran, causando una lesión o la muerte de la zona del corazón afectada. Los primeros indicios de que esto sucede es lo que se denomina un ataque, y se caracteriza por síntomas que se explicarán más adelante.

Prácticamente cualquier persona es propensa a un ataque, pero son mayores los riesgos en quienes:

Calma, mucha calma

Para un ataque cardiaco no hay lugar ni momento, puede suceder cuando menos lo imagines y sin que estés listo para hacerle frente, sobre todo si estás solo. No obstante, debes saber reconocer los primeros indicios, como experimentar repentinamente severo dolor en el pecho, el cual se extiende hacia tu brazo izquierdo hasta el mentón (mandíbula).

Es de vital importancia que si presentas este primer síntoma mientras conduces, trata de bajar la velocidad para buscar un lugar donde puedas estacionarte; lo mismo si estás corriendo o caminando, es decir, busca donde sentarte o acostarte y llama a tu médico o al servicio de emergencias. No pierdas la calma y no pienses "ya va a pasar" o "no es nada", pues aunque tengas sensaciones extrañas no es fácil determinar si se trata de un ataque al corazón, pues los síntomas son similares a los que presenta una indigestión. No obstante, es posible que empieces a sudar y a sentir mareos, lo que quiere decir que tu corazón no está latiendo apropiadamente.

Si no cuentas con auxilio en ese momento y presentas el cuadro antes descrito, ayúdate tosiendo repetida y en forma muy fuerte; respira profundamente entre cada tosido, haciéndolo profundo y prolongado, como cuando quieres desechar las flemas alojadas muy adentro del pecho. Una respiración y un tosido deben repetirse, aproximadamente, cada dos segundos, sin dejar de hacerlo, hasta que la ayuda llegue o hasta que sientas que el corazón recupera su ritmo normal.

Cada respiración profunda lleva oxígeno a los pulmones, y los movimientos de la tos aprietan al órgano y mantienen la sangre circulando. En lo posible, haz presión directamente sobre el corazón, ya que ello puede ayudar a recobrar el ritmo normal.

Quienes llevan tratamiento para afecciones cardiacas, posiblemente tengan prescritas perlas de nitroglicerina, las cuales podrían utilizarse en momentos como el descrito. Su efecto se dirige a ensanchar los vasos sanguíneos para que, de esta manera, el corazón pueda recibir el oxígeno que requiere.

En tanto llega ayuda, trata de actuar con calma pero con rapidez, pues si transcurre mucho tiempo pueden ocurrir daños permanentes en tu corazón o incluso la muerte.

Lo importante, prevenir

La Medicina moderna se rige por esta filosofía, por ello ahora son más y mejores las campañas de información sobre cómo debe ser una vida sana. No está por demás recordar algunas de las recomendaciones más importantes:

Por supuesto que una vida sana te brindará las posibilidades de incrementar sus expectativas de vida, de forma que lo más pertinente es acudir a tu médico qué medidas tomar que beneficien a tu organismo. En tanto, considera que todos podemos estar expuestos a un ataque al corazón y que es importante saber qué hacer ante él.