Centro de Climaterio y Osteoporosis / Artículos

El rito del amor en la tercera edad

Una conducta sexual activa en la vejez depende de variables como salud, estado emocional y afinidad con la pareja a través de una relación franca, ya que el amor en la tercera edad, el deseo y la excitación no desaparecen.

Sexualidad durante la vejez

Existen muchos factores que influyen en la actividad sexual en adultos mayores entre los 70 y 80 años, pero los dos más importantes, coinciden los sexólogos, son buena salud e interés por las relaciones íntimas. 

Sin embargo, no son estos los únicos determinantes, pues hay algunos que dependen, asimismo, de los hábitos culturales y del género. Entre estos últimos, encontramos que para las mujeres resulta muy importante el estado emocional y afectivo de la pareja, ya que la comprensión y la ternura mitigan la presión social que les lleva a cumplir con el estereotipo de "la abuelita", descrito por algunos especialistas como una ternura asexuada. 

En cuanto a los varones, el nivel de actividad sexual que se tuvo en épocas anteriores es de especial relevancia, ya que si el acto es importante desde la juventud y la adolescencia, se continúa con el mismo ritmo en la madurez y la vejez. 

Factores socioculturales de la conducta sexual activa en la vejez

Las parejas de la tercera edad reconocen que su desempeño sexual también está condicionado por factores a los que han dado importancia durante toda su vida, pero que adquieren mayor relevancia durante la vejez, como la estabilidad económica. 

Además, interviene su educación sobre sexualidad, pues las personas de la tercera edad deben saber que en esta etapa se presentarán algunos cambios en su respuesta sexual, y la información sobre el tema ayuda a no confundir las reacciones naturales con alguna disfunción o incapacidad. 

Durante la senectud se conserva la capacidad de respuesta sexual en sus tres etapas (deseo, excitación y orgasmo), pero existen modificaciones que pueden superarse, como falta de lubricación en la vagina o pérdida de la erección. Asimismo, contar con una cultura sexual permitirá que las parejas de la tercera edad superen con mayor facilidad sus temores y busquen la orientación de un sexólogo

Como puede apreciarse, la sexualidad durante la vejez tiene matices particulares que implican conocimiento de los cambios que ocurren en el propio cuerpo y en el de la pareja. Sin embargo, las dificultades que se presentan en el terreno sexual de este grupo social no son muy diferentes a las que aparecen en otras etapas de la vida.