Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Adiós a la comida chatarra

Lunes 24 de febrero del 2014, 12:12 pm, última actualización.

A partir del próximo ciclo escolar, los productos con más de 400 calorías por cada 100 gramos dejarán de venderse en las más de 250 mil escuelas de educación básica, públicas y privadas. El objetivo es erradicar la obesidad que afecta a millones de niños mexicanos.

Adiós a la comida chatarra

Las secretarías de Educación Pública (SEP) y Salud (Ssa) acordaron prohibir la comida “chatarra” en los planteles de educación preescolar, primaria y secundaria del país. Los titulares de ambas dependencias, Alonso Lujambio y José Ángel Córdova, respectivamente, suscribieron un acuerdo para establecer las características de los alimentos que deberán consumirse en las escuelas.

En este sentido, los consejos nacionales de Autoridades Educativas y Salud, así como representantes de las 32 entidades federativas, aprobaron por unanimidad los lineamientos generales para el expendio y distribución de comestibles en los locales de consumo escolar, los cuales establecen la prohibición definitiva de refrescos, bebidas azucaradas y comida frita.

Cabe destacar que la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) responderá en agosto y la aplicación de los lineamientos se llevará, de acuerdo con las autoridades sanitarias, en el mismo mes, aunque su regulación total se dará en forma gradual.

Al respecto, la Dra. Isaura Romo Castañeda, nutrióloga egresada de la Universidad Iberoamericana (en la Ciudad de México), expresa que “dicha medida no es mala; sin embargo, será difícil que traiga consigo los beneficios esperados si no se acompaña de formación nutricional capaz de modificar los hábitos alimenticios de toda la familia. Asimismo, es preciso que se complemente con un programa efectivo de educación física, pláticas con padres y maestros, y regulaciones tanto para los medios informativos como para los vendedores ubicados fuera de las escuelas.

Lucha contra la obesidad

Sobrepeso y obesidad triplican el riesgo de padecer enfermedades crónicas, como padecimientos cardiovasculares (del corazón y sistema circulatorio), diabetes tipo 2 (aumento en la concentración de azúcar en la sangre por la incapacidad del organismo para utilizarla), síndrome metabólico (prediabetes) y distintos tipos de cáncer (mama, esófago y riñón, por ejemplo).

La prevalencia de dicho problema en la población infantil de México continúa incrementándose, pues se estima que en los últimos 20 años se triplicó. “De ahí que resulte urgente el diseño de programas e intervenciones que mejoren los hábitos alimenticios y la actividad física en los menores, ya que la obesidad y los padecimientos que ocasiona tienen fuerte impacto sobre la calidad de vida”, resalta la Dra. Romo Castañeda.

Al respecto, el secretario de salud afirma que “un niño requiere 1,300 calorías diarias y, considerando que 85% de los chicos desayunan o comen antes de acudir a la escuela, se pretende que dentro de los planteles los preescolares consuman de 217 a 240 calorías al día; los de primaria de 275 a 290 y los de secundaria de 362 a 400, y que una simple bolsa de papas contiene 470 calorías”.

Por ello, los funcionarios de la Ssa y la SEP han considerado preciso emprender acciones contra la obesidad, problema que afecta a más de 4 millones de niños de entre 5 y 11 años, lo cual mantiene a México en el primer lugar mundial en este renglón.

Con tal fin, uno de los primeros pasos ha sido la creación de tablas nutrimentales, mismas que establecen los tipos de alimentos y bebidas procesadas y preparadas que podrán ofertarse en los establecimientos de consumo escolar de las escuelas de educación básica.

“Se determinó la cantidad de energía y nutrimentos promedio que requieren los niños y adolescentes de educación preescolar, primaria y secundaria para satisfacer sus necesidades diarias, lo que permitirá lograr una dieta correcta, así como promover y mantener su salud”, señala el Dr. Córdova Villalobos.

La introducción de los lineamientos se hará de manera gradual para dar tiempo a la industria de alimentos para desarrollar y aplicar innovaciones en sus productos. Comprenderá tres etapas: la primera durante el ciclo escolar 2010-2011; la segunda en el 2011-2012 y la tercera en el periodo 2012-2013.

¿Qué se ofrecerá?

Entre los productos que se podrán vender en los planteles educativos se encuentran alimentos preparados, por ejemplo sándwiches de queso panela con verdura, atún, pollo o huevo; tacos suaves elaborados con tortilla de maíz; palomitas sin mantequilla, cacahuates con cáscara, pistaches y frutas deshidratadas; elotes y esquites con limón y chile, y ensaladas.

Las bebidas autorizadas incluyen agua natural y leche descremada sin saborizantes ni azúcares, así como jugos de fruta 100% naturales; además, existe una medición que se ha considerado básica para los productos permitidos: no más de 450 calorías por cada 100 gramos de alimento.

Por tanto, queda prohibida la venta de productos con alto contenido de grasas y carbohidratos, como: flautas, quesadillas, huaraches, gorditas, molletes, pambazos, tamales, pizzas, hamburguesas, plátanos fritos, sopas instantáneas, hot cakes, y algunas bebidas, por ejemplo, refrescos con o sin gas, con edulcorantes y endulzantes, jugos adicionados con azúcar, yogurt para beber y leche entera saborizada.

Problema de fondo

De acuerdo con diversos estudios realizados por las autoridades sanitarias, en México 25 millones de alumnos consumen más de 500 calorías durante el recreo, lo cual ha contribuido a que el país ocupe el primer lugar mundial en obesidad.

“La epidemia de obesidad que afecta a niños y adolescentes no sólo es problema de la escuela, sino de la sociedad y del mismo sistema económico que favorece largas jornadas de trabajo para padres de familia y profesores, lo cual obliga a abandonar hábitos sanos, sin importar el grave deterioro de las condiciones de vida de las familias”, afirma la Dra. Romo Castañeda.

A su vez, profesores de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) calificaron de “alucinación mediática” la propuesta de la Ssa y la SEP de regular la venta de comida con bajo valor nutricional en las escuelas. Lo anterior se debe a que consideran que existe total desconocimiento sobre la realidad en los centros escolares. “Sobrepeso y obesidad no desaparecerán sólo con prohibir productos de baja calidad nutricional en los planteles, sino que se requiere visión integral, pero sobre todo garantizar el acceso a alimentos sanos a bajo costo y de forma regular”, han expresado sus voceros.

Si bien la prohibición de los alimentos con bajo valor nutritivo en las escuelas representa buena opción para iniciar una lucha contra los problemas de sobrepeso, es muy importante que los cambios en hábitos alimenticios también ocurran en casa, lo cual sólo se podrá lograr mediante adecuada educación nutricional y conciencia sobre las enfermedades asociadas a la obesidad.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.


comments powered by Disqus
Loading
Hoy en Cardiovascular

Accidente cerebrovascular o evento vascular cerebral


Ver más...


Entre 40 países, México ocupa el segundo lugar en casos de sobrepeso y obesidad, sólo detrás de Estados Unidos.

Logo Comscore