Centro Cardiovascular / Temas Relacionados

Enfermedad coronaria

Se trata de la enfermedad cardiaca más frecuente y ocurre cuando las arterias que suministran sangre al corazón se endurecen y estrechan, debido a la acumulación de colesterol y otros materiales, formando placas o ateromas en la capa interna de las paredes de estos conductos. También es conocida como enfermedad de las arterias coronarias.

Cuando las arterias se vuelven rígidas, sus paredes son más propensas a acumular las grasas que circulan en exceso en la sangre. Este depósito de placa se produce en el transcurso de muchos años. De esta forma, con el tiempo, esta sustancia endurece y estrecha las arterias coronarias, con lo cual se limita el flujo sanguíneo rico en oxígeno que llega al músculo cardiaco.

La incidencia de la enfermedad coronaria aumenta según avanza la edad de las personas, así como por diversos factores de salud y estilo de vida. Puede conducir a angina de pecho, arritmias o infarto.

Origen y factores de riesgo

En general la causa de enfermedad arterial coronaria es la formación de depósitos de grasa (ateromas) en las paredes de los vasos sanguíneos que irrigan al corazón. Asimismo existen otros factores de riesgo, entre ellos:

Síntomas

Comúnmente, la enfermedad coronaria no presenta síntomas en etapas iniciales, sino hasta que la acumulación de placa es tal que causa trastornos graves como ataque al corazón o angina de pecho. Sin embargo, las personas que están en riesgo de sufrir o padecen sin saberlo enfermedad coronaria suelen manifestar:

Cabe mencionar, que la intensidad de estos síntomas de enfermedad coronaria es diferente en cada persona, pues depende de qué tan saturadas se encuentran las arterias de placas de colesterol, por lo que estos signos pueden volverse más intensos a medida que esta acumulación sigue estrechando las arterias coronarias.

Diagnóstico

Si después de revisión médica, el especialista considera que se padece o está en riesgo de enfermedad coronaria, puede solicitar varias pruebas de laboratorio y de diagnóstico por imagen para conocer el estado de salud del corazón, entre ellas:

Tratamiento

Detectada oportunamente, la enfermedad de las arterias coronarias puede ser tratada mediante estatinas y fibratos que ayudan a disminuir los niveles de colesterol en sangre y por tanto la formación de placa y el estrechamiento de los vasos sanguíneos.

Asimismo y de acuerdo a la gravedad del caso, la terapia farmacológica puede incluir medicamentos, cuya función principal es mantener el flujo sanguíneo adecuado y de este modo prevenir obstrucciones y los ataques cardiacos resultantes, como:

Asimismo, es posible requerir intervenciones quirúrgicas específicas para reparar los daños por obstrucción de las arterias coronarias, como la colocación de stent, pequeña malla que se implanta en las arterias para reforzarlas y evitar su estrechamiento.

Parte fundamental de la terapéutica para la enfermedad coronaria son los cambios en la dieta y el estilo de vida del paciente.

Prevención

Para prevenir complicaciones de la enfermedad coronaria es recomendable:

Consulta al médico