El cáncer de mama será el más frecuente en México - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

25 Julio 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

El cáncer de mama será el más frecuente en México

Jueves 23 de marzo del 2017, 10:36 am, última actualización

Las cifras indican que el cáncer de mama va en aumento y, dentro de poco, se convertirá en la tumoración más común en México. Las causas: genética y hábitos de vida poco saludables; las soluciones: evitar sobrepeso y tabaquismo, así como detección oportuna.

Cáncer de mama

Los datos más recientes del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática señalan que el cáncer es la tercera causa de muerte en México, y representa 14.9% del total de fallecimientos (31,500 muertes al año). En particular, el cáncer de mama está prácticamente empatado con el del cuello del útero o matriz; el primero representa 13.3% de las tumoraciones, y el segundo 13.5%.

Diversos factores confluyen para el aumento en la incidencia de este padecimiento en las mujeres mexicanas, pero uno de los más destacados se basa en los hábitos alimenticios adoptados durante las últimas décadas, un estilo de vida propio de las naciones desarrolladas en las que la enfermedad se ha convertido en un verdadero flagelo.

Tal relevancia tiene esta patología que octubre se eligió a nivel mundial para destacar la lucha contra el cáncer de mama, una enfermedad que afortunadamente se puede prevenir y que tiene en la información a uno de sus mejores guerreros.

Detección temprana, éxito asegurado

El Dr. Víctor Lira Puerto, exjefe del servicio de Oncología Médica del Hospital de Oncología del Centro Médico Nacional Siglo XXI del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS, localizado en la Ciudad de México), charló con Salud y Medicinas en torno a la importancia de la detección oportuna del cáncer de mama, los mitos alrededor de él y los avances en el campo de la investigación farmacológica.

En principio, el prestigiado especialista ratifica las cifras oficiales citadas y añade que las lesiones en la mama y cuello de la matriz representan 25% de todos los tumores malignos, “una cantidad muy grande si consideramos que existen casi 100 diferentes tipos de cáncer”.

Ahora bien, señala, hay que distinguir dos cosas: la causa de mortalidad y la frecuencia de una enfermedad. “El cáncer de mama no es de los problemas de salud que genere más decesos, pero sí es un problema que va en aumento. Insisto en que una cosa es que haya una enfermedad y otra a cuántas personas mata”.

En ese sentido, hay otros tipos de cáncer con mayor mortalidad, “por ejemplo el de estómago o el de pulmón; el de mama es más frecuente pero causa menos fallecimientos, lo que se explica porque cada vez se detecta más tempranamente, a pesar de que se requiere un estudio más costoso (mastografía, un sistema para obtener imágenes de los tejidos de la mama con ayuda de rayos X) que el examen Papanicolau”, afirma.

Hay algunos mitos que impiden la atención oportuna, dice el experimentado oncólogo, por lo que en primera instancia es importante mencionar que el tabaquismo es una condición que aumenta el riesgo de padecer este mal, aunque mucha gente lo desestime. Dicho sea de paso, está plenamente comprobado que los fumadores crónicos tienen menor eficiencia intelectual y que están en peligro de sufrir un infarto, trastornos vasculares, enfisema, bronquitis crónica o daño cerebral.

Muchas personas creen que a ellas no les va a pasar nada, afirma el especialista, y que el riesgo lo tienen los demás: “Debemos aceptar que es bueno asumir cambios en nuestro estilo de vida y la dieta, comer menos grasas saturadas y preferir las frutas y las verduras, que son los mejores antioxidantes que se pueden consumir”.

Por otra parte, hay que decir que “los implantes mamarios o las cirugías estéticas no se asocian con la generación de tumores malignos, ni tampoco el consumo de alimentos enlatados y refrescos de cola. Sin embargo, a cambio de ello hay que decir que estos comestibles sí participan en problemas como la hipertensión, diabetes y obesidad”.

El catedrático de posgrado de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) reflexiona: “Insisto en que, si se descubre a tiempo, casi el 100% de las mujeres se salvan. Claro, detectarlo oportunamente requiere de mastografía, porque hacerlo mediante la autoexploración supone que el tumor, en ese instante, tenga un tamaño de entre 1 y 2 cm, lo que significa que ya existen millones de células descontroladas”.

La práctica de una mastografía “es lo ideal, y equivale al aviso que dan los astrónomos sobre la llegada de un cometa, que sucede mucho antes que se pueda ver a simple vista”, sentencia.

Obesidad y hormonas

Definitivamente, la obesidad es una visita muy incómoda y también toca la puerta del cáncer de mama. El Dr. Lira Puerto acepta que hay una relación entre el sobrepeso y la entidad tumoral.

Así lo detalla: “Existe una relación muy conocida: a mayor peso, más posibilidades de cáncer de mama. El origen de esta neoplasia se desconoce, pero es indiscutible que una mayor cantidad de hormonas favorece su aparición y que el tejido adiposo es una fuente de producción hormonal, sobre todo en las mujeres en la menopausia”.

En las mujeres en etapa reproductiva “es obvio que la mayor cantidad de hormonas se producen en los ovarios, pero una vez que éstos han dejado de funcionar se siguen produciendo hormonas en menor cantidad en algunos sitios como las glándulas suprarrenales y el tejido graso, de tal manera que es cierto: a mayor obesidad y tejido graso, más posibilidad de algunos tipos de cáncer”.

Hay que dejar muy claro, dice el entrevistado, que este tipo de patología es poco frecuente en las mujeres jóvenes. Se sabe que la principal causa del padecimiento es la edad, y tras de ella el tabaquismo.

