Síndrome de irritabilidad masculina, enfermedad de gruñones - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

24 Noviembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Síndrome de irritabilidad masculina, enfermedad de gruñones

Jueves 06 de abril del 2017, 03:47 pm, última actualización.

Hipersensibilidad, angustia, frustración e irritabilidad son síntomas que gran cantidad de varones comienzan a manifestar entre los 40 y 50 años de edad, lo cual se debe a que la producción de testosterona empieza a decaer de manera importante.

Síndrome de irritabilidad masculina, Niveles de testosterona
Síndrome de irritabilidad masculina, enfermedad de gruñones

Durante muchos años las mujeres fueron señaladas peyorativamente con el término de “menopáusicas”. Hoy sabemos, sin lugar a dudas, que la disminución hormonal que se produce con el cese de la menstruación implica una serie de modificaciones fisiológicas y anímicas que, por fortuna, pueden paliarse con la administración de terapia de reemplazo hormonal.

En el año 2004, el psiquiatra estadounidense Jed Diamond publicó el libro El síndrome de irritabilidad masculina (SIM), obra que sirvió para la presentación masiva de una conducta muy común en los hombres entre la cuarta y quinta década de vida, cuyos rasgos más evidentes son: hipersensibilidad, angustia, frustración e irritabilidad.

Cabe aclarar que Diamond reconoce como descubridor de esta alteración al Dr. Gerald Lincoln, quien trabaja para la Unidad Reproductiva Humana del Consejo de Investigación Médica, en Edimburgo, Escocia.

El científico europeo acuñó el término después de estudiar el ciclo de apareamiento de un grupo de ovejas. Los machos de la manada, observó el experto, tuvieron elevados niveles de testosterona durante el otoño, pero en invierno las cosas fueron diferentes y el interés por relacionarse sexualmente decayó de forma dramática. Observaciones similares tuvieron lugar en un conjunto de ciervos rojos, renos e incluso algunos elefantes.

Radiografía del SIM

Todo parece indicar que, de manera análoga a lo que sucede con las mujeres, el síndrome de irritabilidad masculina se relaciona en buena medida con la disminución en la producción hormonal (concretamente de testosterona), y es por ello que muchos urólogos, andrólogos y endocrinólogos se encargan de atender este tipo de casos.

El Dr. Ángel Vélez Laguna, urólogo del Hospital General de Zona 2-A Troncoso del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), localizado en la Ciudad de México, conoce bien el tema e indica que 25% de los hombres que rebasan los 50 años presentan lo que ha sido bautizado también como el “síndrome del hombre gruñón”, en franca referencia a uno de los siete enanos del cuento Blanca Nieves.

El especialista apunta que a los cuatro rasgos distintivos que se han citado se les pueden agregar algunos más, los cuales sirven para hacer un diagnóstico clínico más completo.

“Los varones se impacientan, son hostiles con su pareja, familia y compañeros de trabajo; pueden estar contentos y a los cinco minutos transformarse en los seres más furiosos, sin pasar por alto que hay cierto grado de ansiedad, sensación de cansancio, pérdida de la masa muscular en forma progresiva, agresividad y baja autoestima”. Además, puede existir tristeza, pérdida de la libido, disfunción eréctil y somnolencia.

“Tarde o temprano todos los varones vamos a padecer este síndrome, porque el ciclo de envejecimiento hace que la secreción de testosterona disminuya y se generen cambios físicos, psicológicos o psicosomáticos en nuestra vida. Es bien sabido que los niveles hormonales bajan 1.5% cada año en hombres mayores de 50 años, pero esta tendencia se acumula y es por ello que debemos aceptar que en algún momento aparecerá el SIM. Es normal, es parte de nuestro ciclo biológico”, advierte el urólogo.

Al rescate

La Clínica Wellman, localizada en Londres, es una de las instituciones más reconocidas del mundo en relación con los trastornos sexuales masculinos. Su director, el Dr. Richard Petty, cree que la mitad de los hombres con 50 años o más experimentan algunos de los síntomas del síndrome de irritabilidad masculina.

“Los hombres también padecen desequilibrio hormonal y los tratamientos de reemplazo hormonal en poco tiempo van a ser tan populares como los que se aplican en las mujeres”, advierte Petty, y añade que no es nada raro ver a pacientes con fuertes episodios de sudoración nocturna, trastornos de la memoria, agresividad y súbitos cambios de carácter, es decir, manifestaciones muy parecidas a las que aquejan a las mujeres en la menopausia.

Por lo general, sentencia el galeno británico, quienes padecen los cambios físicos, sexuales y emocionales son las parejas de los pacientes. Por ello, advierte, es fundamental que tengan paciencia y que entiendan que el hombre con el que conviven atraviesa por una crisis que puede ser superada.

Por su parte, el Dr. Vélez Laguna corrobora que existen tratamientos efectivos contra esta inestabilidad. No obstante, antes que nada se debe proceder a investigar los niveles de testosterona, sin olvidar hacer lo mismo con la prolactina, hormona que se produce en la hipófisis y que actúa para estimular y mantener la secreción láctea de las mujeres, pero que en los varones interfiere con la libido y causa ginecomastia (crecimiento de las mamas) y, eventualmente, galactorrea (secreción de leche), entre otros desequilibrios.

El tratamiento de reemplazo hormonal se llevará a cabo tras la realización de exámenes precisos, y siempre que no exista una contraindicación expresa que pudiera perjudicar al paciente. Hablamos, por ejemplo, de varones que han tenido cáncer de próstata o con factores de riesgo para desarrollarlo, ya que la administración de testosterona podría desencadenar reacciones biológicas muy agresivas en ellos.

Hoy en día, quien es diagnosticado con un problema hormonal como el que hemos descrito tiene la posibilidad de elegir entre un tratamiento de aplicación intramuscular (inyectable), o bien, seguir una terapia en forma de parches o gel.

Cualquiera de los métodos le ayudará a recobrar la mayoría de sus funciones fisiológicas y anímicas, incluida la capacidad eréctil, pero si persisten los problemas en este sentido se recurrirá a alguno de los medicamentos que se encuentran en el mercado desde hace más de diez años para atender tal disfunción sexual, siempre que sea necesario. Eso sí, en todo caso habrá que evitar la automedicación.

SyM - Juan Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Climaterio y Osteoporosis

Escoliosis, columna desviada


Ver más...

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) considera la violencia de género en México una "pandemia".




Comscore