Síndrome de Sjögren, problemas de lubricación en mucosas - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

26 Julio 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Síndrome de Sjögren, sequía en el cuerpo

Jueves 23 de marzo del 2017, 10:23 am, última actualización

Esta enfermedad del sistema inmunológico origina escasa o nula producción de las secreciones necesarias para que las mucosas del cuerpo, ojos, boca, nariz y vagina estén lubricadas correctamente. Lo descubrió el oftalmólogo sueco Henrik Sjögren y es más común de lo que imaginas.

Síndrome de Sjögren, sequía en el cuerpo

Es normal que de vez en cuando nos despertemos con una cantidad considerable de lagañas en los ojos, que durante algunas horas sintamos la boca seca por efecto de algún medicamento o que los labios resecos por no haber tomado la suficiente cantidad de agua.

Asimismo, es común que se pierda el sentido del gusto momentáneamente y que las mujeres atraviesen por periodos de resequedad vaginal, lo que a menudo se asocia con problemas hormonales, sobre todo en la menopausia.

Sin embargo, cuando estos síntomas son permanentes es muy probable que correspondan al síndrome de Sjögren (SS), el cual afecta considerablemente la calidad de vida de quien lo padece, fundamentalmente mujeres mayores de 40 años que muy probablemente también sufran artritis reumatoide (inflamación de las articulaciones).

Es necesario precisar que dicha enfermedad puede afectar también a los varones, aunque es nueve veces más frecuente en el sexo femenino. Asimismo, se sabe que es muy poco frecuente en niños y adolescentes, pues este tipo de pacientes presentan otros trastornos autoinmunes años antes de desarrollar SS.

Sin lubricación

El sistema inmunológico es el encargado de defender al organismo humano del ataque de agentes externos, tales como bacterias o virus, pero para las personas que padecen SS las cosas son diferentes pues, paradójicamente, las células encargadas de crear los anticuerpos (linfocitos) invaden y destruyen una serie de glándulas cuya misión es producir las secreciones necesarias para que el cuerpo se encuentre lubricado.

Esa es la explicación de que se sufra resequedad en las mucosas (membranas que revisten a vísceras y conductos huecos del cuerpo), sobre todo las de ojos, nariz, boca y vagina, aunque no hay que olvidar que las articulaciones también sufren daño importante por la falta de lubricación en los tejidos correspondientes.

Se cree que esta enfermedad, poco conocida y frecuentemente mal diagnosticada, puede ser causada por un virus que provoca que el sistema inmune pierda el control de sus funciones, pero no hay nada concluyente al respecto; lo que sí se sabe es que dicho padecimiento puede ser de dos tipos: primario y secundario.

El primero de ellos no se asocia a ninguna otra enfermedad, mientras que al segundo se le relaciona con artritis reumatoide y lupus eritematoso sistémico, alteración del sistema inmunológico similar al SS que ataca a la mayoría de los órganos, siendo los más vulnerables piel, riñón y vasos sanguíneos, así como la llamada cápsula sinovial articular (bolsa que envuelve a la articulación). Del mismo modo, hay vinculación entre el SS y cirrosis biliar primaria (enfermedad crónica del hígado que destruye lentamente los conductos biliares).

Cómo se detecta

El médico, reumatólogo, endocrinólogo o médico internista empezará a sospechar del síndrome de Sjögren si el paciente relata problemas de lubricación en mucosas, pero posteriormente buscará señales en su cuerpo que puedan tener relación con el padecimiento.

Es importante que se verifique si los ganglios (estructura donde se forman los anticuerpos) son más grandes de lo habitual. Asimismo, habrá de indagarse acerca de señales de artritis reumatoide, pues casi 30% de pacientes con esta enfermedad sufren del mal de Sjögren.

Para saber el estado del globo ocular, el especialista aplicará el test de Schirmer, prueba que consiste en introducir dos pequeñas piezas de papel, una en cada ojo, durante 5 minutos; posteriormente, se mide el espacio (en milímetros) que ha mojado la secreción lagrimal.

En otras ocasiones, se utiliza la lámpara de hendidura, método que aplica un oftalmólogo y que consiste en colocar una gota de colorante en el ojo, el cual será visto a través del aparato mencionado. El pigmento teñirá las zonas secas o erosionadas del ojo. De modo similar, se realizará un análisis de las secreciones salivales, mediante un estudio radiológico conocido como sialografía, el cual determina si la secreción glandular de saliva es normal.

