Centro Cardiovascular / Terapias de Apoyo

Homeopatía y cirugía, aliados de la salud

Mucha gente cree erróneamente que son incompatibles, y aunque es verdad que en algunos casos la Homeopatía hace innecesaria la intervención quirúrgica, también lo es que resulta de gran utilidad en la preparación y recuperación del paciente que sí requiere cirugía.

Tanto la cirugía puede ser complemento indispensable dentro de un tratamiento homeopático, como éste ser de gran utilidad en cualquier acto quirúrgico durante los periodos pre y postoperatorios. Quizás el ejemplo más claro se presente en todas las situaciones en que se manifiesta algún trastorno mecánico, pues la necesidad quirúrgica es inevitable.

“En efecto, suele afirmarse que los médicos homeópatas no empleamos la cirugía, lo cual es falso. Tanto en la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía (ENMH) del Instituto Politécnico Nacional como en la Escuela Libre de Homeopatía, se sigue programa completo de preparación para el alumno, que incluye el estudio y práctica de las materias quirúrgicas”, aclara el Dr. Javier Conde Rodríguez, miembro y fundador del Colegio de Médicos Cirujanos y Homeópatas del Estado de Sinaloa.

El especialista especifica que en dichos recintos educativos existen instalaciones especiales, como el anfiteatro (donde se imparte anatomía topográfica en cadáveres), sala de cirugía en animales y quirófano para pequeñas cirugías en humanos.

Además, añade, “en el Hospital Nacional Homeopático de la Secretaría de Salud (Ssa) se cuenta con sala de partos, quirófano para cirugía mayor, clínica y hospitalización, así como residencias en diferentes especialidades, como Ginecología y Obstetricia, Pediatría, Medicina Interna y Anestesia. Y no podía ser de otra manera, ya que el título se extiende como Médico Cirujano y Homeópata, considerando que la cirugía no está reñida con los principios homeopáticos”.

No están peleadas

El mismo Samuel Hahnemann, fundador de la Homeopatía, definió claramente las indicaciones de la cirugía, las cuales se conocen —dentro del mundo homeopático— como las “reglas de oro” para esta metodología.

Se estableció que todo proceso mecánico requiere método de resolución semejante; así, se recurre a intervención quirúrgica en caso de hernias (ahorcamiento de una víscera), fracturas y heridas graves, además de padecimientos como apendicitis aguda con peritonitis (infección del apéndice que se expande al revestimiento de la cavidad abdominal), obstrucciones en la vía digestiva o urinaria, perforación de vísceras, extirpación de tumores o drenaje de material purulento cuando el tratamiento homeopático bien instituido no alcanza a solucionarlos.

Respecto del cáncer localizado, y mientras no se tenga certeza de mejor tratamiento, se sigue aprobando la extirpación quirúrgica, pero siempre acompañada del tratamiento homeopático.

Asimismo, otros padecimientos en los que se considera la cirugía, suelen evolucionar de manera satisfactoria con los tratamientos homeopáticos, como ocurre en el caso de amigdalitis recurrente, hemorroides, fibromas uterinos (tumores no cancerosos) o bocio (aumento en el tamaño de la glándula tiroides, que se localiza en el cuello).

“Por tanto, la Homeopatía respeta estas indicaciones precisas y dispone de medicaciones que ayudan al paciente a enfrentar el proceso quirúrgico (fármacos del preoperatorio), al tiempo que presta su ayuda a la pronta recuperación posquirúrgica”, refiere el especialista.

Antes y después

“Es asombrosa la manera en que una preparación prequirúrgica homeopática lleva al paciente a óptimas condiciones anímicas y sin miedos, quedando el cirujano sorprendido por la evolución rápida, ausencia de hemorragias, o bien, reabsorción rápida de éstas. Además, en el postoperatorio disminuye notablemente el dolor, la cicatrización es más acelerada y se observa mejor recuperación de la anestesia y de la actividad intestinal”, asegura el Dr. Conde Rodríguez.

Al respecto, es importante considerar que si la persona es sometida a cirugía mayor, especialmente en el abdomen, su tracto digestivo dejará de funcionar por varios días. Mientras ello ocurre, no puede comer o beber, y ciertamente no podrá salir del hospital para ir a casa. Los ensayos demuestran que los medicamentos homeopáticos pueden ayudar a que el tracto digestivo se recupere después de la cirugía, sin olvidar que otras evidencias sugieren beneficios adicionales para el dolor y ansiedad quirúrgicos.

De acuerdo con el especialista, las formulaciones homeopáticas que ayudan a solucionar y prevenir problemas pre y posquirúrgicos incluyen:

“El dolor después de la cirugía es una experiencia común, si no es que casi universal. El remedio homeopático Árnica tradicionalmente se usa como tratamiento para el traumatismo y, por lo tanto, se ha propuesto para reducir el dolor abdominal”, destaca el médico homeópata.

Además del dolor, muchas personas experimentan inquietud y perturbación después de la cirugía, tal vez debido en parte a los efectos de la anestesia general, ante lo cual se administra el medicamento Acónito.

Dependiendo del tipo de cirugía, el homeópata podría recomendar otros medicamentos con afinidades particulares para diferentes órganos o circunstancias, por ejemplo, Margarita menor para cirugías torácicas y abdominales; Caléndula, Hierba de San Juan, Árnica o Estafisagria para cirugías dentales, y Carbo vegetabilis cuando hay gran debilidad y pérdida de líquidos. Asimismo, el ácido acético homeopático podría usarse para ayudar a efectuar una recuperación rápida de los efectos posteriores a la anestesia general (náuseas y mareo).

Como puedes ver, la Homeopatía no está peleada con la cirugía y ambas se complementan de manera adecuada para proporcionar tratamiento integral a los pacientes que requieren más que medicamentos. Además, esta mancuerna ha demostrado alto grado de eficacia y seguridad.

Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente el punto de vista de la Asociación Nacional de la Industria Farmacéutica Homeopática, A.C. (Anifhom).