Así las cosas, enfatiza el Dr. Lira Puerto, “el haber llegado a los 60 años de edad no significa que se haya librado el riesgo de contraer cáncer; al contrario, aumenta el peligro. Claro está que cuando aparece un cáncer a los 75 años la evolución de la enfermedad es más lenta y menos agresiva, por lo que no es raro ver que muchas mujeres de esa edad fallezcan de diabetes, neumonía o enfermedades cardiovasculares, a pesar de cursar con un tumor maligno”, refiere.

De metástasis y genoma

Cada tipo de tumor tiene un comportamiento diferente, es decir, lo que los médicos llaman una historia natural. En el caso del cáncer de mama se sabe que en 20% de los casos hará metástasis (migrará) hacia el cerebro, aunque lo más común es que se alojé en huesos, pulmones e hígado, principalmente. Esto depende, dice Lira Puerto, “del tamaño del tumor, ya que si se detecta en forma temprana, será pequeño y difícilmente se extenderá”.

Ahora bien, “un tumor en etapa tres (hay cuatro etapas) se diseminará en el 70% de los casos a los huesos, hígado y pulmones, pero un tumor en etapa uno se va a diseminar solamente en 15%. Por supuesto que hablamos de una etapa, la tres, en la que el tumor medirá 5 cm, lo cual significa, sin lugar a dudas, que hubo un descuido monumental de la paciente”, asevera.

La raza mexicana tiene menos cáncer que las sociedades desarrolladas. Países como Estados Unidos (sobre todo la población de raza negra), Canadá, Australia y la parte occidental de Europa, van a la cabeza de este problema; en el caso de Japón la historia es diferente, porque su población tiene hábitos alimenticios completamente distintos, aunque en su caso el cáncer de estómago representa gran riesgo.

Una esperanza para esta y muchas otras enfermedades radica en las investigaciones que se realizan a partir del año 2000, fecha en la que se terminó de diagramar el mapa del genoma humano. Se sabe, dice el entrevistado, “que el cáncer es una enfermedad genética, pero no heredada; hay que tener mucho cuidado con esto porque cuando nosotros mencionamos genes o genética, nos viene automáticamente a la mente la idea de herencia, y no es tal.

Nuestros genes y sus productos (moléculas) se descomponen a través del tiempo, “como lo hacen los focos o los tornillos, de tal manera que sufren mutaciones constantes que producen todo tipo de enfermedades. En el caso del cáncer, como ya lo señalé, hay cosas que tienen que ver con nuestro estilo de vida que van a aumentar el daño, como el exceso de grasa saturada en la dieta y el tabaquismo, entre otras cosas”.

El código genético es invaluable porque “ya se han empezado a estudiar los trastornos de los genes y las moléculas en diferentes padecimientos, entre ellos el cáncer de mama. Se espera que pronto, tal vez antes de lo previsto, se tenga disponibilidad de medicamentos especializados que corrijan la mutación de las células enfermas”, concluye.

Síntomas de cáncer de mama

El cáncer de la mama no es doloroso en su etapa inicial, y es posible que la mujer no experimente síntomas en absoluto. Sin embargo, a medida que el tumor crece, los síntomas pueden incluir:

  • Bulto o espesor en la zona mamaria o de las axilas.
  • Cambio en el tamaño o forma de los senos.
  • Secreción de los pezones o sensibilidad.
  • Pezón invertido (retraído dentro de la mama).
  • Hoyuelos o hundimientos en la piel de la mama (parecido a piel de naranja).
  • Cambios en la piel de la mama, areola o pezón (elevación de la temperatura local, hinchazón, enrojecimiento y piel escamosa).

 

Organizaciones de apoyo

Cim*ab Fundación o Asociación Mexicana contra el Cáncer de Mama, A. C. (antes Fundación Cima)

  • Localización: Ciudad de México, D. F.
  • Funciones básicas: educar e informar a la sociedad mexicana sobre las diversas formas de detección oportuna y tratamiento del cáncer de mama.
  • Tipo de apoyo/servicio: pláticas testimoniales gratuitas, apoyo emocional telefónico y enlace con instituciones médicas y laboratorios.
  • Dirección: Michoacán 20, Col. Hipódromo Condesa.
  • Contacto: Ela Gijón Arias.
  • Tels.: (01 55) 5574-9058 y 5574-9073
  • Correo electrónico: ela@fundacioncima.org
  • Sitio: www.fundacioncimab.org o www.fundacioncima.org

Grupo Reto

  • Localización: Ciudad de México, D. F.
  • Funciones básicas: programa educativo, prótesis, cuidados paliativos y quimioterapia.
  • Tipo de apoyo/servicio: ayudar a lograr la recuperación física y emocional de pacientes afectadas por cáncer de mama.
  • Dirección: Benjamín Franklin 64, Col. Escandón.
  • Tel.: (01 55) 5277-7874.
  • Correo electrónico: contacto@gruporeto.org
  • Sitio: www.gruporeto.org

Grupo Pro Salud Mamaria (Prosama)

  • Localización: Ciudad de México, D. F.
  • Funciones básicas: programa educativo, apoyo durante el tratamiento.
  • Tipo de apoyo/servicio: ayudar a lograr la recuperación física y emocional de pacientes afectadas por cáncer de mama.
  • Dirección: Agrarismo 221-A 002, Col. Escandón.
  • Contacto: Maricarmen Forgach.
  • Tels.: (01 55) 2623-0130 y 2623-0285.
  • Correo electrónico: mcforgachxxi@yahoo.com

SyM - Manuel Tarres

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Climaterio y Osteoporosis

Escoliosis, columna desviada


Ver más...

Sabías que...

Más de 400 millones de personas en el mundo sufren infecciones por hepatitis virales, esto equivale a más de 10 veces el número de afectados por virus de inmunodeficiencia humana (VIH).




Comscore