Centro de Climaterio y Osteoporosis / Prevención

Autoexploración mamaria, seguro de vida

La mayoría de las alteraciones que se detectan cuando se recurre a la autoexploración mamaria son benignas e inofensivas; sin embargo, no debemos confiarnos. Siempre hay que acudir al ginecólogo, pues en caso de un padecimiento grave se tiene tiempo para evitar que el problema ponga en riesgo nuestra vida.

Desde la pubertad hasta la edad madura, los senos sufren una serie de cambios estimulados por la actividad hormonal o tipo de dieta; los más comunes son los quistes o "bolitas" que, regularmente, desaparecen al terminar la menstruación, con medicamentos o mediante sencilla intervención quirúrgica. Cuando dichas afecciones van acompañadas de dolor, hundimiento del pezón, cambio en la coloración del seno, inflamación, secreción de líquido y/o protuberancias en axilas, podría tratarse de un tumor canceroso, al cual es posible tratar sin riesgo de complicación al acudir al ginecólogo en forma temprana.

"Ante la menor alteración es necesario practicar auscultación física, ultrasonido y mamografía, pues mediante este tipo de estudios es posible reducir la incidencia de cáncer de mama hasta 10 mil casos anualmente", refiere la ginecóloga Socorro Luna Amezcua, quien es miembro de la clínica Unidad Médica Especializada, en la Ciudad de México.

¿Cómo se realiza la autoexploración mamaria?

Nadie mejor que cada mujer conoce su propio cuerpo, por ello los especialistas recomiendan autoexplorar los senos, ya que son ellas mismas quienes detectan la mayoría de las veces los tumores. Este método debe efectuarse de la siguiente manera:

A decir de la Dra. Luna Amezcua, una manera rápida de realizar la autorevisión mamaria "puede ser durante la ducha, en la cual debe presionarse el seno por partes, de manera firme y con la mano abierta para detectar alguna tumoración o zona dolorosa; asimismo, habrá que explorar los pezones para comprobar si hay secreciones".

La especialista en salud femenina indica que los hallazgos importantes a los que es indispensable brindar especial atención incluyen aparición de protuberancias, sensación de dolor al tocarse, aumento de volumen de una mama, hundimiento del pezón, escurrimiento de algún líquido por éste, cambios en su coloración, lesiones, ulceraciones, abultamientos en axila e hinchazón en la parte alta del brazo.

Enfermedad de la mama

El cáncer mamario es la primera causa de muerte en mujeres de 35 a 54 años, motivo por el cual es importante señalar la importancia de la exploración mamaria realizada por el médico, así como el autoexamen efectuado por la misma paciente.

"Se sabe que 99% de los casos de cáncer de mama no representan una emergencia médica gracias a su lento crecimiento, lapso que proporciona adecuado margen de tiempo para someterse a exámenes médicos y recibir tratamiento adecuado que garantice un pronóstico favorable. Por tanto, es muy importante que la paciente reciba información y orientación profesional que le ayude a concientizarse de su problema y a decidirse sobre la alternativa quirúrgica; es vital no dejar pasar el tiempo", advierte Luna Amezcua.

Las técnicas de tratamiento incluyen:

Cabe destacar que la posibilidad de sufrir cáncer mamario se incrementa con la edad, pero existen ciertos factores que aumentan el riesgo de padecerlo, como "inicio de menstruación a edad temprana, uso de anticonceptivos, menopausia tardía, embarazos después de los 35 años, no concebir, terapia de reemplazo hormonal por periodos prolongados, antecedentes familiares, tabaquismo, sedentarismo, excesivo consumo de alcohol, sobrepeso después de los 18 años de edad y exposición a radiaciones", indica la ginecóloga.

La autoexploración mamaria está adquiriendo mayor importancia en los últimos años, ya que las mujeres son más conscientes de que el cáncer en dicha región debe diagnosticarse en una etapa más temprana mediante las autoexploración y exámenes especiales. Sin duda, lo anterior permite mejorar las tasas de supervivencia posterior al tratamiento implementado, además, promueve estar alerta ante eventuales cambios y detectarlos en cuanto inicien.