La obesidad no afecta la felicidad sexual - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

23 Septiembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

La obesidad no afecta la felicidad sexual

Lunes 30 de enero del 2017, 05:56 pm, última actualización

“El amor entra por el estómago”, reza la frase que puede aludir a la estrecha relación que guardan dos placeres para el ser humano: el sexo y la comida. Sobre la relación de ambos existe sinnúmero de mitos que sólo demuestran desinformación e ignorancia.

La obesidad no afecta la felicidad sexual

El exceso en el comer trae como consecuencia sobrepeso, y en casos extremos obesidad, lo que para muchos significa el final del placer corporal. Sin embargo, la realidad es que la satisfacción sexual depende de otro tipo de factores, como los psicológicos, culturales, de educación, y no tanto la figura o el peso ideal.

“También los delgados pueden no ser felices con su sexualidad”, señala en entrevista la nutrióloga y psicoterapeuta Luisa Maya Funes, quien añade que si alguien con sobrepeso tiene una pareja que le satisface sexualmente, puede ser feliz.

“El tipo gordito, risueño y simpático que sabe ganarse a la gente puede conseguir una buena relación de pareja, cosa que muchos delgados no logran. Esto quiere decir que la capacidad para disfrutar una vida sexual plena tiene que ver más con las características personales del individuo que con su imagen corporal”, indica la entrevistada.

La doble función profesional de la Dra. Maya Funes le hace comprender las distintas personalidades del paciente obeso. “La obesidad es consecuencia de miedos, depresión, frustraciones, represión, traumas, nerviosismo y miles de factores más. Es por ello que tales estados emocionales a veces no se reparan con el simple hecho de comprometerse con una dieta y bajar de peso.

“Muchos de esos pacientes caen, recaen y reiteran el sobrepeso porque no han sido capaces de superar estos factores. Pero será a través de la psicoterapia como se modifiquen todas las alteraciones de índole afectiva que lo indujeron al sobrepeso para que pueda entender y superar sus problemas y afecciones. Así se logrará un peso adecuado que le permita mayor autoestima y una identidad psicológica y sexual más satisfactoria.”

La obesidad interfiere en distintas etapas de la vida y marca pautas en cuanto a la definición sexual. Por ejemplo, los niños obesos tienden a presentar alteraciones afectivas que derivan en problemas de autoestima, autoimagen e identidad.

En la pubertad, algunas niñas con sobrepeso presentan tendencia a la anorexia y la bulimia como respuesta a diferentes miedos, como a ser obesas en ese o en los subsecuentes momentos de su vida, a no ser atractivas, no encontrar pareja y permanecer en la soltería. Entonces, en esta etapa se manifiestan dos actitudes: la de quienes se dan por vencidas y se dejan subir de peso más y más, o la de quienes replantean su identidad y se transforman en personas delgadas.

La misma sociedad marca cánones muy rígidos y exigentes a la mujer. Por ejemplo, en la adultez temprana la mujer acumula mayor cantidad de grasa en los depósitos corporales de tejido adiposo (glúteos, abdomen, senos, brazos, piernas, cadera) como un proceso de preparación para la futura procreación. El hombre, por su parte, es más musculoso, pero empieza a manifestar la famosa “llantita” o la “pancita” en la región abdominal. En esta etapa se definen los roles sexuales guiándose por los modelos o prototipos que marcan los medios, donde la imagen de un obeso es rechazada.

Entre los 40 y 50 años de edad de la mujer, cuando las hijas empiezan a formar su cuerpo, la madre empieza a cuestionarse sobre su figura e intenta bajar de peso. Trata de reafirmar su identidad psicosexual y empieza el temor a la menopausia y, por tanto, a la flacidez y deformación del cuerpo. En el hombre, entre los 40 y 50 años, inicia la competencia con la imagen corporal del hijo, y también se interesa por mantener una figura juvenil que pudiera llegar a atraer a mujeres de menor edad.

Finalmente, en la senilidad se crea conciencia por el cuidado de la salud, la sexualidad pasa a un segundo término y mantener peso adecuado que permita alcanzar las mejores condiciones de vida resulta la meta prioritaria.

Como puedes ver, la felicidad sexual está marcada por senderos distintos a los del placer de comer. Así es que no te dejes influir por información mal conducida.

SyM - Regina Reyna

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Climaterio y Osteoporosis

Escoliosis, columna desviada


Ver más...

Sabías que...

La enfermedad de Alzheimer causa que el paciente "olvide" tragar, por lo que parte del alimento termina en sus vías respiratorias provocando serias afecciones.




Comscore