Centro Cardiovascular / Prevención

Exámenes preventivos que pueden salvar la vida

Es bien sabido que a los hombres no nos agrada hablar de problemas de salud, que ignoramos los síntomas de una posible enfermedad y muchas veces acudimos al médico cuando algún padecimiento se encuentra en fase avanzada. Te invitamos a reflexionar al respecto y conocer los principales exámenes preventivos que debes practicarte.

Probablemente formes parte del grupo de hombres que espera que aparezca una bolita, mancha o dolor en alguna parte del cuerpo para empezar a preocuparte y considerar la posibilidad de acudir al médico. Muchas veces, aun y cuando existan señales tangibles de alguna enfermedad, la desidia o el miedo ganan la batalla y el mal tiene el riesgo de agravarse peligrosamente.

Ante ello, es necesario que se cambien este tipo de actitudes y se reconozca a la prevención como la mejor manera de evitar una enfermedad crónica o un acontecimiento inesperado (infarto o aumento de la presión arterial, por ejemplo) que llegue a poner en riesgo la vida.

Así pues, lo primero será tomar en cuenta un examen físico básico que incluya tu estado de salud actual, estilo de vida y hábitos de vida, así como antecedentes médicos y familiares. En dicha revisión el médico:

Recuerda, es prudente que si presentas alguna alteración específica, dolor o disminución de alguna de tus capacidades lo comentes al especialista y no esperes que él lo descubra. Asimismo, es conveniente que sepas que la necesidad de un estudio físico completo depende de los factores de riesgo para adquirir alguna enfermedad específica, pero como la mayoría de la población desconoce esta información es recomendable seguir el siguiente calendario, el cual señala cuántas veces debe acudirse al médico dependiendo del rango de edad que se tenga:

Pruebas de detección

Si bien es cierto que un médico deberá recomendar exámenes médicos específicos para cada individuo, es conveniente estar al tanto de las características de los más comunes. Recuerda, si un especialista te ordena alguna prueba deberás preguntar el propósito de la misma, qué tan precisa y confiable es y qué pasará si el resultado es negativo o positivo; asimismo, no dudes en interrogar al facultativo sobre el costo del estudio y si éste es invasivo (que perfora o entra en el cuerpo) o no.

A continuación, los exámenes más frecuentes de detección de enfermedades para hombres son:

Medición de la presión arterial

Consiste en medir la presión sistólica (la que genera el corazón cuando bombea sangre a través de las arterias) y la presión diastólica, es decir, la que hay en las arterias cuando el corazón se encuentra en reposo entre una pulsación y otra.

Toma en cuenta lo siguiente, la presión arterial está determinada por la cantidad de sangre que bombea tu corazón y la resistencia al flujo en tus arterias. Así, si éstas son estrechas limitarán el flujo de sangre, lo que significa que el corazón deberá esforzarse más para bombear la misma cantidad de sangre.

Es común que esta enfermedad no presente síntomas, por lo que mientras más tiempo transcurra sin que se detecte y trate existirá mayor riesgo de sufrir un infarto cardiaco o cerebral, padecer insuficiencia cardiaca e incluso daño en riñones.

Las personas mayores de 35 años con sobrepeso, hábitos sedentarios (sin actividad física frecuente) y con antecedentes familiares de hipertensión tienen mayor riesgo de padecerla. Recuerda, cada vez que acudas al médico (o al menos cada dos años) por cualquier razón deberás verificar que tu presión sea la correcta. Es recomendable que al momento de la toma estés relajado, pues se sabe que la ansiedad puede elevar la presión; asimismo, dile al médico si antes de la cita has tomado cafeína o nicotina, ya que ello podría provocar que la presión se eleve artificialmente.

De cualquier forma es importante saber que una sola medición no es determinante para establecer un diagnóstico definitivo, por lo que la prueba deberá repetirse al menos cinco veces (una diaria). Recuerda, la presión se mide en milímetros de mercurio.

