Centro de Climaterio y Osteoporosis / Consejos Alimenticios

Fitoestrógenos, opción natural para la mujer madura

Las mujeres japonesas llaman konenki al climaterio, del cual experimentan en menor grado los terribles síntomas que le caracterizan; la explicación es la dieta rica en productos naturales que les proporciona fitoestrógenos.

"Rebeca" lleva una vida como millones de mexicanas: es la mayor de dos hermanos, casada hace 23 años y mamá de tres hijos; trabaja fuera de casa, cumple con una vida social activa, y está por cumplir 48 años de edad. Sin embargo, desde hace unos meses ha empezado a experimentar sensaciones que antes no tenía y que en ocasiones la desconciertan.

Ahora, siente mucho calor por momentos, ha ganado algunos kilos de peso, se deprime con frecuencia, suda más que de costumbre por las noches, sus periodos de menstruación se han vuelto irregulares y se fatiga con facilidad. Su marido e hijos han notado un cambio en su carácter, se irrita fácilmente y se ha tornado ansiosa.

Sin que tenga conocimiento de ello, "Rebeca" está muy cerca de la menopausia, es decir, el último sangrado menstrual que dará fin a su vida reproductiva y dará inicio a una etapa muy importante, el climaterio, en la que de manera natural los ovarios manifiestan cambios en su funcionamiento que se reflejarán en la baja producción de hormonas, principalmente estrógenos, los cuales son fundamentales en el desarrollo de los caracteres sexuales y funcionamiento normal del aparato reproductor femenino, pero también cumplen otras labores importantes en el organismo, como fortalecer los huesos y preservar la salud de las arterias.

Por ello se originan ciertos trastornos, además de que las posibilidades de desarrollar osteoporosis (descalcificación de huesos) o problemas en el corazón son mayores.

El climaterio en "Rebeca", como en todas las mujeres, se prolongará por 10 o 15 años, lapso en que podrá hacer una vida prácticamente normal si accede a alguna de las opciones de sustitución de hormonas, tras consultarlo con su ginecólogo.

Química y naturalmente

La alternativa de administrarse estrógenos elaborados químicamente recibe el nombre terapia de reemplazo hormonal, que no en todos los casos tiene los resultados esperados y, por el contrario, produce efectos secundarios lamentables en algunas mujeres.

Diversos estudios científicos han referido que la ingestión de hormonas de origen sintético durante más de cinco años incrementa el riesgo de desarrollar cáncer de mama o de endometrio, aumento de peso, trastornos digestivos y problemas en el sistema circulatorio. Es importante reiterar que las derivaciones mencionadas no se cumplen en todos los casos, y que será decisión del médico, en conjunto con la mujer climatérica, la administración de estrógenos sintéticos.

Otro tipo de estudios realizados en países orientales (Japón, China, Malasia y Singapur, principalmente) han demostrado que las mujeres de esa región manifiestan menos síntomas en el climaterio, a diferencia de las occidentales, debido principalmente a la dieta, de la cual son parte esencial los fitoestrógenos, sustancias obtenidas del reino vegetal que realizan las funciones de los estrógenos en el organismo femenino.

Cada una de las investigaciones ha coincidido también en que las mujeres orientales que consumen habitualmente fitoestrógenos reportan bajos niveles de colesterol y triglicéridos (tipos de grasa que afecta la salud del organismo), así como reducido el número de casos de osteoporosis, tumores de mama, endometrio y colon.

La acción de este tipo de estrógenos se ejerce a través de principios activos llamados isoflavonas, lignanos, coumastinas y lactonas de ácido resorcíclico, que cumplen con la actividad estrogénica, además de proteger contra microbios, cáncer y posibles inflamaciones. Las mujeres asiáticas obtienen los fitoestrógenos de frutas y legumbres (garbanzos y frijoles, entre otros), cereales como granos de trigo y semillas de lino, pero principalmente de plantas como:

 

 

Hay otros estudios científicos que respaldan igualmente el efecto de los fitoestrógenos, como el publicado por la revista científica inglesa The Lancet, que a través de un artículo determinó que el consumo de éstos disminuye el riesgo de padecer cáncer de mama, tal como lo comprobó otro trabajo en Alemania realizado por el ministerio sanitario a mil 500 mujeres.

Ahora bien, en Europa este tipo de medicamentos naturales se utilizan para tratar el climaterio desde hace 20 años, especialmente en Alemania, y en Estados Unidos apenas hace 10. Tanto para "Rebeca" como para ti son interesante opción que te ayudará a vivir de mejor manera esos difíciles días del climaterio.