Centro de Climaterio y Osteoporosis / Artículos Relacionados

Conoce al asesino de Alonso Lujambio, el mieloma múltiple

La insuficiencia renal grave que llevó al exsecretario de Educación Pública a hospitalizarse (octubre de 2011) fue el comienzo de una batalla contra el cáncer de médula ósea que finalmente perdió el 25 de septiembre de 2012 cuando su débil organismo fue incapaz de superar una neumonía. Por ello, aunque el mieloma múltiple no puede prevenirse, es importante conocer sus factores de riesgo para identificar tempranamente los síntomas que obligan a consultar al médico.

Mieloma múltiple, enfermedad sin causas aparentes

La mayoría de las personas que desarrollan este tipo de cáncer de médula ósea no tienen factores de riesgo claramente identificables, no obstante, se han definido los siguientes:

Agresivo cáncer de médula ósea

Cuando existe mieloma múltiple las células plasmáticas crecen sin control en la médula ósea, la cual se encuentra en los espacios dentro de los huesos y es responsable de “fabricar” células sanguíneas. Este crecimiento incontrolable provoca numerosos síntomas, cuya intensidad o gravedad depende de qué tan avanzada está la enfermedad:

Otros síntomas de mieloma múltiple comprenden:

Mieloma múltiple, enfermedad incurable

Actualmente la ciencia puede ayudar a controlar los síntomas y complicaciones de mieloma múltiple, pero su curación no es posible. Las opciones de tratamiento del cáncer de médula ósea incluyen quimioterapia, trasplante de células madre y radiación.

La quimioterapia es el tratamiento más común, y en él se utilizan agentes químicos que atacan a las células cancerosas (aunque también pueden afectar las sanas); generalmente se administra en ciclos a lo largo de un periodo de meses, seguido de otro de descanso.

El problema, como el propio Alonso Lujambio explicó al regresar a México luego de 8 meses hospitalizado en Estados Unidos, “es que una vez que dejas de darle quimioterapia al cuerpo, a los 45 días las células cancerosas vuelven a reproducirse”.

Una recomendación para enfrentar el mieloma múltiple

Si bien no existen medidas de prevención, conviene mantenerse atento ante los factores de riesgo y acudir inmediatamente a consulta médica si se desarrolla alguno de los síntomas comunes del cáncer de médula ósea, como fatiga persistente, debilidad, pérdida de peso, dolor en huesos y náuseas constantes. En cualquiera de estos casos, la revisión del profesional de la salud es indispensable para que la persona tenga mejor sobrevida.