Presión a la baja

Por otra parte, hay que tomar en cuenta que la presión arterial se reduce (hipotensión) cuando estamos en posición de reposo; sin embargo, hay ocasiones en que desciende de manera importante ocasionando mareo, palidez, poca resistencia a la fatiga e, incluso, desmayo.

La hipotensión también puede manifestarse al momento de levantarse bruscamente de la cama o silla tras haber permanecido mucho tiempo acostado o sentado, ya que disminuye el flujo sanguíneo hacia el cerebro, trastorno al que se le ha puesto el apellido "ortostática", que si bien no es propiamente una enfermedad, se ha descrito como incapacidad para regular la presión de manera rápida, lo cual da lugar a desmayos, ligeros mareos, vértigo, confusión o visión borrosa.

Cabe destacar que la hipotensión no es una enfermedad, sino más bien una característica personal que puede, incluso, implicar ciertas ventajas, como el hecho de que existan menos riesgos cardiovasculares conforme se va teniendo más edad. No obstante, a veces suele resultar todo un fastidio si no se sabe controlar bien, sobre todo cuando los factores externos (aumento de la temperatura ambiental) inciden en mayor descenso.

Si sufres este malestar deberás notificárselo a tu médico, aunque no está de más que sigas estas recomendaciones:

Finalmente, para explicar mejor las cifras de presión arterial le presentamos el siguiente cuadro:

Condición

Sistólica

Diastólica 

Óptima

120 o menos

80 o menos

Normal

Menos de 130

Menos de 85

Normal alta

130-139

85-89

Hipertensión

140 o más

90 o más

Nivel de colesterol

Es una prueba en sangre que mide el colesterol total, así como el de lipoproteínas de baja densidad (LDL o malo), el de lipoproteínas de alta densidad (HDL o bueno) y los triglicéridos.

El colesterol es una forma de grasa que se transporta en la sangre por medio de lipoproteínas. Las LDL depositan el colesterol en las paredes de las arterias y las HDL lo transportan hacía el hígado para que sea eliminado. Los problemas se presentan cuando las LDL llevan demasiado colesterol o cuando las HDL acarrean muy poco; todo ello puede promover acumulación de depósitos grasos que contienen colesterol -llamados placas- en las arterias (aterosclerosis).

Hay que recordar que las enfermedades cardiacas son la primera causa de muerte en los hombres, de allí la importancia de someterse a esta prueba, pues los niveles no deseables de colesterol aumentan el riesgo de ataque cardiaco e infarto cerebrovascular, sobre todo en personas con antecedentes familiares de hipercolesterolemia, sobrepeso, diabetes y quienes tienen una dieta con alto contenido de grasas.

Es recomendable que el examen se realice cada 5 años, siempre y cuando los niveles de colesterol se encuentren dentro de los límites normales. Cuando acudas al laboratorio no debes comer ni beber nada (excepto agua) al menos ocho horas antes de la prueba.

El siguiente esquema explicará mejor los niveles de colesterol:

Situación

Deseable

Límite

 No deseable 

Colesterol total

Por debajo de 200

200-240

Por arriba de 240

Colesterol LDL

Por debajo de 130

130-160

Por arriba de 160

Colesterol HDL

Por arriba de 45

35-45

Por debajo de 35

Triglicéridos

Por debajo de 200

200-400

Por arriba de 400

Cáncer de colon

Esta prueba sirve para detectar cáncer y crecimientos (polipos) en la pared interna del colon que puedan transformarse en cancerosos. Se debe realizar cada 3 a 5 años a partir de los 50 años de edad, sobre todo si se tienen antecedentes familiares de cáncer de colon o pólipos, y si padece una enfermedad inflamatoria intestinal (gastroenteritis o colitis, por ejemplo).

La prueba exploratoria consiste en examinar las heces fecales en búsqueda de sangre, pero un estudio completo incluirá los siguientes elementos:

Revisión dental

Se trata de examinar dientes y encías con una sonda y pequeño espejo; también se exploran lengua, labios y tejidos blandos, todo ello para buscar caries y lesiones. Dicha revisión deberá realizarse al menos una vez al año.

