Centro de Climaterio y Osteoporosis / Artículos

Osteopenia, antesala de la osteoporosis

La osteopenia se define como disminución de la densidad mineral de los huesos, misma que puede ser precursora de osteoporosis. No obstante, mediante detección oportuna y tratamiento adecuado es posible frenar el debilitamiento del esqueleto.

Todos hemos escuchado alguna opinión o plática sobre osteoporosis (disminución en la cantidad de minerales de los huesos), pero poco se habla acerca de la osteopenia, padecimiento que no causa dolor ni molestias, aunque es tan frecuente que 1 de cada 3 mujeres mayores de 60 años la sufre (de las dos restantes, una tiene densidad normal de los huesos y la otra osteoporosis).

Literalmente, osteopenia significa “menos hueso” y se caracteriza por una disminución de la masa ósea por debajo de los índices normales que corresponden a edad, sexo y raza de un individuo.

“La osteopenia es una deficiencia leve a moderada de la densidad de la masa ósea o, de otro modo, una disminución moderada del calcio y otros minerales en los huesos. Asimismo, es el estado que precede a la osteoporosis, que es un estado de deficiencia mayor”, asegura el Dr. Sergio Antonio Zúñiga, endocrinólogo y nutriólogo de la Clínica Hospital CEMAIN en Tampico, Tamaulipas (norte de México).

La mejor manera de determinar si el estado de nuestros huesos está bien o normal es realizar una densitometría ósea (exploración que utiliza dosis bajas de rayos X) de talón, columna o cadera.

Los parámetros de densidad se han establecido mediante estudios de población y se han plasmado en tablas de normalidad como las de la Organización Mundial de la Salud (OMS), donde se considera normal la densidad ósea con valor de desviación estándar (DE) de 1 (+1 ó -1) con respecto a un adulto joven.

La osteopenia se diagnostica al registrarse entre 1 y 2.5 de DE por debajo del promedio, en tanto que se padece osteoporosis cuando la DE posee un índice de 2.5 o más por debajo del promedio, y osteoporosis grave cuando, además de cumplir con esta cifra, han ocurrido una o más fracturas producidas por osteoporosis.

Cabe señalar que, evidentemente, la diferencia entre un estado y otro implica que en cuanto mayor sea la pérdida de densidad ósea y calcio en los huesos, mayor es el riesgo de sufrir una fractura.

Cuando se ha llevado una vida saludable, los especialistas recomiendan que las mujeres se realicen una densitometría ósea a partir de la menopausia, mientras que en el caso de los hombres puede realizarse a partir de los 50 años. Asimismo, si se descubren factores de riesgo para desarrollar osteoporosis, el estudio debe realizarse en cuanto éstos se identifiquen, sin importar la edad.

“En mujeres muy delgadas, de piel blanca y que presentan deficiencias en su consumo de calcio y vitamina D (nutriente que ayuda a que los huesos absorban minerales), las densitometrías deben practicarse a partir de los 40 años, ya que tienen mayor riesgo de desarrollar osteopenia (entre 2 y 3 veces más que las mujeres latinas o negras)”, explica el Dr. Zúñiga.

Si se descubre una alteración en los huesos, sea osteoporosis u osteopenia, entonces se realizan exámenes de metabolitos del hueso en sangre y orina, los cuales se deben practicar periódicamente para darle seguimiento al paciente.

Al cuidado de los huesos

“El hueso se forma a partir de minerales y tejido conjuntivo. El calcio se deposita en el hueso desde antes del nacimiento, hasta llegar a una masa ósea pico entre los 20 y 25 años de edad. A partir de entonces se presenta una declinación progresiva con los años, hasta la vejez”, señala el entrevistado.

En las mujeres, la pérdida de calcio y otros minerales del hueso, con la consiguiente disminución de la masa ósea, “se acelera a partir de la menopausia, por lo que una cantidad suficiente de calcio, vitamina D y ejercicio en la infancia, niñez y adolescencia, es determinante para la acumulación de una cantidad importante de calcio en los huesos durante la vejez”, explica el Dr. Zúñiga, quien también es director de la licenciatura en Nutrición en la Universidad del Noreste en Tampico, Tamaulipas.

De manera concreta, el especialista enfatiza que la osteopenia ocurre en quienes no tuvieron una formación adecuada de los anteriores factores o en quienes se aceleró la pérdida por alguno de los siguientes aspectos:

El mejor tratamiento

Aun cuando no todas las personas que tienen una masa ósea baja u osteopenia desarrollan osteoporosis, todas las que tienen una masa ósea baja corren mayor riesgo de tener la enfermedad y sufrir fracturas que surgen como consecuencia.

Por ello, el mejor tratamiento para la osteopenia es cambiar el estilo de vida mediante acciones como las siguientes:

“Si una persona padece osteopenia y permanece sin tratarse, su condición generalmente evolucionará a osteoporosis y aumentará el riesgo de padecer una fractura de cadera, columna, muñeca u otras regiones. El padecimiento es tan silencioso que muchas mujeres pueden sufrir fracturas de las vértebras que pasan inadvertidas pues, aunque les hacen perder estatura, no ocasionan molestias o son muy leves. En conclusión, es importante someterse a exámenes de diagnóstico y que toda persona con pérdida de densidad de hueso acuda de inmediato con su médico para iniciar el tratamiento y llevar a cabo una vigilancia preventiva”, puntualiza el Dr. Sergio Antonio Zúñiga.