Boca seca

Síntoma característico de los individuos que padecen SS es la falta de lubricación en la boca, pues las células que forman las glándulas salivales son remplazadas por otras que son incapaces de formar saliva; en ocasiones, la falta de la sustancia lubricante es total.

Como resultado de esta deficiencia se producen daños a los tejidos duros y blandos de la boca. En los dientes, la disminución o falta de saliva aumenta notablemente el riesgo de caries, y las mucosas pueden sufrir pequeñas grietas que producen molestia, ardor y, a veces, dolor, situación que también afecta la fonación normal (hablar) y deglución (comer), ya que la presencia de saliva cumple un papel importante en estas dos funciones.

Es fundamental saber que no hay ninguna posibilidad de recuperar la capacidad perdida por las glándulas salivales, por lo que la solución a este problema se logra únicamente con el uso de paliativos, es decir, sustitutos artificiales de saliva natural que está disminuida o ausente.

Ojo seco en el síndrome de Sjögren

La sequedad ocular que se observa en el síndrome de Sjögren se denomina queratoconjuntivitis sica (QCS), padecimiento en el que la producción de lágrimas es insuficiente. Es más común en mujeres, sobre todo en aquellas que han llegado a la menopausia, y puede asociarse a SS primario o secundario.

Los pacientes con QCS tienen sensación de arena o aspereza en los ojos, asociado a quemazón, incomodidad ante mucha iluminación (fotofobia) y ocasionalmente picazón. Los síntomas son minimos cuando la persona despierta pero tienden a empeorar a medida que transcurren las horas debido a que los efectos de evaporación de la película lagrimal se incrementan, sobre todo cuando el clima es seco, frío o con viento.

Los malestares aumentan a causa de la contaminación y el humo de cigarrillo, por lo cual es necesario que el ambiente en el que viva el afectado sea sumamente húmedo, libre de impurezas y, además, que no olvide el uso frecuente de lágrimas artificiales.

También piel y vagina

Piel y labios secos son también característicos del síndrome de Sjögren, por lo cual es recomendable un tratamiento a base de cremas y lociones tópicas (se aplican sobre la piel) que contengan colageno, elemento que proporciona elasticidad y retiene la humedad.

En general, dichos productos deberán ser aplicados luego de una ducha o baño, cuando la piel todavía está húmeda; si no es así, la crema puede untarse a la piel directamente luego de humedecerla con un lienzo mojado. Los cosméticos, como el lápiz de labios, pueden ser aplicados 5 a 10 minutos más tarde.

Por su parte, la resequedad vaginal provoca que la actividad sexual sea dolorosa (dispareunia) por lo que es conveniente practicarse un examen ginecológico para diagnosticar con precisión si dicha alteración se debe a SS o tiene otras causas, entre ellas alteraciones hormonales por la menopausia. Sea como sea, si la paciente padece este malestar puede hacer uso de lubricantes, entre los que sobresalen aquellos que son solubles en agua y no irritativos.

¿Y la nariz?

El individuo que de manera persistente sufre de obstrucción nasal deberá entender que es fundamental mantener la nariz abierta, ya que la respiración a través de la boca es causa frecuente de aumento de la sequedad bucal y los problemas descritos previamente.

Por ello, es recomendable el uso regular de un spray nasal salino (solución isotónica de cloruro de sodio), así como el lavado de las fosas nasales para remover las secreciones secas incrustadas, lo que puede realizarse fácilmente mediante una jeringa de irrigación.

Sin embargo, antes que otra cosa se deberá identificar la verdadera causa de la falta de lubricación, es decir, si es debido a SS o si el origen se debe a otros factores, alérgicos por ejemplo, para lo cual es muy útil practicarse un exudado nasal.

Como se puede observar, este padecimiento es más común de lo que se cree, pero cuenta con pobre difusión en medios de comunicación. Por ello, es importante que si has identificado algunos de los síntomas descritos acudas de inmediato al médico, pues diagnosticar a tiempo la enfermedad te ahorrará muchos sinsabores.

SyM - Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Climaterio y Osteoporosis

Escoliosis, columna desviada


Ver más...

Sabías que...

Más de 400 millones de personas en el mundo sufren infecciones por hepatitis virales, esto equivale a más de 10 veces el número de afectados por virus de inmunodeficiencia humana (VIH).




Comscore