Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Condrocalcinosis, exceso de calcio en las articulaciones

Martes 11 de febrero del 2014, 07:47 am, última actualización.

La formación de depósitos de calcio en el cartílago o tejido blando articular puede ocasionar episodios de hinchazón y dolor en muñecas, caderas y rodillas, así como limitación de movimientos. Hasta la fecha no hay cura definitiva, pero se pueden controlar las molestias.

Condrocalcinosis, exceso de calcio en las articulaciones

El cartílago es un tejido liso y compacto que cubre los extremos de los huesos que se encuentran en las articulaciones, tanto para que las superficies óseas embonen adecuadamente como para amortiguar impactos producidos por movimientos, saltos, golpes y giros. Para lograr este objetivo cuenta con la ayuda del líquido y las membranas sinoviales; el primero funciona como lubricante, en tanto las segundas se encargan de retener dicho fluido y evitar que escape.

Empero, esta ingeniosa estructura de la naturaleza puede sufrir enfermedades por accidentes, desgaste natural e incluso causas desconocidas, como ocurre en la condrocalcinosis, también conocida como artropatía por depósito de pirofosfato de calcio, que afecta principalmente a personas mayores de 60 años, sobre todo del sexo femenino, debido a la formación de pequeños cristales minerales que pueden desgastar al cartílago y generar notable inflamación y dolor.

Las articulaciones más afectadas son muñecas, rodillas y caderas, donde los enfermos tienen ataques agudos de inflamación como resultado del desprendimiento de los cristales de pirofosfato cálcico hacia el interior de la articulación, debido a que la sustancia química en cuestión es muy irritante y su presencia desencadena una reacción inflamatoria con derrame del líquido sinovial. Aunque muchos casos pueden ocurrir sin la presencia de síntomas, algunas personas sufren molestias persistentes que tienen gran parecido con los producidos por la acumulación de ácido úrico (de ahí que también se conozca como pseudogota o falsa gota).

Tras la pista del dolor

La condrocalcinosis representa un enigma para la Medicina debido a que en la mayoría de los casos (aproximadamente 90%) no se encuentra una causa que la origine; no obstante, en pequeño porcentaje de pacientes se presenta como trastorno hereditario o a consecuencia de alguna enfermedad:

  • Hiperparatiroidismo. Actividad excesiva de las glándulas paratiroides, localizadas al frente y en la base del cuello, alrededor de la glándula tiroides, y cuya función es producir la hormona paratiroidea, la cual regula el equilibrio de calcio, fósforo y magnesio en sangre y huesos.
  • Amiloidosis. Trastorno en el que fibras de proteínas se depositan en tejidos y órganos, alterando su funcionamiento.
  • Hipotoriodismo o mixedema. Producción insuficiente de hormona tiroidea, encargada de regular múltiples procesos físicos y químicos del cuerpo.
  • Enfermedades renales crónicas. Disminución de la capacidad de los riñones para filtrar sangre, la cual desencadena la acumulación de minerales en el organismo.

Los síntomas que produce la condrocalcinosis son dos, principalmente, y aunque por lo general predomina uno sobre otro, también pueden aparecer ambos en un mismo enfermo:

  • Ataques agudos. Son procesos artríticos de aparición brusca, es decir, episodios caracterizados por dolor que aumenta rápidamente e inflamación en la zona afectada que luce caliente y enrojecida. Tales ataques pueden acompañarse de fiebre y malestar general; afectan a una o varias articulaciones a la vez, aunque es más común en rodillas.
  • Dolor articular persistente. Algunos enfermos sufren un proceso de desgaste del cartílago articular (artrosis) que ocasiona dolor persistente que aumenta con el uso de la articulación afectada y mejora con el reposo, así como rigidez al iniciar la marcha después de un periodo de descanso. Si este problema persiste se llega a perder movilidad y aparece incapacidad para realizar actividades diarias.

Solución pendiente

El reumatólogo es el especialista encargado de efectuar el diagnóstico, mismo que se basa en tres parámetros: exploración física, historia clínica y pruebas de diagnóstico; al respecto, es común la toma de radiografías de las partes afectadas, donde se mostrará la calcificación del cartílago como una línea blanca paralela al borde del hueso, y el análisis de líquido sinovial obtenido mediante punción directa en la articulación inflamada, para descubrir la posible presencia de cristales de sales de calcio.

En caso de que la condrocalcinosis se relacione con problemas hormonales o deficiencias renales, la mejoría dependerá de la atención al problema primario. Desafortunadamente, la causa de este padecimiento sigue siendo un enigma en la gran mayoría de casos, de modo que no es posible una cura definitiva.

Por tal motivo, el tratamiento tendrá como finalidad reducir las molestias, aunque también dependerá de las características del paciente:

En aquellos casos en que se efectúe el diagnóstico en forma casual (ocurre cuando se acude al reumatólogo por lesiones o examen de rutina y se descubre por azar un problema de calcificación del cartílago en fases iniciales o que no genera síntomas), el médico se dedicará a dar recomendaciones generales que prevengan el desgaste articular, entre ellas mantener peso adecuado y hacer ejercicio moderado para mantener la movilidad y aumentar la fuerza de los músculos.

Cuando los problemas de inflamación o artritis son intensos se requerirá el uso de antiinflamatorios, como iburpofeno o paracetamol (no esteroideos). En algunos enfermos será necesario drenar el derrame de líquido sinovial e inyectar directamente un medicamento que ayude a reducir la hinchazón (corticoides).

En caso de dolor articular por artrosis también se requerirán analgésicos, pero en los casos más avanzados, cuando hay incapacidad de movimiento importante, la solución consiste en someter al paciente a cirugía reconstructiva o incluso sustituir la rodilla o cadera dañada mediante una prótesis.

Ante todo, cabe señalar que el tratamiento será más efectivo cuando el problema se detecte oportunamente, por lo que se recomienda visitar a un reumatólogo para que revise periódicamente el funcionamiento de las articulaciones, haya molestias o no, y evitar así la evolución de este u otros padecimientos reumáticos. 

SyM - Mario Rivas

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.


comments powered by Disqus
Loading

Directorio de medicinas, Medicamentos de libre venta
Hoy en Climaterio y Osteoporosis

Guía para vivir la menopausia


Ver más...

La bicicleta disminuye la presión arterial y reduce 50% el riesgo de infarto.

Logo Comscore