Andropausia, ¿mito o realidad varonil? - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

24 Abril 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Andropausia, ¿mito o realidad varonil?

Lunes 03 de abril del 2017, 04:22 pm, última actualización.

Es bien sabido que la mujer experimenta una serie de cambios con la llegada de la menopausia, aproximadamente a los 50 años de edad; empero, no sólo ella enfrenta esta situación, pues el varón vive condiciones similares en la madurez debido a cambios hormonales durante la andropausia.

Andropausia, Salud sexual masculina

Todo ser humano debe cumplir un ciclo de vida en el que sufre trastornos físicos, orgánicos y emocionales para los que no siempre está preparado. Así como menopausia y climaterio implican para la mujer grandes oportunidades de realización, el varón tiene en la llamada andropausia similares síntomas, por lo cual a partir de los 40 años debe estar informado y, al igual que ella, tomar conciencia de que, si bien no tendrá las mismas reacciones, deberá enfrentar esta alteración de la mejor manera posible.

Aspectos clínicos

La Dra. Susana Bassol Mayagoitia, responsable del Departamento de Biología de la Reproducción del Centro de Investigación Biomédica de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en el Distrito Federal, responde al cuestionamiento sobre si existe o no la andropausia.

“En contraste a la situación de la mujer, donde la menopausia o última menstruación marca el final del periodo fértil, en el hombre la capacidad de procrear persiste a pesar de la edad; aun así, existe evidencia clínica del climaterio masculino, como disminución en la masa ósea y muscular, libido (deseo sexual), relaciones íntimas y virilidad; estos signos son apoyados por la comprobación histológica (estudio de ciertos tejidos del organismo) de la disminución en tamaño y función de células de Leydig (localizadas en el testículo y que producen testosterona)”, afirma.

Testosterona a la baja

La experta comenta que “en 1980 se presentaron estudios biológicos de prestigiadas universidades estadounidenses, los cuales reportaron que la testosterona u hormona masculina disminuye, por lo menos parcialmente, por depuración metabólica (relacionada con el proceso de transformación y aprovechamiento de las sustancias absorbidas por el organismo), y también viene a menos su concentración sanguínea, situación controversial en la literatura científica, ya que algunos investigadores han opinado lo contrario en otras publicaciones”.

A su vez, recientes pruebas efectuadas a varones sanos de mediana edad, comparadas con otras realizadas en hombres más jóvenes, han confirmado la presencia de bajos niveles hormonales a nivel plasmático conforme avanza la edad.

En dichos trabajos “la magnitud de la reducción es evidente, pues se ha determinado que a los 75 años el nivel de testosterona es equivalente a 2/3 del valor promedio encontrado a los 25 años de edad, lo que significa reducción de un tercio de dicha sustancia. Las consecuencias de este hecho son los consabidos trastornos físicos y anímicos, como fatiga, cambio de humor, irritabilidad y mayor sudoración, principalmente nocturna”, explica la Dra. Bassol Mayagoitia.

Casi todos los datos publicados coinciden en que la hormona referida (testosterona) es la sustancia que se reduce y, aunque la producción de espermatozoides disminuye a partir de los 40 años, no desaparecen del todo aun más allá de los 80. No obstante, en los varones la caída de los niveles de hormonas sexuales no causa consecuencias tan importantes como se ha observado que sucede entre las mujeres.

De acuerdo con la investigadora, cerca de 5% de los hombres mayores de 60 años refieren clínicamente síntomas de andropausia como:

  • Debilidad general.
  • Cansancio.
  • Falta de apetito.
  • Desinterés del deseo sexual.
  • Pérdida de potencia.
  • Insomnio.
  • Irritabilidad.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Disminución del tamaño testicular y menor movilidad espermática.

Igualmente, según la experta, a menudo los varones presentan formas de conducta inmaduras entre los 50 y 80 años de edad, por ejemplo, irresponsabilidad, falta de cumplimiento de obligaciones domésticas e infidelidad.

Con frecuencia, la etapa que nos ocupa (40 a 55 años) principia en la crisis de la edad media, cuando el varón es vulnerable en el plano sexual. En ocasiones, la transformación de la pareja en este periodo coincide con la partida de los hijos del hogar y el inicio de la menopausia en la compañera, además de otros trastornos frecuentes, como neoplasia (tumoraciones).

Asimismo, el ingreso tardío a esta fase suele manifestarse con cierto daño mental (nerviosismo, insomnio y lagunas, entre otros) acompañado por cambios biológicos (sobre todo disfunción eréctil) que alteran la respuesta sexual y virilidad, por lo que es importante estar atentos a estos cambios.

Oportunidad de aprender

  • Cuando se comprueba la presencia de andropausia o se sospecha de padecerla, los porcentajes van de 5% de varones que la muestran clínicamente, 15% con alteraciones en funciones sexuales y 37% con disfunción eréctil, a 50% con hipogonadismo (insuficiencia de la función de las gónadas o glándulas relacionadas con el control de la función sexual).
  • Los cambios mencionados condicionan la aparición de síntomas característicos y señalan la entrada del varón en dicha etapa que, al igual que la menopausia femenina, se acompaña de ciertos trastornos psicológicos.
  • Se requiere información clara y precisa sobre estas alteraciones para lograr adaptación psicológica y social más equilibrada. De la misma forma en que las damas deben aprovechar y disfrutar este periodo, pleno de cambios profesionales y personales (además de orgánicos), para los caballeros significa valiosa oportunidad de enseñar y aprender experiencias vitales que mejoren su desarrollo físico, mental y espiritual, superando mitos como el de que al superar la cuarta década llega a su clímax como ser humano e inicia el descenso a la vejez. ¡Nada más falso!, pues si bien se sienten algunos síntomas como los señalados, en realidad se trata de simples ajustes orgánicos naturales.

SyM - F. D’Olascoaga

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.

Hoy en Climaterio y Osteoporosis

Escoliosis, columna desviada


Ver más...

Un piojo hembra produce aproximadamente cuatro huevos al día y aproximadamente 88 huevos durante su vida. Usualmente se encuentran de 10 a 15 piojos en la cabeza de un ser humano.




Comscore