Centro Cardiovascular / Prevención

Cuando estás sol@, ¿qué hacer en caso de emergencia?

Todos podemos sufrir accidentes o situaciones que alteran nuestra salud de forma inesperada, incluso estando solos, lo que complica saber cómo afrontar estas situaciones. ¡Mantén la calma! Saber qué hacer en caso de emergencias médicas antes que sucedan es la mejor forma de salvar tu propia vida.

¿Qué es una emergencia médica?

Hasta la persona más sana puede tener una emergencia médica al lesionarse o enfermarse. En estos casos, puede que te resulte difícil determinar qué se considera emergencia médica, es decir, una situación de gravedad en donde se necesita atención inmediata y la vida corre riesgo inminente. Para detectarla, debes estar atent@ a signos como:

Las situaciones que desatan una urgencia médica son muchas, pero las emergencias más comunes son los desmayos, paros cardiorrespiratorios, accidentes que causan traumatismos, hemorragias severas, caídas de altura y quemaduras graves y es conveniente saber qué hacer ante ellas.

No me siento bien y estoy sol@, ¿qué hago?

Las emergencias médicas son tan inesperadas, que puede que te encuentres sol@ cuando ocurren. De igual forma, puede que te halles en un sitio que te complique acudir al servicio de urgencias del hospital más cercano. En estos casos pueden ser útiles los siguientes pasos para enfrentar una emergencia:

Las emergencias médicas, inclusive los accidentes domésticos, requieren de primeros auxilios básicos. A continuación, te decimos cómo actuar con rapidez y efectividad ante las emergencias más comunes:

Ataque al corazón

Los infartos no esperan y pueden ocurrir cuando la persona está sola, por ello debes darle importancia a los síntomas como dolor o molestias de pecho, brazo y hombro izquierdo; dificultad para respirar y ritmo cardiaco irregular.

Llama a emergencias inmediatamente cuando sospeches que estás teniendo un infarto. Siempre hazlo antes de intentar contactar a cualquier otra persona. Si tienes un vecino o pariente confiable que viva cerca haz otra llamada pidiéndole que vaya a verte, puede ser útil si de repente tienes un paro cardiaco.

Masticar y tragar una tableta de ácido acetilsalicílico sin recubrimiento completo de 325 mg es otra forma de sobrevivir a un ataque al corazón si estás sol@. Este principio activo puede demorar la formación de coágulos sanguíneos que podrían bloquear tus arterias. No la utilices si tu médico te la ha prohibido.

No intentes manejar tu auto, a menos que ya agotaras otras opciones; un ataque al corazón completo, usualmente termina en desmayarse estando sol@. Tampoco utilices la técnica de "tos RCP" (la cual consiste en toser con fuerza cuando el corazón tiene una arritmia que le impide latir), pues puede ponerte en peligro (posiblemente retrasará unos segundos la pérdida de conciencia, pero no es un método de reanimación); tampoco comas o bebas alimentos. En cambio, procura relajarte para desacelerar tu ritmo cardiaco, puedes recostarte boca arriba y con los pies en alto, esto abre el diafragma haciendo que sea más fácil respirar. Si estás sol@ en casa, procura dejar una puerta abierta o sin llave para que los servicios de emergencia a los que llamaste puedan entrar sin problemas.

Atragantamiento

El atragantamiento sucede cuando al tragar un cuerpo sólido, este tapona las vías de respiración en vez de bajar normalmente al estómago. Es frecuente en niños y personas mayores, aunque cualquiera puede padecerlo. ¿Qué hacer si te atragantas y estás sol@?

Lo más importante de todo es guardar la calma, posteriormente puedes apretar tu abdomen contra el filo del respaldo de una silla o barandal para conseguir el efecto de la maniobra Heimlich, obligando al aire a salir de los pulmones en forma de tos artificial que expulsará el objeto. Si esto es insuficiente, sal a un lugar donde haya más personas que puedan ayudarte.

Caídas

Aunque durante una caída todo sucede demasiado rápido, puedes saber qué hacer ante caídas mientras ocurren, como utilizar tu cuerpo para interrumpirlas, proteger tu espalda manteniendo los pies separados y las rodillas flexionadas, y procurar que tu cabeza no golpee el piso ni otra superficie.

Tras la caída, verifica si hay lesiones como cortaduras, raspaduras, moretones y huesos rotos. Si estás confundid@ o maread@ llama inmediatamente a emergencias, no levantes la cabeza pues puede haber una lesión de cuello o espalda.

Hemorragias

Una hemorragia ocurre cuando la sangre brota como consecuencia de una lesión, generalmente en las extremidades. Para detener una hemorragia, se debe realizar compresión directa en la herida y aplicar un vendaje sin demasiada fuerza.

Sin embargo, encontrar cómo detener una hemorragia puede ser complicado en algunas heridas. Por ello, se debe llamar a emergencias, mantener en su lugar cualquier objeto que esté clavado, acostarse, no utilizar la compresión en casos de hemorragia interna y no aplicar torniquetes.

Intoxicaciones

En ocasiones, los descuidos pueden llevarnos a entrar en contacto con sustancias dañinas que ponen en riesgo nuestra salud y a preguntarnos qué hacer si me intoxico. Una intoxicación puede ocurrir por vía digestiva, inhalatoria o a través de la piel, entre otras formas. Sus síntomas abarcan dolor de cabeza, sensación de ahogo, vómito, erupciones de la piel y visión doble.

En caso de ingestión por vía oral, no debes inducirte el vómito ni intentar remedios caseros. En cambio, en caso de inhalación aléjate del foco de intoxicación y toma aire. Y si es por vía cutánea quítate la ropa y lava las zonas expuestas con abundante agua. No utilices ningún tipo de neutralizante o antídoto y llama inmediatamente a urgencias.

Quemaduras

Lo primero es identificar el tipo de agentes que provocaron la quemadura como fuego, químicos o líquidos calientes. Esto ayudará a determinar qué grado de quemadura presentas. Si no estás segur@, trátala como una quemadura mayor y llama a urgencias.

Las recomendaciones para curar una quemadura si no hay rupturas en la piel es dejar correr agua fría sobre la herida o sumergirla en agua fría durante al menos cinco minutos. Una toalla limpia, húmeda y fría también ayuda a reducir el dolor. Posteriormente cúbrela con un vendaje estéril y seco.

En cambio si se trata de una quemadura grave, protege la zona de presiones y fricciones, no toques la herida, no apliques ungüentos, no retires la ropa adherida a la piel y, si los dedos de las manos o de los pies sufrieron quemaduras, sepáralos con compresas secas, de preferencia estériles, y que no se adhieran.

No olvides que generalmente se trata de emergencias en casa. Por ello es importante conocer cómo prepararse para una emergencia y contar con un botiquín de primeros auxilios. De igual forma es importante tener a un amigo o familiar que pueda acudir a ayudarte (mantén su número cerca de tu aparato telefónico).