Las personas con mayor riesgo son aquellas que no cepillan su dentadura al menos tres veces al día, fuman, toman bebidas alcohólicas frecuentemente y siguen dieta rica en azúcares.

Examen de la vista

Antes que otra cosa, es recomendable que visites a un oftalmólogo y no a un optometrista, ya que el primero está capacitado para detectar lesiones en toda la estructura del globo ocular. Es común que un examen completo tome en cuenta movimientos de los ojos, visión periférica y del color, así como agudeza visual.

El especialista deberá determinar tu calidad visual y con ello diagnosticar si es necesario utilizar anteojos o lentes de contacto. Asimismo, descubrirá lesiones que se relacionen con glaucoma (aumento de la presión intraocular), degeneración macular (deterioro de las células de la retina que gradualmente disminuyen la visión) y cataratas, es decir, atrofia del lente transparente del ojo (cristalino) que causa visión borrosa.

Toda la gente puede ver afectada su visión, pero en el caso del glaucoma corre mayor riesgo quien padece diabetes o hipertensión arterial, tiene antecedentes familiares de dicha enfermedad o toma regularmente medicamentos corticosesteroides (cortisona y prednizona, preferentemente).

Es conveniente que te practiques una revisión ocular cada tres años, o bien, si notas alguna lesión o deterioro en tu capacidad visual, aunque a partir de los 50 años de edad se debe pensar en un examen oftalmológico cada año. Recuerda, cuando se practica este tipo de estudio es común que el médico utilice gotas para dilatar la pupila, lo que puede provocar que tu visión sea borrosa durante varias horas y que la luz te moleste, por lo cual será conveniente que utilices lentes oscuros y que le pidas a alguien que te acompañe, pues manejar en estas circunstancias es un tanto riesgoso.

Glicemia en ayunas

Consiste en una prueba para medir los niveles de azúcar en sangre después de un ayuno de al menos ocho horas, lo cual es fundamental para detectar diabetes. Las personas con mayor riesgo son quienes padecen obesidad y tienen antecedentes familiares de esta enfermedad.

Es recomendable que la noche anterior al análisis evites ingerir alcohol y alimentos con alto contenido en azúcar y grasas.

Para explicar mejor los niveles de este análisis te mostramos el siguiente esquema:

Situación

Nivel de glucosa *(mg/dl) 

Nivel deseable

70-110 mg/dl

Nivel anormal de azúcar en sangre en ayunas

111-125 mg/dl

Diabetes

126 mg/dl o más

*Miligramos de glucosa por decilitro de sangre.

Prueba de saturación de transferrina

A través de un examen de sangre se mide la cantidad de hierro unido a una proteína que lo transporta (transferrina) en el torrente sanguíneo, y sirve para detectar si los niveles de este mineral se encuentran elevados en el organismo (hemocromatosis).

Este padecimiento es hereditario y existe tratamiento para controlarlo, pero cuando no se recibe atención oportuna puede degenerar en diabetes, artritis, así como en enfermedades cardiacas o relacionadas con el hígado. Es recomendable que la primera prueba se realice a partir de los 40 años y después siga las indicaciones de tu médico. Para explicar mejor los niveles de este análisis, a continuación el siguiente esquema:

Situación

 Porcentaje de saturación de transferrina 

Deficiencia de hierro

15% o menos

Normal

16-40%

Elevada

41-59%

Sobrecarga de hierro

60% o más (para hombres)

Los estudios antes citados son fundamentales para detectar alguna enfermedad en su fase inicial, lo cual permitirá que sea controlada a tiempo e impedir que se convierta en crónica, es decir, que permanezca en nuestro organismo para siempre. Sin embargo, existen otros exámenes que deben considerarse importantes, entre ellos:

Ojalá que este largo recorrido sea una llamada a la reflexión si es que, a pesar de que te identifiques con alguno de los padecimientos descritos, te niegues a reconocer la importancia de actuar a tiempo e impedir con ello problemas en tu organismo.

Toma en cuenta una cosa, las mujeres son susceptibles de adquirir más enfermedades que los hombres y, sin embargo, tienen mayor expectativa de vida. La razón es simple: se preocupan por su salud.